EL YUAN FREN­TE AL DÓ­LAR

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Jau­me Gi­né Da­ví

Profesor de de­re­cho y ne­go­cios en Asia en la fa­cul­tad de De­re­cho de Esade

Los con­flic­tos en­tre Es­ta­dos Uni­dos y China (pri­mer acree­dor de la economía nor­te­ame­ri­ca­na) no se­rán mi­li­ta­res. Son y se­rán eco­nó­mi­cos. Uno de ellos se de­ba­ti­rá en­tre el dó­lar y el yuan. Pe­kín lo afron­ta­rá, co­mo siem­pre, a su ma­ne­ra, con pru­den­cia y su­ti­le­za. El ob­je­ti­vo es la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del yuan, que se­rá una mo­ne­da de re­ser­va en el sis­te­ma mo­ne­ta­rio in­ter­na­cio­nal jun­to al dó­lar, el euro y el yen. Pe­ro pa­ra al­can­zar es­te es­ta­tus, el yuan de­be­ría ser convertible. Aún no lo es y se ha­rá es­pe­rar. ¿Por qué? Pe­kín con­tro­la di­rec­ta­men­te la co­ti­za­ción del yuan pa­ra man­te­ner­lo in­fra­va­lo­ra­do pa­ra fa­vo­re­cer a su sec­tor ex­por­ta­dor.

El Ban­co Cen­tral de China fi­ja ca­da día el va­lor del yuan con un mar­gen de fluc­tua­ción que no su­pera el 0,5%, aun­que po­dría am­pliar­lo en el 2012. Un mé­to­do po­co or­to­do­xo pe­ro efec­ti­vo pa­ra evi­tar que el yuan es­té a mer­ced de los flu­jos de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de ca­pi­ta­les, don­de los es­pe­cu­la­do­res ca­pean a sus an­chas.

Gra­dual­men­te, China se abre pa­so a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del yuan man­te­nien­do un es­tric­to con­trol de ca­pi­ta­les. Es una in­ter­na­cio­na­li­za­ción hí­bri­da con ca­rac­te­rís­ti­cas chi­nas. En el 2009, só­lo el 1% de las transac­cio­nes in­ter­na­cio­na­les chi­nas se li­bra­ban en yua­nes. En el 2010 subie­ron al 8%, y aun­que en el 2011 la ten­den­cia se es­tan­có por la cri­sis, se es­ti­ma que al­can­zó el 10%. Pe­kín fo­men­ta que las em­pre­sas pú­bli­cas chi­nas usen el yuan en el co­mer­cio ex­te­rior. Es un ob­je­ti­vo pre­vis­to en el 13º plan quin­que­nal chino (2011-2015). Pe­ro las em­pre­sas ex­tran­je­ras oc­ci­den­ta- les que ope­ran des­de o con China si­guen con­fian­do en el dó­lar. El país no es­tá del to­do al abri­go de una po­si­ble cri­sis fi­nan­cie­ra.

Pe­kín ini­ció el pro­ce­so de re­gio­na­li­za­ción del yuan en Asia uti­li­zan­do Hong-kong co­mo ba­se de apo­yo. En el 2004, se au­to­ri­za­ron las transac­cio­nes en yua­nes en Hong-kong pa­ra atraer a los tu­ris­tas chi­nos. Sus tar­je­tas de cré­di­to se acep­tan en prác­ti­ca­men­te todos los al­ma­ce­nes. En ju­lio del 2007, se lan­za­ron las pri­me­ras emi­sio­nes de obli­ga­cio­nes en yua­nes y en el 2009 se acep­ta­ron las transac­cio­nes co­mer­cia­les con la di­vi­sa china. A par­tir del 2010, tam­bién las em­pre­sas ex­tran­je­ras po­dían emi­tir obli­ga­cio­nes en yua­nes, co­mo hi­cie­ron Mcdo­nald’s, Ca­ter­pi­llar y Uni­le­ver. Y, tras Hong-kong, el yuan tam­bién se abre pa­so a tra­vés del hub fi­nan­cie­ro de Sin­ga­pur.

A par­tir del 2009, China em­pe­zó a fir­mar cu­rrency-swap agree- ments con va­rios paí­ses. Es­tos per­mi­ten a los es­ta­dos miem­bros com­pen­sar di­rec­ta­men­te con sus res­pec­ti­vas mo­ne­das las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les en­tre sus ban­cos cen­tra­les. De es­te mo­do, se pue­den efec­tuar las transac­cio­nes co­mer­cia­les sin ne­ce­si­dad de ad­qui­rir dó­la­res o ter­ce­ras di­vi­sas, re­du­cien­do los cos­tes fi­nan­cie­ros. Des­ta­can los fir­ma­dos con In­do­ne­sia, Ma­la­sia, Tai­lan­dia, Pa­kis­tán y Ka­za­jis­tán. Tam­bién con otros paí­ses emer­gen­tes o en vías de desa­rro­llo co­mo Ru- sia, Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Pe­rú, Ni­ge­ria y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos.

Pe­ro el 28 de di­ciem­bre del 2011 lle­gó un gol­pe más sor­pren­den­te: China y Ja­pón acor­da­ron uti­li­zar el yuan y el yen en las transac­cio­nes co­mer­cia­les en­tre la se­gun­da y la ter­ce­ra eco­no­mías mun­dia­les. En el 2011, el 60% del co­mer­cio bi­la­te­ral se li­qui­dó en dó­la­res. To­kio se com­pro­me­tió a in­ver­tir y has­ta la fe­cha a com­pra­do 10.300 mi­llo­nes de dó­la­res en yua­nes (7.860 mi­llo­nes de eu­ros). Pre­ci­sa di­ver­si­fi- car sus re­ser­vas de di­vi­sas, las se­gun­das del mun­do, muy con­cen­tra­das en dó­la­res. Una de­ci­sión que no agra­dó en Was­hing­ton.

EE.UU. tam­bién cri­ti­có al Ban­co Cen­tral de Ja­pón que, en el se­gun­do se­mes­tre del 2011, in­ter­vino en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros pa­ra co­rre­gir una al­ta co­ti­za­ción del yen que per­ju­di­ca­ba las ex­por­ta­cio­nes ni­po­nas. El si­guien­te mo­vi­mien­to a fa­vor del yuan lo dio la City lon­di­nen­se. El pa­sa­do 16 de enero, el mi­nis­tro bri­tá­ni­co de fi­nan­zas, Geor­ge Os­bor­ne, fir- mó con Nor­man Chan, el pa­trón de la Hong-kong Mo­ne­tary Aut­ho­rity, un acuer­do mar­co pa­ra que la City aco­ja el pri­mer mer­ca­do oc­ci­den­tal de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros li­be­ra­dos en yua­nes. Gran Bre­ta­ña es el prin­ci­pal país eu­ro­peo des­ti­na­ta­rio de las in­ver­sio­nes di­rec­tas chi­nas. Es la puer­ta de en­tra­da de las in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras en Eu­ro­pa y sir­ve de puen­te pa­ra ope­ra­cio­nes trian­gu­la­res con otros con­ti­nen­tes y paí­ses. Tras el pa­so da­do por Lon­dres, Aus­tra­lia fir­mó en mar­zo un swap agree­ment con China.

Fi­nal­men­te, du­ran­te la cuar­ta cum­bre ce­le­bra­da en Nue­va Del­hi, los cin­co paí­ses BRICS (Bra­sil, Ru­sia, In­dia, China y Su­dá­fri­ca) fir­ma­ron el 29 de mar­zo otro acuer­do-mar­co pa­ra que sus ban­cos cen­tra­les fa­ci­li­ten las transac­cio­nes co­mer­cia­les uti­li­zan­do sus res­pec­ti­vas mo­ne­das. Las cin­co eco­no­mías emer­gen­tes su­man el 41% de la po­bla­ción, ca­si el 25% del PIB y cer­ca de la mi­tad de las re­ser­vas de di­vi­sas y oro mun­dia­les. El acuer­do, de gran ca­la­do eco­nó­mi­co, im­pul­sa­rá aún más el co­mer­cio in­traBRICS, que al­can­zó en el 2011 los 230.000 mi­llo­nes de dó­la­res (175.500 mi­llo­nes de eu­ros), el 8% del co­mer­cio mun­dial.

Tam­bién en Nue­va Del­hi se lan­zó otra ini­cia­ti­va aún más im­por­tan­te: la crea­ción de una ban­ca mul­ti­la­te­ral pa­ra fi­nan­ciar gran­des pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ras o de in­no­va­ción. La pro­pues­ta de crear una Ban­ca BRICS se­rá pre­sen­ta­da en la cum­bre de Su­dá­fri­ca, en el 2013.

El pro­ta­go­nis­mo del yuan se­gui­rá cre­cien­do a la par con el co­mer­cio y la in­ver­sión china en el ex­te­rior. ¿Ame­na­za­rá el li­de­raz­go del dó­lar den­tro de es­ta dé­ca­da? Es aven­tu­ra­do ha­cer pro­nós­ti­cos con China. Aun­que la economía china su­pere pron­to a la es­ta­dou­ni­den­se, la pre­emi­nen­cia del yuan se de­mo­ra­rá en fun­ción de cuán­do se­rá convertible la mo­ne­da y de có­mo evo­lu­cio­ne la li­be­ra­li­za­ción de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria china. De todos mo­dos, el yuan irá ga­nan­do pe­so e in­fluen­cia a cos­ta del dó­lar y del euro.

STE­FEN CHOW / BLOOM­BERG

El Ban­co Cen­tral de China fi­ja ca­da día el va­lor del yuan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.