LOS FON­DOS SO­BE­RA­NOS Y EL REE­QUI­LI­BRIO MUN­DIAL

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Ja­vier San­ti­so

España y Eu­ro­pa se en­cuen­tran en una en­cru­ci­ja­da: tie­nen que ha­cer fren­te a una cri­sis sin pre­ce­den­tes. Pe­ro más allá del as­pec­to co­yun­tu­ral, ca­be re­sal­tar una ten­den­cia más es­truc­tu­ral: el gran ree­qui­li­brio eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro que es­ta­mos vi­vien­do des­de ha­ce una dé­ca­da a fa­vor de los mer­ca­dos emer­gen­tes.

La cri­sis de los paí­ses de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) no es una cri­sis glo­bal. Aun­que se per­ci­be el im­pac­to de es­ta en todos los rin­co­nes del mun­do, mu­chas eco­no­mías emer­gen­tes si­guen cre­cien­do a ta­sas ele­va­das, acu­mu­lan­do re­ser­vas y os­ten­tan­do au­ges sin pre­ce­den­tes. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, la cri­sis eu­ro­pea es un epi­so­dio más de es­te re­ba­lan­ceo del mun­do, un even­to que ace­le­ra lo que es la gran no­ti­cia de es­te prin­ci­pio de si­glo: el au­ge sin pre­ce­den­tes de las eco­no­mías emer­gen­tes.

La pun­ta de lan­za de es­tas eco­no­mías la cons­ti­tu­ye el lla­ma­do gru­po de los BRIC, un tér­mino acu­ña­do a prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da por el en­ton­ces eco­no­mis­ta je­fe de Gold­man Sachs. Hoy en día, es­tas cua­tro eco­no­mías (Bra­sil, Ru­sia, In­dia

Profesor de economía y di­rec­tor del Esade Cen­tre for Glo­bal Eco­nomy and Geo­po­li­tics (Esa­de­geo)

y China), a las cua­les ha­bría que su­mar Su­dá­fri­ca, Tur­quía o In­do­ne­sia –só­lo por men­cio­nar al­gu­nos mer­ca­dos emer­gen­tes de los más pu­jan­tes–, su­man más del 25% del pro­duc­to in­te­rior bru­to mun­dial y el 41% de la po­bla­ción mun­dial. En el 2011, el co­mer­cio in­tra-bric al­can­zó los 230.000 mi­llo­nes de dó­la­res (175.500 mi­llo­nes de eu­ros), el 8% del to­tal mun­dial. Em­ble­má­ti­co de los tiem­pos mo­der­nos es el he­cho que las eco­no­mías emer­gen­tes ya co­mer­cian más en­tre ellas que con los paí­ses OCDE.

Por otro la­do, es­tas eco­no­mías in­vier­ten ca­da vez más fue­ra de sus fron­te­ras, to­man­do po­si­cio­nes tan­to en los paí­ses de la OCDE co­mo en otros mer­ca­dos emer­gen­tes. China se ha con­ver­ti­do, así, en el cuar­to in­ver­sor mun­dial, vol­can­do ca­da vez más in­ver­sión di­rec­ta en otras eco­no­mías. En el 2011, el gi­gan­te asiá­ti­co su­peró a España co­mo in­ver­sor ex­tran­je­ro di­rec­to en Amé­ri­ca La­ti­na (acu­mu­lan­do el 9% del to­tal in­ver­ti­do en la re­gión fren­te al 4% pa­ra España).

El fe­nó­meno abar­ca todos los con­ti­nen­tes, in­clui­da Amé­ri­ca La­ti­na, una zo­na des­de la cual se es­tán aso­man­do las mul­ti­la­ti­nas, mul­ti­na­cio­na­les me­xi­ca­nas y bra­si­le­ñas, pe­ro tam­bién chi­le­nas, co­lom­bia­nas o pe­rua­nas. Uno de los ac­to­res más lla­ma­ti­vos de es­ta ten­den­cia in­ver­so­ra son los fon­dos so­be­ra­nos de los paí­ses emer­gen­tes, cu­yos ac­ti­vos ba­jo ges­tión su­pe­ran los cin­co bi­llo­nes de dó­la­res en el 2012 (2,3 bi­llo­nes de eu­ros), un mon­to que du­pli­ca to­da la in­dus­tria de los fon­dos de pen­sio­nes bri­tá­ni­ca.

Es­tos fon­dos mul­ti­pli­ca­ron las ope­ra­cio­nes a lo lar­go del 2011 y del 2012. Só­lo en el 2011 in­vir­tie­ron más de 60.000 mi­llo­nes de dó­la­res (45.800 mi­llo­nes de eu­ros) fue­ra de sus fron­te­ras. Si­guen in­vir­tien­do en los paí­ses de la OCDE, co­mo lo mues­tra el in­te­rés por ac­ti­vos eu­ro­peos, es­pa­ño­les in­clui­dos. El país eu­ro­peo dón­de más in­vir­tie­ron en el 2011 fue Gran Bre­ta­ña (17% del to­tal mun­dial), por de­lan­te de Fran­cia, Ale­ma­nia o España. De he­cho, la cri­sis eu­ro­pea ofre­ce una opor­tu­ni­dad sin pre­ce­den­tes pa­ra to­mar po­si­cio­nes en el con­ti­nen­te, co­mo lo mues­tra el acuer­do en­tre el fon­do so­be­rano chino CIC y el Go­bierno ir­lan­dés, en el 2012, pa­ra ex­plo­rar in­ver­sio­nes en el país eu­ro­peo.

Igual­men­te, las cor­po­ra­cio­nes chi­nas han mul­ti­pli­ca­do las ad­qui­si­cio­nes en Eu­ro­pa, Geely com­pró la au­to­mo­triz sue­ca Vol­vo en el 2010; en el sec­tor quí­mi­co, China se hi­zo con la no­rue­ga Elkem en el 20011 y a fi­na­les de ese mis­mo año, una eléc­tri­ca china en­tró en Ener­gias de Por­tu­gal, in­vir­tien­do un ré­cord de 3.500 mi­llo­nes de dó­la­res (2.670 mi­llo­nes de eu­ros). Por su par­te, Qa­tar se aca­ba de con­ver­tir en el prin­ci­pal ac­cio­nis­ta del gru­po ga­lo La­gar­dè­re y ha en­tra­do tam­bién en el te­rreno sa­gra­do fran­cés de la in­dus­tria del lu­jo, to­man­do más de 1% del gru­po LVMH, pro­pie­ta­rio de fir­mas co­mo Ch­ris­tian Dior y Louis Vuit­ton. A tra­vés del fon­do so­be­rano Qa­tar Hol­ding, el emi­ra­to tie­ne aho­ra ca­si 13% de La­gar­dè­re.

Sin em­bar­go, se aso­man va­rias ten­den­cias nue­vas. La más lla­ma­ti­va sea qui­zás el ape­ti­to ca­da vez ma­yor por in­ver­tir en otros mer­ca­dos emer­gen­tes. Los fon­dos ára­bes se mos­tra­ron así muy ac­ti­vos en Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo lo mues­tra la in­ver­sión del fon­do es­tra­té­gi­co Mu­ba­da­la, de los Emi­ra­tos, por más de 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2012 rea­li­za­da en Bra­sil, con­cre­ta­men­te en la em- pre­sa de Ei­ke Ba­tis­ta, EBX Group, en el cual to­mó una par­ti­ci­pa­ción del 5,63%. Es­ta es la in­ver­sión más im­por­tan­te rea­li­za­da has­ta la fe­cha por Mu­ba­da­la en una economía emer­gen­te, aun­que a lo lar­go del 2011 el fon­do de los Emi­ra­tes en­tró tam­bién en China, Ru­sia y Ni­ge­ria.

La ope­ra­ción bra­si­le­ña no es ais­la­da, se su­ma a las in­ver­sio­nes de otros fon­dos ára­bes co­mo ADIA, tam­bién de los Emi­ra­tos, que en el 2011 ad­qui­rió el 18% del ban­co de in­ver­sión bra­si­le­ño BTG Pac­tual por 1.800 mi­llo­nes de dó­la­res (1.370 mi­llo­nes de eu­ros). En es­ta ope­ra­ción tam­bién en­tró Abu Da­bi In­vest­ment Coun­cil y el fon­do so­be­rano chino CIC. BTG Pac­tual em­pe­zó a co­ti­zar en el 2012 por un va­lor de 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res (11.450 mi­llo­nes de eu­ros).

De he­cho, el ape­ti­to de mu­chos fon­dos so­be­ra­nos por ac­ti­vos eu­ro­peos, en par­ti­cu­lar por­tu­gue­ses o es­pa­ño­les, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo fi­nal au­men­tar su ac­ce­so a mer­ca­dos de Amé­ri­ca La­ti­na y, en par­ti­cu­lar, Bra­sil. Ello ex­pli­ca las in­ver­sio­nes chi­nas men­cio­na­das an­te­rior­men­te en Por­tu­gal o las de los fon­dos ára­bes en em­pre­sas del Ibex 35 o de sus fi­lia­les bra­si­le­ñas, co­mo en el ca­so de la en­tra­da de Qa­tar Hol­dings en el ca­pi­tal de San­tan­der o Iber­dro­la, con in­ver­sio­nes de 2.000 mi­llo­nes en el 2010 (1.530 mi­llo­nes de eu­ros) y otros 2.000 mi­llo­nes en el 2011, en las res­pec­ti­vas com­pa­ñías. La alian­za en­tre Rep­sol y la pe­tro­le­ra es­ta­tal china Si­no­pec, por más de 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res (5.340 mi­llo­nes de eu­ros), tam­bién obe­de­ce a la mis­ma ló­gi­ca, así co­mo tam­bién el in­te­rés mos­tra­do en el 2012 por el fon­do so­be­rano chino CIC en Rep­sol.

Otra prue­ba del ac­ti­vis­mo de los fon­dos de los mer­ca­dos emer­gen­tes en otras zo­nas, es el re­cien­te anun­cio por par­te de China de la crea­ción de un fon­do de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res (763 mi­llo­nes de eu­ros) con el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, una ope­ra­ción lle­va­da de la mano del Ban­co es­ta­tal China Exim­bank. Tam­bién evi­den­cia que los tiem­pos es­tán cam­bian­do el anun­cio por par­te de los BRICS de que­rer crear una ban­ca mul­ti­la­te­ral, al mar­gen de las que ya exis­ten pro­mo­vi­das to­das por los paí­ses de la OCDE. La pró­xi­ma Cum­bre de los BRICS –que ten­drá lu­gar en Su­dá­fri­ca (la úl­ti­ma S de los BRICS),– de­be­ría ver así el na­ci­mien­to de un fon­do supranacional, una ban­ca mul­ti­la­te­ral de los BRICS do­ta­da con im­por­tan­tes re­cur­sos.

El ac­ti­vis­mo de los fon­dos so­be­ra­nos mues­tra cuán­to el mun­do es­tá cam­bian­do. Nos in­vi­ta en to­do ca­so a (re)pen­sar la cen­tra­li­dad de Eu­ro­pa (y EE.UU.): he­mos de­ja­do de ser el (epi)cen­tro del mun­do y cuán­to más rá­pi­do to­me­mos con­cien­cia de ello más rá­pi­do po­dre­mos apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que se aso­man.

JO­NAT­HAN DRA­KE / BLOOM­BERG

El fon­do es­tra­té­gi­co Mu­ba­da­la de los Emi­ra­tos in­vir­tió en el 2011 en di­ver­sos sec­to­res de paí­ses co­mo Bra­sil, China, Ru­sia y Ni­ge­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.