El ar­te abo­ri­gen aus­tra­liano

En cua­ren­ta años, las obras han pa­sa­do de ser ig­no­ra­das a es­tar en los mu­seos y ga­le­rías más pres­ti­gio­sos

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John W. Wil­kin­son

En La car­ta ro­ba­da, de Ed­gar Allan Poe, el pre­fec­to de po­li­cía de Pa­rís re­gis­tra sin éxi­to una ca­sa en bus­ca de una mi­si­va com­pro­me­te­do­ra. Al fi­nal, la en­cuen­tra el de­tec­ti­ve Au­gus­te Du­pin, pre­ci­sa­men­te por­que en vez de bus­car­la en los si­tos más re­cón­di­tos, la en­cuen­tra don­de a na­die se le ha­bía ocu­rri­do mi­rar: de­lan­te de sus pro­pias na­ri­ces.

Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con el ar­te afri­cano. Si­glos de con­quis­ta y pi­lla­je por par­te de los eu­ro­peos no sir­vie­ron pa­ra que va­lo­ra­sen el ar­te de los pue­blos afri­ca­nos, has­ta que, un buen día de 1910, Gui­llau­me Apo­lli­nai­re col­gó en la pa­red de su es­tu­dio una más­ca­ra de Be­nín. Al ha­cer- lo, con­vir­tió un fe­ti­che pri­mi­ti­vo en una obra de ar­te dig­na de co­dear­se con un cua­dro de Rem­brandt o una es­ta­tua de Ro­din.

La ce­gue­ra aus­tra­lia­na en lo re­fe­ren­te al ar­te de los abo­rí­ge­nes só­lo em­pe­zó a cu­rar­se ha­ce cua­ren­ta años. En 1971, Geof­frey Bar­don, un jo­ven profesor de ar­te, fue en­via­do a la re­mo­ta co­mu­ni­dad de Pa­pun­ya, a im­par­tir cla­ses a los abo­rí­ge­nes. Ha­cía po­co que el Go­bierno ha­bía de­ci­di­do po­ner fin a una ne­fas­ta prác­ti­ca vi­gen­te des­de la dé­ca­da de 1880, que se ba­sa­ba en ro­bar de sus fa­mi­lias be­bés abo­rí­ge­nes –se cal­cu­la en­tre cua­ren­ta y cien mil– pa­ra en­tre­gar­los a fa­mi­lias blan­cas, bien le­jos de las tie­rras de sus an­te­pa­sa­dos. Se­me­jan­te in­ten­to de di­luir la san­gre y cul­tu­ra de los abo­rí­ge­nes has­ta con­se­guir su des­apa­ri­ción aca­bó en mi- les de vi­das trá­gi­ca­men­te ma­lo­gra­das, las de la lla­ma­da Ge­ne­ra­ción Per­di­da. Por des­gra­cia, Aus­tra­lia no es el úni­co país cul­pa­ble de ta­ma­ña bar­ba­ri­dad.

Lo que en­con­tró Bar­don en Pa­pun­ya fue el in­faus­to re­sul­ta­do de la nue­va vuel­ta de tuer­ca del Go­bierno en su po­lí­ti­ca de asi­mi­la­ción: per­so­nas aba­ti­das y des­orien­ta­das que ha­bían si­do con­du­ci­das cual ga­na­do des­de le­ja­nas tie­rras per­di­das en me­dio del vas­to de­sier­to a coha­bi­tar con­tra su vo­lun­tad, a fin de ser ins­trui­dos en los ru­di­men­tos del ci­vi­li­za­do es­ti­lo de vi­da de los blan­cos.

El co­me­ti­do de Bar­don con­sis­tía en en­se­ñar ar­te a una gen­te que los an­tro­pó­lo­gos con­si­de­ra­ban ne­ga­da pa­ra tal ha­bi­li­dad. El profesor no­va­to in­vi­tó a los ni­ños a cu­brir con mu­ra­les las pa­re­des de la pe­que­ña es­cue­la. El re­sul­ta- do le des­lum­bró. Nun­ca ha­bía vis­to na­da igual. Des­de un buen prin­ci­pio, em­pe­ro, que­dó pa­ten­te que ha­bía crea­do un pro­ble­ma: él ani­ma­ba a los ni­ños a ex­pre­sar su pro­pia iden­ti­dad, lo que era una fla­gran­te in­frac­ción de la po­lí­ti­ca mi­nis­te­rial. No tar­dó en lle­gar la or­den de que bo­rra­ra los di­cho­sos mu­ra­les.

Pe­ro ve­te aquí que Bar­don ya ha­bía vis­to la car­ta ro­ba­ba que has­ta la fe­cha na­die más ha­bía acer­ta­do en­con­trar. Unos hom­bres reuni­dos a la som­bra de la es­cue­la se pu­sie­ron a pin­tar so­bre ta­blas. Bar­don no da­ba cré­di­to. Lo­gró ven­der unas pie­zas; al­gu­nos co­lec­cio­nis­tas to­ma­ron no­ta. Se for­mó la com­pa­ñía Pa­pun­ya Tu­la Ar­tists (PTA), con Bar­don ac­tuan­do en ca­li­dad de di­rec­tor, en­car­ga­do, mar­chan­te y lo que se ter­cia­ba, pe­ro de­jan­do cla­ro que los pro­pie­ta­rios eran los pro­pios ar­tis­tas. Ni si­quie­ra la pron­ta des­ti­tu­ción de Bar­don pu­do fre­nar la im­pre­sio­nan­te ca­rre­ra del ar­te abo­ri­gen, que en tan só­lo cua­ren­ta años ha lle­va­do esas pri­me­ras pin­tu­ras del co­ra­zón del de­sier­to aus­tra­liano a los mu­seos y ga­le­rías más pres­ti­gio­sos del mun­do.

Pe­se a que en el 2007 se ven­dió por 2,56 mi­llo­nes de dó­la­res (2 mi­llo­nes de eu­ros) una obra de un pin­tor de la PTA, Johnny Wa­rag­ku­la Tju­pu­rru­la, el in­ven­tor del mé­to­do del over-dot­ting, una suer­te de pun­ti­llis­mo abo­ri­gen, el ca­mino re­co­rri­do ha si­do to­do me­nos de rosas. Per­sis­te has­ta el día de hoy la in­ter­mi­na­ble dis­cu­sión de que si de­be ser con­si­de­ra­do ar­te in­dí­ge­na o con­tem­po­rá­neo, co­mo si eso im­por­ta­ra. Ha ha­bi­do in­con­ta­bles ti­mos y en­ga­ños por par­te tan­to de los unos co­mo de los otros. Bru­ce Chat­win dio cuenta de ello en Los tra­zos de la can­ción, tal vez el li­bro más bello e in­ve­ro­sí­mil que se ha­ya es­cri­to so­bre Aus­tra­lia.

Son en su ma­yo­ría pin­tu­ras de apa­rien­cia abs­trac­ta, pe­ro ca­da una es al mis­mo tiem­po alu­si­va a ri­tua­les, pai­sa­jes o le­yen­das an­ces­tra­les, que só­lo los abo­rí­ge­nes son ca­pa­ces de des­ci­frar. Al me­nos así fue en los pri­me­ros tiem­pos, cuan­do las pin­tu­ras eran fru­to de un es­fuer­zo co­lec­ti­vo.

Aho­ra, los ar­tis­tas más des­ta­ca­dos son fi­cha­dos en ex­clu­si­va por ávi­dos mar­chan­tes de Syd­ney o Mel­bour­ne, lo que es­ti­mu­la alar­des de la más des­ver­gon­za­da pi­ca­res­ca, má­xi­me cuan­do hay tu­ris­tas de por me­dio. Abun­dan las bur­das imi­ta­cio­nes. No obs­tan­te, en una ga­le­ría es­pe­cia­li­za­da en ar­te abo­ri­gen de Dar­win o Bro­ken Hill no es na­da inusual que el ga­le­ris­ta se dis­cul­pe pa­ra aten­der una lla­ma­da des­de Nue­va York del agen­te de Ja­net Jack­son o Sting.

Si bien los gran­des mu­seos na­cio­na­les y es­ta­ta­les de ar­te aus­tra­lia­nos tar­da­ron en to­mar­se en se­rio las pin­tu­ras sur­gi­das del de­sier­to, al ca­bo die­ron el bra­zo a tor­cer, y aho­ra al­ber­gan co­lec­cio­nes de gran va­lor. Lo ma­lo es que tien­den a guar­dar­las en el só­tano o las ex­hi­ban en salas apar­te. Los ar­tis­tas bri­llan por su au­sen­cia en las ex­hi­bi­cio­nes; los co­mi­sa­rios tam­po­co les con­sul­tan.

El pun­to de in­fle­xión se pro­du­jo du­ran­te los Jue­gos Olím­pi­cos de Syd­ney 2000. El prin­ci­pal mu­seo de ar­te pre­sen­tó Ge­ne­sis and Ge­nius, la ma­yor ex­hi­bi­ción de ar­te abo­ri­gen has­ta la fe­cha. Co­se­chó un éxi­to sin pre­ce­den­tes. La fuer­za de las te­las des­lum­bró al pú­bli­co. Las salas de­di­ca­das al ar­te con­tem­po­rá­neo per­ma­ne­cie­ron va­cías. Aun así, el di­rec­tor del mu­seo, que al pa­re­cer aún no ha­bía da­do con la car­ta ro­ba­da, omi­tió en su dis­cur­so inau­gu­ral men­cio­nar que mu­chas de las pin­tu­ras pro­ce­dían de la PTA, don­de, en Pa­pun­ya, gra­cias a las ga­nan­cias que les han ido lle­gan­do con cuen­ta­go­tas des­de el boom desata­do por esa mis­ma ex­po­si­ción, ya cuen­tan con un cen­tro de diá­li­sis y una pis­ci­na. No es­tá na­da mal, a cam­bio de cua­ren­ta años de tra­ba­jo.

Se­gu­ro que aún que­dan por des­cu­brir unas cuan­tas car­tas ro­ba­das. Es cues­tión de sa­ber dón­de –y có­mo– mi­rar.

REUTERS

Si bien los gran­des mu­seos aus­tra­lia­nos tar­da­ron en re­co­no­cer el va­lor del ar­te abo­ri­gen, aho­ra al­ber­gan co­lec­cio­nes de gran va­lor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.