La ca­rí­si­ma len­ti­tud de los con­cur­sos

Jus­tí­cia ana­li­za qué be­ne­fi­cios ten­dría la economía ca­ta­la­na si los pro­ce­sos re­du­je­ran la du­ra­ción

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

Los da­tos de la jus­ti­cia provocan ver­da­de­ro ma­reo. Unos ejem­plos. Só­lo en Ca­ta­lun­ya hay en es­tos mo­men­tos 40.000 mi­llo­nes de eu­ros bai­lan­do en pro­ce­sos que es­tán en trá­mi­te en las dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes. Es­ta ci­fra es si­mi­lar al pre­su­pues­to de la Ge­ne­ra­li­tat y equi­va­le a más del 20% del PIB de Ca­ta­lun­ya. Otro. El nú­me­ro de pro­ce­di­mien­tos en trá­mi­te y pen­dien­tes de eje­cu­ción que provocan el vo­lu­men an­te­rior era, en oc­tu­bre pa­sa­do, de 870.000. En un as­pec­to más anec­dó­ti­co, só­lo en la Ciu­tat de la Jus­tí­cia de Bar­ce­lo­na se ha­cen 48 mi­llo­nes de fo­to­co­pias al año... To­do eso va a cam­biar. Así lo ase­gu­ra Xa­vier Fa­bre­gat, di­rec­tor ge­ne­ral de Mo­der­nit­za­ció de l’ad­mi­nis­tra­ció de Jus­tí­cia de la Con­se­lle­ria: “El cos­te que su­po­ne pa­ra la economía ca­ta­la­na es bru­tal. Es la pri­me­ra vez que un de­par­ta­men­to de jus­ti­cia ana­li­za los pro­ble­mas des­de el pris­ma eco­nó­mi­co”. Y aña­de que “se tra­ta de or­ga­ni­zar el sis­te­ma de tra­ba­jo pa­ra agi­li­zar los trá­mi­tes. Va­mos a em­pe­zar por un te­ma me­nor en tér­mi­nos de nú­me­ro, pe­ro no de im­por­tan­cia pa­ra la economía. Se tra­ta de re­du­cir la du­ra­ción de los con­cur­sos de acree­do­res”.

El pri­mer pa­so con­sis­te en un es­tu­dio en el que se rea­li­za una si­mu­la­ción me­dian­te un mo­de­lo eco­no­mé­tri­co en ba­se a una mues­tra real –los con­cur­sos de acree­do­res que hu­bo en Ca­ta­lun­ya el año 2010– pa­ra ver si real­men­te me­re­ce la pe­na rea­li­zar una in­ver­sión en ello. El Ga­bi­net d’es­tu­dis Eco­nò­mics (GEC) ha rea­li­za­do el aná­li­sis y el ve­re­dic­to fi­nal es po­si­ti­vo. Se­gún Al­var Ga­ro­la, su di­rec­tor de pro­yec­tos, “la du­ra­ción me­dia de los pro­ce­sos con­cur­sa­les es hoy de 32 me­ses. El ejer­ci­cio teó­ri­co ha si­do ver qué su­ce­de­ría si se re­du­cía a 16 me­ses, al­go muy am­bi­cio­so. Con ello se lo­gra­ría que los ac­ti­vos de las em­pre­sas con­cur­sa­das no se de­te­rio­ra­ran tan­to y el aho­rro di­rec­to que se lo­gra­ría se­ría de unos 63 mi­llo­nes de eu­ros. Si se cuen­tan los efec­tos in­di­rec­tos, la ci­fra sube a 93 mi­llo­nes y, en tér­mi­nos de pues­tos de tra­ba­jo, se hu­bie­ran sal­va­do 1.100 en un año”. Y, fi­nal­men­te, co­men­ta que si se les aña­de el aho­rro de los cos­tes fi­nan­cie­ros que han de pa­gar las em­pre­sas acree­do­ras, de­bi­do a la re­duc­ción de tiem­po –13 mi­llo­nes–, el di­ne­ro to­tal que vol­ve­ría al sis­te­ma eco­nó­mi­co se­ría de unos 106 mi­llo­nes.

Lo cier­to es que en los pro­ce­sos de li­qui­da­ción se aca­ba re­cu­pe­ran­do so­la­men­te al­re­de­dor del 23%, se­gún cálcu­los del GEC, del to­tal de los cré­di­tos con­ce­di­dos a las em­pre­sas con­cur­sa­das. Es ob­vio que ca­da día que pa­sa sin fun­cio­nar, la ma­yo­ría de ac­ti­vos pier­den va­lor, de tal ma­ne­ra que, en mu­chí­si­mos ca­sos en el mo­men­to de la li­qui­da­ción, el va­lor de ven­ta de los mis­mos es pu­ra­men­te re­si­dual.

Es­to es muy im­por­tan­te so­bre to­do pa­ra las py­mes acree­do­ras que acos­tum­bran a lle­var la peor par­te en los con­cur­sos, ya que los de­no­mi­na­dos acree­do­res pri­vi­le­gia­dos (cré­di­tos con ga­ran­tía hi­po­te­ca­ria, Se­gu­ri­dad So­cial, Ha­cien­da, tra­ba­ja­do­res...) re­cu­pe- ran la ma­yor par­te de los cré­di­tos, gra­cias bá­si­ca­men­te a los in­mue­bles hi­po­te­ca­dos. Por úl­ti­mo, pun­tua­li­za que los cos­tes del pro­ce­so (jus­ti­cia...) “no los he­mos te­ni­do en cuenta, ya que los ba­re­mos de los agen­tes que in­ter­vie­nen es­tán en fun­ción de las mag­ni­tu­des del pro­ce­so y no de su du­ra­ción”.

Es evi­den­te que la jus­ti­cia no es una cues­tión aje­na a la economía. La in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, por ejem­plo, cer­ce­na la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co “por­que en las eco­no­mías de mer­ca­do, la ma­yor par­te de las in­ver­sio­nes son ac­tos ju­rí­di­cos y el he­cho de que no se pue­da con­fiar en una jus­ti­cia rá­pi­da tie­ne un cos­te muy al­to pa­ra el país en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”, apun­ta Xa­vier Fa­bre­gat.

Co­mo di­jo la con­se­lle­ra Pi­lar Fer­nán­dez Bo­zal, en la pre­sen­ta­ción del es­tu­dio en el Col·le­gi d’eco­no­mis­tes, la me­jo­ra de la efi­cien­cia del sis­te­ma ju­di­cial de­be tener un fuer­te im­pac­to en la reac­ti­va­ción de la economía del país. “Es­te cam­bio pa­sa por la pues­ta en mar­cha de la ‘No­va Ofi­ci­na Ju­di­cial’, que mo­di­fi­ca­rá la ma­ne­ra de tra­ba­jar de los ór­ga­nos ju­di­cia­les y au­men­ta­rá la pro­duc­ti­vi­dad (véa­se recuadro).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.