La his­to­ria de una trai­ción

Ne­si na­rra có­mo la glo­ba­li­za­ción ha diez­ma­do el mi­cro­te­ji­do in­dus­trial de la ca­pi­tal tex­til de Ita­lia

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

LA HIS­TO­RIA DE MI GEN­TE Edoar­do Ne­si Tra­duc­ción de Te­re­sa Cla­vel Sa­la­man­dra. Bar­ce­lo­na, 2012 158 pá­gi­nas Pre­cio; 9,50 €

La his­to­ria de La his­to­ria de mi gen­te es, co­mo mí­ni­mo, pe­cu­liar. Por mu­chas ra­zo­nes, la me­nor de las cua­les es el premio Stre­ga, uno de los más im­por­tan­tes de Ita­lia. Es pe­cu­liar por­que ha­bla en pri­me­ra per­so­na del pro­ce­so de glo­ba­li­za­ción ace­le­ra­da que mu­chos tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios han vi­vi­do en sus car­nes en los úl­ti­mos años. Y por­que lo ha­ce des­de la cas­ti­ga­da ciu­dad tos­ca­na de Pra­to, ca­pi­tal tex­til de Ita­lia. Y por­que el na­rra­dor de la his­to­ria es un em­pre­sa­rio, el pro­pio au­tor, Edoar­do Ne­si (Pra­to, 1964), que com­bi­na­ba los ne­go­cios con la li­te­ra­tu­ra has­ta que en el 2004 pre­fi­rió ven­der la em­pre­sa fa­mi­liar antes que ver­la mo­rir ago­ni­zan­do.

Ne­si cuenta en La his­to­ria de mi gen­te la me­mo­ria de un mun­do or­de­na­do y pre­vi­si­ble que se ha ido. Un mun­do en el que su abue­lo, Te­mis­to­cle Ne­si, y su her­mano Ome­ro, fun­da­ron en los años veinte, en Pra­to, una te­je­du­ría, TO Ne­si e hi­jos, des­ti­na­da a per­du­rar: el hi­jo de Ome­ro te­nía só­lo diez años, y el pri­mo­gé­ni­to de Te­mis­to­cle aún no ha­bía na­ci­do, pe­ro “ya es­tá pre­vis­to que la fá­bri­ca ten­drá una lar­ga vi­da, por­que no ha si­do fun- da­da tan­to pa­ra el pre­sen­te co­mo pa­ra el fu­tu­ro, pa­ra los hi­jos que han na­ci­do y pa­ra aque­llos que ven­drán”, es­cri­be el au­tor.

Se­ría una em­pre­sa que, con sa­cri­fi­cios, su­pe­raría la de­vas­ta­ción de los na­zis, que antes de de­jar Pra­to des­tru­ye­ron sus fá­bri­cas, y que con el tiem­po pa­sa­ría de pro­du­cir man­tas a es­pe­cia­li­zar­se en dos te­ji­dos de abri­go, que “gra­cias a los lar­guí­si­mos in­vier­nos ale­ma­nes pa­re­cían no sa­ber de cri­sis”: el ve­lour y el lo­den. El au­tor pi­de ima­gi­nar un pro­duc­to que du­ran­te trein­ta años no re- quie­re nin­gún cam­bio y una ciu­dad en­te­ra ba­sa­da en la in­dus­tria tex­til con un sis­te­ma “dis­pa­ra­ta­da­men­te frag­men­ta­do pe­ro de in­creí­ble efi­ca­cia, for­ma­do por cien­tos de mi­cro­em­pre­sas, la ma­yo­ría fa­mi­lia­res, ca­da una con su nom­bre, su or­gu­llo, sus be­ne­fi­cios”. Un ca­pi­ta­lis­mo ca­si mo­ral.

Pe­ro des­de me­dia­dos de los no­ven­ta, la co­sa cam­bia. Y en el año 2003 Ne­si es­cri­be una car­ta a un eco­no­mis­ta que pu­bli­ca ha­bi­tual­men­te co­lum­nas a fa­vor de la glo­ba­li­za­ción y con­tra la ob­so­le­ta in­dus­tria ita­lia­na. Ha­cién­do­lo, Ne­si se sen­tía cul­pa­ble, ca­si un lu­di­ta, un con­ser­va­dor in­ca­paz de ver y ex­plo­tar un cam­bio tras­cen­den­tal en la economía mun­dial. No la en­vió. Pe­ro en las subas­tas, sus clien­tes ya só­lo mi­ra­ban el pre­cio, no la ca­li­dad del te­ji­do o la fia­bi­li­dad del ser­vi­cio. Y se im­po­nía la idea de que el tex­til no te­nía fu­tu­ro. Y los em­pre­sa­rios aca­ba­ban por ab­di­car de su pa­pel crea­ti­vo, por des­pe­dir em­plea­dos, no pa­sar por la fá­bri­ca, fal­sear ba­lan­ces pa­ra que no se les echen en­ci­ma los ban­cos, lla­mar a Edoar­do bo­rra­chos ha­blán­do­le de que no con­ci­lia­ban el sue­ño.

La ra­bia de Ne­si es mu­cha con­tra “los amos de nues­tro ame­dren­ta­do mun­do glo­bal, esos que con­si­de­ran ab­so­lu­ta­men­te jus­to que el pre­cio ideal de un pro­duc­to lo de­ci­da el mer­ca­do y só­lo el mer­ca­do, por­que el mer­ca­do son ellos”. El te­ji­do, di­ce, es hoy una par­te ri­si­ble del pre­cio de la pren­da. La par­te del león se la lle­van el be­ne­fi­cio y la pu­bli­ci­dad de chi­cos son­rien­tes. Ne­si re­tra­ta el des­alien­to va­cío en­tre los su­yos, la con­cien­cia de que el fu­tu­ro iba a ser peor que el pre­sen­te. Y en los lo­ca­les va­cíos de las mi­cro­em­pre­sas que de­jan los pra­te­ses se ins­ta­la una enor­me co­mu­ni­dad china, que se man­tie­ne y pros­pe­ra con mano de obra clan­des­ti­na y con­fec­cio­nan­do pren­das de ves­tir con te­ji­dos de China: los de los pra­te­ses son ca­ros. Una vez he­chas, pue­den po­ner a sus pren­das el ma­de in Italy. Unos lu­ga­res su­cios, a ve­ces ca­si ra­to­ne­ras, en los que el au­tor se con­mue­ve al ver a los ma­cha­ca­dos tra­ba­ja­do­res chi­nos cuan­do en­tra jun­to a la po­li­cía. Le­ga­li­dad e ile­ga­li­dad sol­da­das ya en Pra­to, cal­do de cul­ti­vo de los peo­res ins­tin­tos.

El au­tor aca­ba de­nun­cian­do las pa­tra­ñas op­ti­mis­tas con las que po­lí­ti­cos y eco­no­mis­tas ven­die­ron la glo­ba­li­za­ción: los chi­nos no se pre­ci­pi­ta­ron a com­prar el ma­de in Italy, sino a pro­du­cir­lo. Pre­vi­si­ble con pe­que­ñas em­pre­sas que no iban a ir al otro la­do del mun­do en un ins­tan­te, que fun­cio­na­ban en el hu­mus en que na­cie­ron. Pa­ra Ne­si, la his­to­ria de su gen­te, es la his­to­ria de mi­llo­nes de per­so­nas trai­cio­na­das.

Unos le­tre­ros mues­tran la nue­va reali­dad em­pre­sa­rial de Pra­to, ca­pi­tal del tex­til ita­liano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.