COM­PE­TI­TI­VI­DAD Y CLÚS­TE­RES

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - An­to­ni Soy

De­cano de la Uni­ver­si­tat de Vic

Profesor de Economía Apli­ca­da de la UB y miem­bro del Ero­pean Fo­rum for Clus­ters in Emer­ging In­dus­tries (Ef­cei)

Con­ti­nua­men­te nos pre­gun­ta­mos por qué unas em­pre­sas son más pro­duc­ti­vas que otras. O por qué unas in­dus­trias son más com­pe­ti­ti­vas que otras. Y tam­bién por qué unos de­ter­mi­na­dos paí­ses, re­gio­nes o ciu­da­des tie­nen más éxi­to que otros. En de­fi­ni­ti­va, por qué unas em­pre­sas o in­dus­trias o te­rri­to­rios tie­nen unas ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas con res­pec­to a otros.

Tener una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va quie­re de­cir ser ca­paz de crear un va­lor di­fe­ren­te y úni­co –no ne­ce­sa­ria­men­te lo me­jor– con res­pec­to a los otros. Lo cual su­po­ne, si­mul­tá­nea­men­te, ser ca­pa­ces de in­no­var. Eso im­pli­ca dis­po­ner de una de­ter­mi­na­da y ade­cua­da ca­de­na de va­lor (y de unas ac­ti­vi­da­des es­tra­té­gi­cas y de un mo­de­lo de ne­go­cio con­gruen­tes) que nos per­mi­ta crear es­te va­lor de for­ma úni­ca y di­fe­ren­te. Y que, si­mul­tá­nea­men­te y gra­cias a es­ta di­fe­ren­cia­ción, nos per­mi­ta con­se­guir, a lo lar­go del tiem­po, me­jo­res re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos que los com­pe­ti­do­res. Es­ta es la esen­cia de la es­tra­te­gia com­pe­ti­ti­va de una em­pre­sa, de una or­ga­ni­za­ción o de un te­rri­to­rio.

Des­de los años no­ven­ta del si­glo pa­sa­do y si­guien­do a Mi­chael Por­ter, se ha con­si­de­ra­do que los clús­te­res son un ins­tru­men­to muy im­por­tan­te pa­ra con­se­guir es­tas ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas. Tra­di­cio­nal­men­te, se han de­fi­ni­do los clús­te­res co­mo con­jun­tos de em­pre­sas (y otras or­ga­ni­za­cio­nes y en­ti­da­des re­la­cio­na­das) con ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes, que ac­túan en un mis­mo sec­tor, en un es­pa­cio geo­grá­fi­co de pro­xi­mi­dad y nor­mal­men­te de di­men­sión re­du­ci­da. Los an­te­ce­den­tes de la po­lí­ti­ca de clús­te­res los en­con­tra­mos en las po­lí­ti­cas apli­ca­das a los dis­tri­tos in­dus­tria­les de la Ter­za Ita­lia ha­cia los años ochen­ta. Con la apor­ta­ción de Por­ter em­pie­za la im­ple­men­ta­ción de la po­lí­ti­ca de clús­te­res en di­fe­ren­tes paí­ses. Ca­ta­lun­ya fue uno de los pri­me­ros (1993) del mun­do en uti­li­zar es­te mé­to­do pa­ra for­ta­le­cer la com­pe­ti­ti­vi­dad del país a par­tir de la me­jo­ra de la es­tra­te­gia com­pe­ti­ti­va de las em­pre­sas y de su en­torno.

Sin em­bar­go, a par­tir de la glo­ba­li­za­ción de la economía y de la im­por­tan­cia cre­cien­te de las TIC y, en de­fi­ni­ti­va, de la economía y la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to, las co­sas han cam­bia­do rá­pi­da­men­te. Y los clús­te­res tam­bién. Es por es­te mo­ti­vo que ca­da vez más se apues­ta pa- ra im­pul­sar ini­cia­ti­vas de clús­te­res: de di­men­sión ma­yor; de ca­rác­ter cross-sec­to­rial; de­fi­ni­das por su op­ción es­tra­té­gi­ca o por su mer­ca­do fi­nal (por ejem­plo, el clús­ter del deporte en Ca­ta­lun­ya); sus­cep­ti­bles de in­ter­na­cio­na­li­zar­se; que ten­gan una ges­tión más pro­fe­sio­na­li­za­da y que bus­quen la ex­ce­len­cia; que es­ti­mu­len la in­no­va­ción y la es­pe­cia­li­za­ción, y que con­si­de­ren la apa­ri­ción de in­dus­trias emer­gen­tes.

En es­ta nue­va si­tua­ción, la de­fi­ni­ción de los clús­te­res tie­ne que ser más com­ple­ja. Así, un clús­ter hoy es un con­jun­to de em­pre­sas, pro­vee­do­res, cen­tros de in­ves­ti­ga­ción o tec­no­ló­gi­cos, uni­ver­si­da­des, ad­mi­nis­tra­cio­nes y otras en­ti­da­des, que coope­ran en la rea­li­za­ción de de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas –en red y/o en un es­pa­cio territorial de­ter­mi­na­do–, en un sec­tor y/o en un mer­ca­do es­pe­cí­fi­co. Se bus­ca una ac­tua­ción es­tra­té­gi­ca con­jun­ta con el apo­yo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, que per­mi­te a las em­pre­sas que for­man par­te me­jo­rar su efi­cien­cia y ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

La pro­xi­mi­dad fí­si­ca y/o las po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jar en red per­mi­ten: si­ner­gias, in­ter­cam­bios de in­for­ma­ción, co­no­ci­mien­tos y ta­len­to; el ac­ce­so mu­tuo a mano de obra for­ma­da; el desa­rro­llo com­par­ti­do de las in­no­va­cio­nes y de la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las em­pre­sas, es­pe­cial­men­te en el ca­so de las py­mes, y la apa­ri­ción y el desa­rro­llo de nue­vas em­pre­sas y tam­bién de nue­vas pro­fe­sio­nes y pues­tos de tra­ba­jo. La coope­ra­ción y la con­fian­za en­tre todos los agen­tes que par­ti­ci­pan en el clús­ter son elementos esen­cia­les pa­ra po­der con­se­guir sus ob­je­ti­vos. Y unos clús­te­res que fun­cio­nen son un ins­tru­men­to im­por­tan­te pa­ra con­se­guir una economía ca­da vez más com­pe­ti­ti­va.

Tres co­men­ta­rios fi­na­les. El li­de­raz­go en la po­lí­ti­ca de clús­te­res tie­ne que ser del sec­tor pri­va­do y el sec­tor pú­bli­co só­lo tie­ne que apo­yar. Se­gun­do, no nos te­ne­mos que preo­cu­par por que­rer crear clús­te­res, sino que te­ne­mos que es­ti­mu­lar el desa­rro­llo de los que em­pie­zan a apa­re­cer y cre­cer. Y, ter­ce­ro, los clús­te­res pue­den exis­tir y ser im­por­tan­tes tan­to en los sec­to­res emer­gen­tes co­mo en los tra­di­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.