In­vier­to, lue­go em­pren­des

Summa Pa­tri­mo­nia ca­na­li­za los aho­rros de sus clien­tes par­ti­cu­la­res a la ayu­da a py­mes

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

Ha­ce seis me­ses, un gim­na­sio de Bar­ce­lo­na (no se re­ve­la­rá el nom­bre), pres­ti­gio­so y bien ges­tio­na­do, en­tró en nú­me­ros ro­jos. No era cul­pa su­ya, sino de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra que le ha­bía ofre­ci­do un cré­di­to hi­po­te­ca­rio. La en­ti­dad iba a ser ab­sor­bi­da por otra más gran­de, y la nue­va for­ma­ción pen­sa­ba de for­ma di­fe­ren­te. La po­lí­ti­ca co­mer­cial iba a cam­biar: en vez de fi­nan­ciar el 80% del cré­di­to, es­te nue­vo ban­co iba a apor­tar el 60%. An­te se­me­jan­te cir­cuns­tan­cia (una re­duc­ción equi­va­len­te a 1,8 mi­llo­nes de eu­ros), el gim­na­sio se veía atra­pa­do: ¿có­mo iba a pa­gar a la cons­truc­to­ra?

Co­mo es na­tu­ral, la di­rec­ción del gim­na­sio bus­có so­lu­cio­nes. No po­día re­ne­go­ciar el cré­di­to, y tam­po­co po­día cu­brir las ca­ren­cias que se le ve­nían en­ci­ma. Así que con­tac­tó con Summa Pa­tri­mo­nia, una Eafi (Em­pre­sa de Ase­so­ra­mien­to Fi­nan­cie­ro), y por ahí en­con­tró la sa­li­da: “Du­ran­te tres me­ses, es­tu­dia­mos el pro­yec­to del gim­na­sio. Co­mo vi­mos que era via­ble y sol­ven­te, ha­bla­mos con al­gu­nos de nues­tros clien­tes par­ti­cu­la­res, aque­llos a quie­nes la idea les po­día en­ca­jar, y les ofre­ci­mos el pro­duc­to –cuenta Xa­vier Vidal, ges­tor de em­pre­sas de Summa Pa­tri­mo­nia–. Les pro­pu­si­mos que, en vez de in­ver­tir en fon­dos o de­pó­si­tos, in­vir­tie­ran en el gim­na­sio. Ocho de ellos apos­ta­ron. Y aho­ra, cua­tro me­ses más tar­de, el ne­go­cio ya se ha re­cu­pe­ra­do y les es­tá ofre­cien­do una ren­ta­bi­li­dad del 7,5% anual, mu­cho más que cual­quier de­pó­si­to...”.

“No to­do comienza o se aca­ba en los ban­cos –le co­rro­bo­ra Jau­me San­taeu­là­ria, so­cio di­rec­tor de Summa Pa­tri­mo­nia–. Al­gu­nas fi­gu­ras no só­lo bus­can va­lor, sino tam­bién ri­que­za de ideas. Eso sí, bus­ca­mos que el pro­yec­to sea real. Y si es así, lo­ca­li­za­mos el in­ver­sor más ade­cua­do, el que me­jor se adap­te al pro­yec­to. En el ca­so del gim­na­sio, la ma­yo­ría de in­ver­so­res han si­do gen­te del deporte, e in­clu­so ac­cio­nis­tas de otros cen­tros de­por­ti­vos”.

No es que es­te ti­po de me­ce­naz­go sea nue­vo. Sin em­bar­go, se en­cuen­tra en au­ge. Así se res­pon­de a la con­trac­ción del cré­di­to fi­nan­cie­ro. Las en­ti­da­des y las ad­mi­nis­tra­cio­nes han res­trin­gi­do las ayu­das, y los em­pre­sa­rios –y en par­ti­cu­lar los em­pren­de­do­res– bus­can otras fór­mu­las de fi­nan­cia­ción. “Es un cam­bio de pa­ra­dig­ma im­por­tan­te en los úl­ti­mos cin­co

Es­te ti­po de me­ce­naz­go se en­cuen­tra en au­ge de­bi­do a la con­trac­ción del cré­di­to fi­nan­cie­ro

años”, opi­na Jau­me San­taeu­là­ria.

La in­ter­me­dia­ción que pro­po­ne Summa Pa­tri­mo­nia no es alea­to­ria, sino me­di­ta­da. Antes de en­trar en es­te pro­yec­to, la Eafi ha­bía re­cha­za­do la pe­ti­ción de otra em­pre­sa, otro cen­tro de­por­ti- vo: “Era un gim­na­sio low cost, pe­ro no nos gus­tó lo que vi­mos. Ha­bía de­ma­sia­da gen­te pen­san­do, fal­ta­ba uni­dad de cri­te­rio en el equi­po ges­tor. In­ter­pre­ta­mos que ese pro­yec­to iba a fa­llar a lar­go pla­zo”, di­ce el so­cio di­rec­tor de Summa Pa­tri­mo­nia.

“Lo es­tu­dia­mos to­do –afir­ma Xa­vier Vidal–. Ana­li­za­mos al ges­tor, su cu­rrí­cu­lum, si ha te­ni­do éxi­to en otros pro­yec­tos, por qué no arran­ca en es­te, si pue­de sa­lir a las du­ras y a las ma­du­ras en ca­so de pro­ble­mas. No­so­tros ha­ce­mos de vehícu­lo en­tre el in­ver­sor y la em­pre­sa, que a me­nu­do es un em­pren­de­dor. En seis años, he­mos im­pul­sa­do unos 25 pro­yec­tos. Sie­te de ellos co­rres­pon­dían a em­pre­sas que se ini­cia­ban, start-up. A día de hoy, no ha que- bra­do nin­gu­na. Y eso no es fá­cil: en el ám­bi­to de los em­pren­de­do­res, se cal­cu­la que só­lo una de ca­da diez start-up se man­tie­nen vivas un año des­pués de su crea­ción. Los ba­res y res­tau­ran­tes, por ejem­plo, son ex­tra­or­di­na­ria­men­te vo­lá­ti­les”.

La ma­yo­ría de los in­ver­so­res son par­ti­cu­la­res que pre­ten­den di­ver­si­fi­car su pa­tri­mo­nio, má­xi­ma que apli­ca to­do buen ges­tor. Las apor­ta­cio­nes son va­ria­bles, aun­que os­ci­lan en­tre los 40.000 eu­ros y los tres mi­llo­nes. Summa Pa­tri­mo­nia cuenta con clien­tes mé­di­cos que se ofre­cen a in­ver­tir en un ne­go­cio sa­ni­ta­rio. O con ex­per­tos del sec­tor ali­men­ta­rio que en­tran en em­pre­sas de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. Al­gu­nos se con­vier­ten en ac­cio­nis­tas de la em­pre­sa. Otros sim­ple­men­te ha­cen su apor­ta­ción y re­cu­pe­ran el ca­pi­tal tan pron­to co­mo el con­tra­to ven­ce. En el ca­so del gim­na­sio, la in­ver­sión es a cin­co años. Ven­ci­do ese tiem­po, el in­ver­sor re­cu­pe­ra­rá el ca­pi­tal in­ver­ti­do y el cen­tro de­por­ti­vo vol­ve­rá a avan­zar por su pro­pia cuenta y ries­go.

“Pe­ro lo que de­be que­dar cla­ro –di­ce el so­cio di­rec­tor de Summa Pa­tri­mo­nia– es que es­ta no es una in­ver­sión a cin­co años y pun­to. No­so­tros, co­mo in­ter­me­dia­rios, va­mos a es­tar de­trás del gim­na­sio. Le va­mos a pe­dir in­for­ma­ción cons­tan­te, pro­cu­ra­re­mos que aho­rre, que no des­pil­fa­rre, que no quie­ra cre­cer de­ma­sia­do de­pri­sa. Le va­mos a cui­dar...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.