Se bus­ca empleo es­ta­ble

La se­gu­ri­dad ha pa­sa­do a ser el va­lor la­bo­ral más apre­cia­do, por en­ci­ma del suel­do, aun­que la es­ca­la de va­lo­res va­ría se­gún gé­ne­ro y edad

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Peláez

Ha­ce unos años, si a un pro­fe­sio­nal le pre­gun­ta­ban qué as­pec­tos va­lo­ra­ba más de un de­ter­mi­na­do tra­ba­jo o em­pre­sa, la res­pues­ta era “las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo” o, sien­do más sin­ce­ro, “el suel­do”. Pe­ro la cri­sis ha pro­vo­ca­do mu­chos cam­bios, en­tre ellos una trans­for­ma­ción ra­di­cal en la es­ca­la de va­lo­res de los tra­ba­ja­do­res. Ya no preo­cu­pa tan­to que una em­pre­sa ten­ga o no pla­nes de ca­rre­ra, que ofrez­ca teletrabajo o que sea so­cial­men­te res­pon­sa­ble. Aho­ra bas­ta con que ofrez­ca empleo y, si es es­ta­ble, mu­cho me­jor. Con es­te pa­no­ra­ma, no es de ex­tra­ñar que la se­gu­ri­dad la­bo­ral a lar­go pla­zo se ha­ya con­ver­ti­do en el fac­tor más va­lo­ra­do por los pro­fe­sio­na­les a la ho­ra de bus­car empleo. Se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por Rands­tad en­tre 7.000 pro­fe­sio­na­les con y sin tra­ba­jo de to­da España y de to­das las eda­des, el 68% de los pro­fe­sio­na­les con­si­de­ra im­por­tan­te es­te fac­tor al bus­car tra­ba­jo, ocho pun­tos más que el año pa­sa­do.

“En años an­te­rio­res, lo más va­lo­ra­do eran las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas o que el tra­ba­jo fue­se in­tere­san­te –re­cuer­da Car­los Car­pi­zo, di­rec­tor de re­cur­sos hu­ma­nos de Rands­tad–. Aho­ra pri­ma la bús­que­da de es­ta­bi­li­dad”. Aun­que un buen suel­do o pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro si­guen en lo más al­to de la lis­ta de de­seos de cual­quier tra­ba­ja­dor, la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca ha au­men­ta­do el in­te­rés por ras­gos an­ta­ño po­co ana­li­za­dos: por ejem­plo, la sa­lud fi­nan­cie­ra de la com­pa­ñía. Ac­tual­men­te un 44% de los pro­fe­sio­na­les con­si­de­ra im­por­tan­te es­te fac­tor, ca­si el do­ble que el año pa­sa­do. “La can­ti­dad de no­ti­cias que apa­re­cen ca­da día en los me­dios aler­tan­do so­bre im­pa­gos ha ge­ne­ra­do una gran con­cien- cia­ción de los pro­fe­sio­na­les so­bre la ne­ce­si­dad de que la em­pre­sa don­de tra­ba­jen sea sol­ven­te”, des­ta­ca Car­pi­zo.

La bús­que­da de la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral ha au­men­ta­do en épo­ca de cri­sis, pe­ro se arrai­ga en un as­pec­to cul­tu­ral muy an­te­rior: la tra­di­cio­nal preo­cu­pa­ción de los es­pa­ño­les por en­con­trar un tra­ba­jo “pa­ra to­da la vi­da”, un con­cep­to muy ale­ja­do del de mu­chos de nues­tros ve­ci­nos eu­ro­peos. “En otros paí­ses a los pro­fe­sio­na­les no les preo­cu­pa tan­to la du­ra­ción del con­tra­to co­mo en­con­trar un pro­yec­to in­tere­san­te, y no te­men ir sal­tan­do de un pro­yec­to a otro –sub­ra­ya Car­pi­zo–: en España aún cues­ta, pe­ro ya es­tá cam­bian­do en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”.

Pre­ci­sa­men­te la edad in­flu­ye mu­cho en los fac­to­res más va­lo­ra­dos por los pro­fe­sio­na­les en una em­pre­sa. Así, los más jó­ve­nes va­lo­ran so­bre to­do que la com­pa­ñía ofrez­ca po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar una ca­rre­ra in­ter­na­cio­nal, y que cuen­te con pro­gra­mas de for­ma­ción. Se­gún Car­pi­zo, es­to su­po­ne un fuer­te cam­bio de ten­den­cia: “Antes los jó­ve­nes bus­ca­ban un tra­ba­jo cer­ca de su en­torno, aho­ra se han da­do

Los hom­bres pre­fie­ren em­pre­sas gran­des y for­ma­ción; las mu­je­res bus­can fle­xi­bi­li­dad y con­ci­lia­ción

cuenta de la si­tua­ción del mer­ca­do y va­lo­ran mu­cho más las opor­tu­ni­da­des de mo­vi­li­dad al ex­tran­je­ro”. Tam­bién el se­xo mar­ca di­fe­ren­cias: los hom­bres pre­fie­ren em­pre­sas gran­des, con opor­tu­ni­da­des in­ter­na­cio­na­les y for­ma­ción. Pa­ra las mu­je­res son más im­por­tan­tes as­pec­tos co­mo el ho­ra­rio de tra­ba­jo fle­xi­ble, las po­si­bi­li­da­des de con­ci­lia­ción o el am­bien­te la­bo­ral.

MI­KE HA­RRING­TON / GETTY

Los jó­ve­nes bus­can em­pre­sas con opor­tu­ni­da­des in­ter­na­cio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.