Bar­gue­ños ita­lia­nos y fla­men­cos

Un cuar­te­to de es­cri­to­rios de los si­glos XVII y XVIII es­tá en­tre lo más des­ta­ca­do del mo­bi­lia­rio que po­ne a la ven­ta An­so­re­na Subas­tas

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Car­los García-Osuna

El bar­gue­ño es sin du­da el mue­ble es­pa­ñol más ori­gi­nal y co­no­ci­do. Al­gu­nos atri­bu­yen esa de­no­mi­na­ción a su pro­ce­den­cia del pue­blo to­le­dano de Bargas, aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos se con­tes­te esa apre­cia­ción y se bau­ti­ce a ese mue­ble con la de­no­mi­na­ción de es­cri­to­rio. Con va­ria­cio­nes in­nu­me­ra­bles, lo esen­cial del bar­gue­ño es su ca­rác­ter de mue­ble trans­por­ta­ble, la for­ma inal­te­ra­ble de su es­truc­tu­ra (ca­jón cua­dran­gu­lar con asas en los cos­ta­dos) y la au­sen­cia ca­si to­tal de de­co­ra­ción ex­te­rior, que con­tras­ta con la ri­que­za de su de­co­ra­ción in­te­rior. La or­de­na­ción de los ca­jo­nes in­te­rio­res y sus ca­rac­te­rís­ti­cas puer­te­ci­llas ya son co­mu­nes en las pie­zas del si­glo XVI. La de­co­ra­ción de los ca­jo­nes in­te­rio­res sue­le ser de ta­ra­cea e in­crus­ta­cio­nes de hue­so o mar­fil.

Los de in­fluen­cia mu­dé­jar más acu­sa­da pre­sen­tan es­tas de­co­ra­cio­nes en for­mas geo­mé­tri­cas y li­sas mol­du­ras de no­gal. En los de ins­pi­ra­ción pla­te­res­ca, los te­mas de­co­ra­ti­vos se ins­pi­ran en “gru­tes­cos” re­na­cen­tis­tas, ja­rro­nes ta­lla­dos, ar­que­rías, mo­ti­vos ve­ge­ta­les y bus­tos ta­lla­dos de per­fil. Hay un ti­po de bar­gue­ño de­no­mi­na­do Car­los V muy re­co­no­ci­ble por la am­plia cor­ni­sa ta­lla­da que re­ma­ta la par­te su­pe­rior.

El si­nó­ni­mo pa­ra Eu­ro­pa de bar­gue­ño es el ca­bi­net, que hay que en­ten­der co­mo una sun­tuo­sa pie­za del mo­bi­lia­rio eu­ro­peo du­ran­te los si­glos XVII y XVIII en sus va­rian­tes ri­ca­men­te or­na­men­ta­das con ta­llas, mar­que­te­ría, in­crus­ta­cio­nes y do­ra­dos. El ca­bi­net so­lía co­lo­car­se so­bre so­por­tes es­pe­cia­les o so­bre una có­mo­da ha­cien­do jue­go con su di­se­ño y or­na­men­ta­ción. En Fran­cia, los ca­bi­nets em­pe­za­ron a uti­li­zar­se en el si­glo XVI, al igual que en España en su ver­sión de bar­gue­ño. Son no­ta­bles los ca­bi­nets de­co­ra­dos con ta­ra­cea de Am­be­res y el sur de Ale­ma­nia a me­dia­dos del

Con va­ria­cio­nes in­nu­me­ra­bles, lo esen­cial del bar­gue­ño es su ca­rác­ter de mue­ble trans­por­ta­ble

si­glo XVII. En el si­glo XVIII se im­por­ta­ron mu­chos mue­bles la­ca­dos de es­te ti­po pro­ce­den­tes de China y Ja­pón, que se mon­ta­ban so­bre so­por­tes con pa­tas ca­brio­lé y exu­be­ran­te­men­te ta­lla­dos y do­ra­dos.

La li­ci­ta­ción de An­so­re­na Su- bas­tas (tel. 91-532-85-15) de ar­tes de­co­ra­ti­vas del 19 de abril se or­na­men­ta con una pa­no­plia de bar­gue­ños de di­fe­ren­te da­ta­ción.

El más pre­cia­do –10.000 eu­ros– es un bar­gue­ño rea­li­za­do en ma­de­ra ebo­ni­za­da to­tal­men­te de­co­ra­do con cris­ta­les pin­ta­dos con re­tra­tos de mo­nar­cas de la di­nas­tía de los Aus­trias, so­bre fon­do do­ra­do. Tie­ne do­ble puer­ta cen­tral y apli­ca­cio­nes en bron­ce do­ra­do. Se pre­sen­ta en me­sa a jue­go tam­bién con cris­ta­les de re­yes pin­ta­dos. Ex­hi­be apli­ca­cio­nes en bron­ce do­ra­do y mi­de 189 x 140 x 46 cm. El se­gun­do lo­te más co­ti­za­do –7.200 eu­ros en el arran­que– es un bar­gue­ño ita­liano del si­glo XVII rea­li­za­do en ma­de­ra de no­gal, que apor­ta fren­te de ca­jo­ne­ría de­co­ra­da con apli­ca­cio­nes de ca­rey, ma­de­ra ebo­ni­za­da y hue­so; puer­ta cen­tral con mo­ti­vo ar­qui­tec­tó­ni­co con fi­gu­ra cen­tral ba­jo hor­na­ci­na, ade­más de bo­ca­lla­ves pos­te­rio­res de bron­ce do­ra­do que se ofre­ce jun­to a me­sa de apo­yo a jue­go. Las di­men­sio­nes del con­jun­to son 165 x 136 x 42 cm.

Un bar­gue­ño flamenco del si­glo XVIII, tra­ba­ja­do en ma­de­ra ebo­ni­za­da con apli­ca­cio­nes de ca­rey y bron­ce do­ra­do, cues­ta 3.900 eu­ros. La par­te su­pe­rior, con ba­ran­di­lla y cen­tro de es­pe­jo. In­clu­ye fren­te de ca­jo­ne­ría, cen­tro con puer­ta en for­ma de por­ta­da ar­qui­tec­tó­ni­ca e in­te­rior a mo­do de pa­tio con ga­le­rías. La me­sa de apo­yo tie­ne co­lum­nas sa­lo­mó­ni­cas y sus di­men­sio­nes son 170 x 132 x 40 cm. Otro bar­gue­ño, da­ta­do en­tre el si­glo XVII y XVIII, arran­ca de 2.000 eu­ros, ha si­do ela­bo­ra­do en ma­de­ra ebo­ni­za­da con apli­ca­cio­nes de pla­cas de ca­rey y hue­so, con ro­se­tas de me­tal. Tie­ne un ca­jón cen­tral de ma­yor tamaño con pla­ca con San An­to­nio. Co­mo me­sa de apo­yo lle­va una con­so­la fran­ce­sa del XVIII con pa­tas gal­bea­das. Mi­de 123 x 90 x 44 cm.

BAR­GUE­ÑO en ma­de­ra ebo­ni­za­da de­co­ra­do con re­tra­tos de re­yes. 10.000 eu­ros

BAR­GUE­ÑO ita­liano del si­glo XVII en ma­de­ra de no­gal. 7.200 eu­ros

BAR­GUE­ÑO flamenco del si­glo XVIII en ma­de­ra ebo­ni­za­da. 3.900 eu­ros

BAR­GUE­ÑO flamenco del si­glo XVII-XVIII en ma­de­ra ebo­ni­za­da. 2.000 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.