La fi­gu­ra del ‘per­so­nal de­sig­ner’

Pro­fe­sio­na­les del in­terio­ris­mo pro­po­nen una nue­va fór­mu­la de ser­vi­cio a cos­te muy re­du­ci­do

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Isa­bel de Vi­lla­lon­ga

La ten­den­cia a con­fiar la ima­gen en un ase­sor per­so­nal se im­po­ne. Hay quien con­tra­ta los ser­vi­cios de un per­so­nal trai­ner pa­ra ha­cer ejer­ci­cio, otros de­ci­den ir de tien­das acom­pa­ña­dos por un per­so­nal shop­per, y aho­ra nos lle­ga la fi­gu­ra del per­so­nal de­sig­ner. Sin em­bar­go, si los dos pri­me­ros con­cep­tos van aso­cia­dos a una idea eli­tis­ta, de lu­jo y di­ne­ro, el per­so­nal de­sig­ner rom­pe con es­tos pre­jui­cios crean­do nue­vas vías que fa­ci­li­tan el ac­ce­so del pro­fe­sio­nal in­terio­ris­ta a una gran ma­yo­ría de pú­bli­co.

“El in­terio­ris­mo, la de­co­ra­ción del en­torno en que vi­vi­mos, no tie­ne por que ser siem­pre ca­ra, mu­chas ve­ces se tra­ta sim­ple­men­te de sa­ber com­bi­nar bien las co­sas, y la in­ter­ven­ción de un es­pe­cia­lis­ta es de­ci­si­va pa­ra lo­grar­lo. No­so­tros pro­po­ne­mos re­de­co­rar es­pa­cios tra­ba­jan­do con lo que ya tie­ne su pro­pie­ta­rio, su­gi­rien­do pe­que­ños cam­bios que, con po­co cos­te, pro­por­cio­nen un gran re­sul­ta­do vi­sual, ha­cien­do hin­ca­pié en los de­ta­lles, que es qui­zá don­de más se pier­de la gen­te. Es­to es lo que pi­de el mer­ca­do en es­tos mo­men­tos”, ex­pli­ca Ol­ga Llo­bet, de Llo­bet In­teriors, un es­tu­dio pio­ne­ro en ofre­cer los ser­vi­cios de per­so­nal de­sig­ner.

In­terio­ris­ta de lar­ga ex­pe­rien­cia, de­ta­llis­ta y par­ti­da­ria de los es­pa­cios con­tro­la­dos, Ol­ga Llo­bet ha readap­ta­do su pro­fe­sión a las exi­gen­cias de la cri­sis ofre­cién­do­se a des­pla­zar­se a la ca­sa del clien­te con to­da la in­for­ma­ción y do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra tra­ba­jar, allí mis­mo y du­ran­te una ho­ra y me­dia, pro­por­cio­nán­do­le un com­ple­to ase­so­ra­mien­to en de­co­ra­ción, te­nien­do en cuenta sus ne­ce­si­da­des y apor­tan­do so­lu­cio­nes. Des­de una re­dis­tri­bu­ción y con­se­jos so­bre el mo­bi­lia­rio a nue­vos am­bien­tes, cam­bios de co­lo­res en la pa­red o en la ta­pi­ce­ría, pro­pues­tas de al­fom­bras, me­jo­ra de la ilu­mi­na­ción o ase­so­ra­mien­to so­bre es­pa­cios ya exis­ten­tes. Sus ho­no­ra­rios son 130 eu­ros.

Ol­ga Llo­bet en­fo­ca tam­bién el ser­vi­cio de per­so­nal de­sig­ner a ofi­ci­nas de em­pre­sas y co­mer­cios que pre­ci­sen re­no­var su ima­gen, “No­so­tros nos des­pla­za­mos a es­tos ne­go­cios man­te­nien­do con sus res­pon­sa­bles dos se­sio­nes. La pri­me­ra, de una ho­ra, pa­ra co­no­cer el es­pa­cio y sus ne­ce­si­da­des. La se­gun­da, de dos ho­ras, pa­ra plan­tear la pro­pues­ta de los cam­bios que rea­li­zar con el me­nor cos­te po­si­ble y con un gran re­sul­ta­do es­té­ti­co y fun­cio­nal”, se­ña­la.

Por úl­ti­mo, Llo­bet In­teriors pro­po­ne es­ta fór­mu­la de asis­ten­cia en di­se­ño y de­co­ra­ción a aque­llos ho­te­les que no dis­po­nen de un de­par­ta­men­to in­terno de in­te- rio­ris­mo: “En es­tos ca­sos, la idea del pro­yec­to ini­cial sue­le de­te­rio­rar­se con el tiem­po y aca­ba por per­ci­bir­se. Lo que no­so­tros pre­ten­de­mos con la fi­gu­ra de per­so­nal de­sig­ner ho­tel es ofre­cer­les ase­so­ra­mien­to pa­ra sus ne­ce­si­da­des pun­tua­les : te­mas de man­te­ni­mien­to que afec­ten a la es­té­ti­ca de un es­pa­cio, cam­bio de co­lo­res se­gún ten­den­cias, in­cor­po­ra­ción de al­gu­na me­sa en la zo­na de bu­fet o cam­bios en la re­cep­ción.

En el dor­mi­to­rio se acon­se­jó pin­tar la pa­red del fon­do en tono gris en con­tras­te con el blan­co, se cam­bió la ta­pi­ce­ría de la ca­ma y las cor­ti­nas. La co­lo­ca­ción del cua­dro ya exis­ten­te y los de­ta­lles flo­ra­les dan el to­que fi­nal

Ejem­plo de una ofi­ci­na de 30 m2 en la que Ol­ga Llo­bet tra­ba­jó con el ca­tá­lo­go de Ikea pa­ra se­lec­cio­nar la li­bre­ría, la me­sa de reunión y la al­fom­bra. La me­sa de tra­ba­jo se di­se­ñó a me­di­da en for­mi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.