Ar­gen­ti­na no es La­ti­noa­mé­ri­ca

La ma­yo­ría de lí­de­res con pe­so en la re­gión cri­ti­ca la ex­pro­pia­ción de Rep­sol y ga­ran­ti­za la in­ver­sión es­pa­ño­la

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fer­nan­do García

Hay cons­ta­ta­cio­nes que no por ob­vias de­jan de ser re­le­van­tes. Ar­gen­ti­na no es ni re­pre­sen­ta al con­jun­to de La­ti­noa­mé­ri­ca en lo que a re­gu­la­ción y po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca se re­fie­re. Una cas­ca­da de de­cla­ra­cio­nes en las que lí­de­res de dis­tin­tos paí­ses de la re­gión se han des­mar­ca­do de la po­lí­ti­ca ex­pro­pia­to­ria de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner así per­mi­te con­fir­mar­lo. No es po­ca co­sa te­nien­do en cuenta lo mu­cho que hay en jue­go.

España es el se­gun­do país in­ver­sor en Amé­ri­ca La­ti­na; el pri­me­ro en Ar­gen­ti­na y Pe­rú, el nú­me­ro dos en Mé­xi­co y Chi­le des­pués de Es­ta­dos Uni­dos, y el ter­ce­ro en Bra­sil tras EE.UU. y los Paí­ses Ba­jos. Gran par­te de las mul­ti­na­cio­na­les y no po­cas em­pre­sas me­dia­nas es­pa­ño­las tie­nen su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos en el sur de Amé­ri­ca. Te­le­fó­ni­ca, el San­tan­der y el BBVA ob­tie­nen allí en­tre el 40% y el 50% de sus be­ne­fi­cios.

Los paí­ses más atrac­ti­vos pa­ra las com­pa­ñías de la vie­ja ma­dre pa­tria fue­ron el año pa­sa­do Pe­rú, Bra­sil, Chi­le y Co­lom­bia. El ran­king re­sul­ta de la evo­lu­ción de la pre­sen­cia em­pre­sa­rial es­pa­ño­la en las na­cio­nes de la zo­na en­tre los años 2010 y 2011, re­fle­ja­da en un es­tu­dio que el IE Bu­si­ness School pu­bli­có en fe­bre­ro pa­sa­do. Uru­guay, Ecua­dor y Bo­li­via re­gis­tra­ron li­ge­ros au­men­tos en esa pre­sen­cia, mien­tras que Ar­gen­ti­na ex­pe­ri­men­tó un li­ge­ro re­tro­ce­so y Ve­ne­zue­la, un des­cen­so apre­cia­ble.

En con­cor­dan­cia ge­ne­ral con esas ten­den­cias, los em­pre­sa­rios con­sul­ta­dos ci­ta­ron a Ve­ne­zue­la, Ar­gen­ti­na, Bo­li­via y Ecua­dor co­mo aque­llos paí­ses del área don­de la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca re­pre­sen­ta un ries­go gran­de.

Aun­que no sea una sor­pre­sa, esa coin­ci­den­cia en­tre ma­yor per­cep­ción de se­gu­ri­dad y au­men­to de las in­ver­sio­nes re­sul­ta hoy más sig­ni­fi­ca­ti­va que ha­ce una se­ma­na. Quie­re de­cir que, en­tre los ries­gos que to­do ne­go­cio im­pli­ca, el de ex­po­ner­se a los ca­pri­chos de una ad­mi­nis­tra­ción vo­lu­ble con­ci­ta un re­cha­zo uná­ni­me en­tre los pa­tro­nos es­pa­ño­les con in­tere­ses en es­ta par­te del mun­do.

La con­gruen­cia de los da­tos es tam­bién un pri­mer in­di­ca­ti­vo de las di­fe­ren­tes La­ti­noa­mé­ri­cas que en el con­ti­nen­te pue­den dis­tin­guir­se. Tal co­mo se­ña­la el es­tu­dio del IE Bu­si­ness, “au­men­ta la dis­cri­mi­na­ción en­tre paí­ses que se con­si­de­ran muy atrac­ti­vos (Bra­sil, Mé­xi­co, Co­lom­bia y Pe- rú) y otros que lo son me­nos (Bo­li­via, Ecua­dor y Ve­ne­zue­la)”.

El cóc­tel de in­cen­ti­vos que con­du­ce a la em­pre­sa es­pa­ño­la ha­cia las Amé­ri­cas con­tie­ne una ba­se común a ca­si todos los paí­ses: bue­nas ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to y fuer­tes in­cre­men­tos en la ren­ta y el con­su­mo; o sea, una ro­bus­ta de­man­da que en paí­ses con gran­des po­bla­cio­nes se con­vier­ten en go­lo­so mer­ca­do. Bra­sil, con 194 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, de los que unos 30 mi­llo­nes han es­ca­la­do al mun-

do del con­su­mo en el úl­ti­mo de­ce­nio, es el pa­ra­dig­ma.

La ca­ren­cia de in­fra­es­truc­tu­ras de to­do ti­po, in­clui­dos los trans­por­tes, las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y las re­des de dis­tri­bu­ción de su­mi­nis­tros, ha­cen las de­li­cias de los gi­gan­tes es­pa­ño­les de la cons­truc­ción y la te­le­fo­nía, del mis­mo mo­do que las pro­mi­so­rias re­ser­vas de hi­dro­car­bu­ros si­guen atra­yen­do a las de es­te sec­tor.

La ma­yor pro­xi­mi­dad cul­tu­ral en com­pa­ra­ción con otras áreas y, por su­pues­to, la fal­ta de pers­pec­ti­vas en ca­sa por cul­pa de la cri­sis com­ple­tan el com­bi­na­do que ex­pli­ca la bo­rra­che­ra de in­ver­sio­nes de la em­pre­sa es­pa­ño­la en Amé­ri­ca La­ti­na.

“Con la ac­tual re­ce­sión, las com­pa­ñías eu­ro­peas apre­cian las ven­ta­jas de la di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca. Y com­prue­ban que las que han ob­te­ni­do me­jo­res re­sul­ta­dos son las que tie­nen in­ver­sio­nes fue­ra de Eu­ro­pa, en par­ti­cu­lar aque­llas con fuer­te pre­sen­cia en mer­ca­dos de rá­pi­do cre­ci­mien­to de La­ti­noa­mé­ri­ca”, de­cía aun des­pués de la ex­pro­pia­ción de Rep­sol el con­sul­tor de Free­mar­ket Cor­po­ra­te In­te­lli­gen­ce Lorenzo Bernaldo de Qui­rós.

Pe­ro la no­ti­cia de lo que los afec­ta­dos lla­ma­ron el “vil ex­po­lio” de Ar­gen­ti­na pu­so al per­so­nal en guar­dia. Un po­co de di­ver­si­fi­ca­ción ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na ha­bía es­ta­do bien, pe­ro tal vez era ya tiem­po de plan­tear­se si no nos es­ta­ría­mos pa­san­do.

De­ma­sia­dos hue­vos en la mis­ma ces­ta, vino a de­cir el catedrático y ana­lis­ta Emilio On­ti­ve­ros: “De­be­mos tener cui­da­do por­que La­ti­noa­mé­ri­ca con­cen­tra una gran par­te de la in­ver­sión de nues­tras gran­des com­pa­ñías en el ex­te­rior. Esas em­pre­sas son ade­más res­pon­sa­bles de la ca­pi­ta­li­za­ción de una bue­na por­ción de nues­tro Ibex, don­de mu­chos ciu­da­da­nos tie­nen sus aho­rros. Y hay un ries­go nue­vo en cuan­to a re­gu­la­ción”. Pa­ra es­te eco­no­mis­ta, es ra­zo­na­ble que el in­ver­sor ex­tran­je­ro “con­tem­ple aho­ra a lo más gra­na­do del em­pre­sa­ria­do es­pa­ñol co­mo ex­pues­to a un pe­li­gro que pa­re­cía dor­mi­do”.

Pe­ro, co­mo re­co­no­cía On­ti­ve­ros, no todos los paí­ses al sur de Río Bra­vo es­tán mos­tran­do la mis­ma o si­mi­lar ac­ti­tud. Ni mu­cho me­nos. De he­cho, el úni­co líder de pe­so que apo­yó la de­ci­sión de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner de ma­ne­ra ro­tun­da fue Hu­go Chá­vez, el gran pre­cur­sor re­gio­nal de las na­cio­na­li­za­cio­nes.

El bo­li­viano Evo Mo­ra­les mos­tró su “res­pe­to” por la de­ci­sión ar­gen­ti­na, pe­ro tam­bién ga­ran­ti­zó las ope­ra­cio­nes de la pe­tro­le­ra es­pa­ño­la en el país: “Nues­tra re­la­ción con Rep­sol es bue­na”, se­ña­ló. Por úl­ti­mo, el uru­gua­yo Jo­sé Mú­ji­ca trans­mi­tió su “so­li­da­ri­dad” a Cris­ti­na Fer­nán­dez y arre­me­tió con­tra la “pre­po­ten­cia de la Eu­ro­pa ri­ca”, aun­que ad­mi­tió “po­si­bles erro­res” de Ar­gen­ti­na.

El res­to fue­ron crí­ti­cas más o me­nos du­ras, em­pe­zan­do por la del me­xi­cano Fe­li­pe Cal­de­rón, pa­ra quien la me­di­da fue “muy la­men­ta­ble, po­co res­pon­sa­ble y po­co ra­cio­nal”. El man­da­ta­rio de la na­ción cen­troa­me­ri­ca­na, cu­ya pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­mex con­tro­la el 10% de Rep­sol, re­cha­zó las ex­pro­pia­cio­nes en tan­to que fór­mu­la erró­nea pa­ra el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo de una na­ción. Lo di­jo po­co antes de re­unir­se en Puer­to Va­llar­ta con Ma­riano Ra­joy, que tam­bién re­ci­bió allí la so­li­da­ri­dad del gua­te­mal­te­co Ot­to Pé­rez.

“Aquí no ex­pro­pia­mos”, anun­ció lue­go el co­lom­biano Juan Manuel San­tos en un foro con em- pre­sa­rios es­pa­ño­les, a quie­nes tran­qui­li­zó so­bre la se­gu­ri­dad de sus in­ver­so­res. Y el mi­nis­tro de Economía de Chi­le, Pa­blo Lon­guei­ra, de­fen­dió una “fir­me pos­tu­ra en blo­que” con­tra me­di­das pro­tec­cio­nis­tas que, co­mo la ex­pro­pia­ción de Rep­sol, pue­den mer­mar el atrac­ti­vo de la re­gión y oca­sio­nar un des­vío de los ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros. El titular de Ex­te­rio­res del mis­mo país su­re­ño, Al­fre­do Mo­reno, opi­nó sin em­bar­go que “los mer­ca­dos son muy so­fis­ti­ca­dos y di­fe­ren­cian lo que pa­sa en uno u otro país”.

No se avis­ta una ola de ex­pro­pia­cio­nes en La­ti­noa­mé­ri­ca. Sí hay co­la, en cam­bio, pa­ra des­mar­car­se del gol­pe ar­gen­tino.

Re­fi­ne­ría de YPF en Plaza Huin­cul, pro­vin­cia de Neu­quén, en la Pa­ta­go­nia ar­gen­ti­na

DIE­GO GIU­DI­CE / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.