MI­RA POR DÓN­DE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jai­me Llo­pis

Desean­do in­ten­si­fi­car la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca en be­ne­fi­cio re­cí­pro­co de am­bos paí­ses, pro­po­nién­do­se crear con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra las in­ver­sio­nes rea­li­za­das por in­ver­sio­nis­tas de ca­da una de las par­tes con­tra­tan­tes en el te­rri­to­rio de la otra, y re­co­no­cien­do que la pro­mo­ción y pro­tec­ción de las in­ver­sio­nes con arre­glo al pre­sen­te acuer­do es­ti­mu­la las ini­cia­ti­vas en es­te cam­po…”. Así re­za el preám­bu­lo del acuer­do de Pro­tec­ción y Pro­mo­ción Re­cí­pro­ca de In­ver­sio­nes en vi­gor en­tre Ar­gen- ti­na y España des­de el año 1992, la­men­ta­ble­men­te de ple­na ac­tua­li­dad.

Los acuer­dos de Pro­mo­ción y Pro­tec­ción Re­cí­pro­ca de In­ver­sio­nes (Appris), tra­ta­dos bi­la­te­ra­les de na­tu­ra­le­za re­cí­pro­ca que con­tie­nen me­di­das y cláu­su­las des­ti­na­das a pro­mo­ver y pro­te­ger las in­ver­sio­nes rea­li­za­das por los in­ver­so­res de ca­da Es­ta­do par­te en el te­rri­to­rio del otro Es­ta­do par­te, son uno de los mu­chos elementos in­te­gran­tes de ese di­fu­so con­cep­to que se da en lla­mar se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca. Jun­to a la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, la es­ta­bi- li­dad y pre­vi­si­bi­li­dad del mar­co re­gu­la­to­rio, la in­de­pen­den­cia y efi­ca­cia de los me­dios de re­so­lu­ción de con­flic­tos y otros as­pec­tos for­ma­les, fuer­zas en­rai­za­das en las so­cie­da­des co­mo el cli­ma le­gal (el es­ta­do de otros pa­rá­me­tros co­mo la ca­li­dad ma­te­rial de

La mi­tad de los ca­sos en cur­so en el Cia­di tie­ne co­mo par­te de­man­da­da a un es­ta­do la­ti­noa­me­ri­cano

las nor­mas o la pro­fe­sio­na­li­dad de las ad­mi­nis­tra­cio­nes o de los di­ver­sos agen­tes ju­rí­di­cos) o la cul­tu­ra le­gal (la con­duc­ta y opi­nión que los ciu­da­da­nos ten­gan fren­te al de­re­cho, al res­pe­to de las le­yes y los con­tra­tos, o la in­to­le­ran­cia an­te la co­rrup­ción o la in­for­ma­li­dad) con­tri­bu­yen de­ci­si­va­men­te a la per­cep­ción de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, o de su au­sen­cia, co­mo se pue­de com­pro­bar a dia­rio en el tris­te epi­so­dio de la ex­pro­pia­ción de YPF.

Apro­xi­ma­da­men­te, un ter­cio de los Appris sus­cri­tos por España co­rres­pon­den a La­ti­noa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be. No se ocul­ta que una im­por­tan­te uti­li­dad mar­gi­nal de un Ap­pri ra­di­ca, pre­ci­sa­men­te, en la po­si­bi­li­dad de que

un in­ver­sor o un es­ta­do emi­sor de in­ver­sión pue­da de­man­dar di­rec­ta­men­te al es­ta­do an­fi­trión an­te un ór­gano ar­bi­tral o ju­ris­dic­cio­nal de ga­ran­tías, y en que la de­ci­sión que ese ór­gano adop­te sea sa­tis­fac­to­ria­men­te eje­cu­ta­da. A ese pro­pó­si­to de­be ser­vir el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Arre­glo de Di­fe­ren­cias Re­la­ti­vas a In­ver­sio­nes (Cia­di, o Ic­sid en sus si­glas en in­glés), con se­de en Was­hing­ton, aus­pi­cia­do por el Ban­co Mun­dial y cons­ti­tui­do en el año 1965. Apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de los ca­sos en cur­so en el Cia­di tie­ne co­mo par­te de­man­da­da a un es­ta­do la­ti­noa­me­ri­cano, y en apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de es­tos úl­ti­mos ese du­do­so ho­nor ca­be a la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na. Aun- que, mi­ra por dón­de, España fue el pri­mer país miem­bro de la OCDE con­de­na­do en el Cia­di por apli­car un tra­to in­jus­to y dis­cri­mi­na­to­rio a un ex­tran­je­ro, y fue pre­ci­sa­men­te por apli­ca­ción del Ap­pri con Ar­gen­ti­na.

El ca­so ar­gen­tino, por el nú­me­ro e im­por­tan­cia de los asun­tos en los que es par­te, mues­tra a la vez las mi­se­rias y las gran­de­zas de es­te sis­te­ma de re­so­lu­ción de con­flic­tos, an­te el que los in­ver­so­res, en mu­chas oca­sio­nes, de­ben pon­de­rar su le­gí­ti­mo an­he­lo de jus­ti­cia, por una par­te, y el com­pro­mi­so du­ra­de­ro con el país que im­pli­ca su in­ver­sión, por otra. Es­ce­na­rios transac­cio­na­les pa­san a ser, así, un mal me­nor. O in­clu­so se cues­tio­na su efi­ca­cia, ba­jo la creen­cia de que fir­man Appris paí­ses que lue­go los des­pre­cian, y no los fir­man otros, co­mo el Bra­sil des­de el que es­cri­bo es­tas lí­neas, que pre­go­na que no hay nin­gu­na pro­tec­ción me­jor a la in­ver­sión ex­tran­je­ra que la mis­ma de la que go­zan los na­cio­na­les: su Cons­ti­tu­ción.

El he­cho de que des­de la en­tra­da en vi­gor del tra­ta­do de Lis­boa, la Unión Eu­ro­pea ha­ya atraí­do pa­ra sí en ex­clu­si­va la com­pe­ten­cia en ma­te­ria de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta (IED), in­te­grán­do­la en la Po­lí­ti­ca Co­mer­cial Común, con­lle­va que la ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar y fir­mar nue­vos Appris ha­ya de­ja­do de re­si­dir en los es­ta­dos miem­bros pa­ra re­caer en la Co­mi­sión Eu­ro­pea. En ese sen­ti­do, y has­ta tan­to se pro­duz­ca una nue­va ola de ne­go­cia­cio­nes, España man­ten­drá una po­si­ción pri­vi­le­gia­da con su red de Appris, com­ple­men­ta­da con su nu­tri­da red de acuer­dos de do­ble im­po­si­ción, pa­ra ca­na­li­zar in­ver­sio­nes ha­cia y des­de Amé­ri­ca La­ti­na.

Des­de ese pun­to de vis­ta, la em­bes­ti­da con­tra Rep­sol en el ca­so de YPF tie­ne con­se­cuen­cias que van más allá de la pro­tec­ción de los ac­cio­nis­tas de la pe­tro­le­ra es­pa­ño­la, pues la re­so­lu­ción de es­te con­flic­to lan­za­rá un men­sa­je de ca­la­do a todos los gran­des emi­so­res de in­ver­sión que han con­fia­do, o pue­den ha­cer­lo en el fu­tu­ro, en que España, co­mo ju­ris­dic­ción, es la me­jor elec­ción pa­ra ca­na­li­zar sus cre­cien­tes ope­ra­cio­nes en Amé­ri­ca La­ti­na. Ha­brá que es­tar aten­tos, pues, a lo que se mue­va por de­ba­jo de la lí­nea de flo­ta­ción de los pe­rió­di­cos, de las de­cla­ra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y de los acuer­dos en­tre los afec­ta­dos, y mi­rar por dón­de da­mos ca­da uno nues­tros pa­sos pa­ra no ma­lo­grar la opor­tu­ni­dad que Amé­ri­ca La­ti­na re­pre­sen­ta pa­ra España en los pró­xi­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.