¿Se­ré el si­guien­te?

Au­men­ta el te­mor en­tre los em­pre­sa­rios es­pa­ño­les ubi­ca­dos en Ar­gen­ti­na

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ro­bert Mur

So­li­da­ri­dad”. El pre­si­den­te de Rep­sol, An­to­ni Bru­fau, sa­lió de aque­lla reunión en la em­ba­ja­da de España en Ar­gen­ti­na con esa pa­la­bra en men­te. Sin ex­cep­ción, los al­tos eje­cu­ti­vos de las mul­ti­na­cio­na­les es­pa­ño­las en el país le ha­bían trans­mi­ti­do su apo­yo y so­li­da­ri­dad an­te los ru­mo­res de la in­mi­nen­te na­cio­na­li­za­ción de YPF. Era el 18 de abril, un día antes del pri­mer in­ten­to de ex­pro­pia­ción, abor­ta­do quién sa­be si por la pre­sión del Go­bierno es­pa­ñol o por la pe­ti­ción de en­tre­vis­ta de Oba­ma a la pre­si­den­ta ar­gen­ti­na. El nue­vo em­ba­ja­dor es­pa­ñol, Román Oyar­zún, ha­bía con­vo­ca­do a los em­pre­sa­rios pa­ra co­no­cer­los y pa­ra con­ju­rar­se con­tra la tem­pes­tad que se ave­ci­na­ba. Tras ha­cer­se efec­ti­va la ex­pro­pia­ción, si­gue exis­tien­do so­li­da­ri­dad con Rep­sol, pe­ro en el mis­mo si­len­cio y dis­cre­ción que aquel día.

Los eje­cu­ti­vos ex­tran­je­ros en Ar­gen­ti­na tie­nen mie­do: en pri­va­do se que­jan del Go­bierno; en pú­bli­co, lo en­sal­zan. El si­len­cio que im­pe­ra en los mi­nis­te­rios ar­gen­ti­nos, co­mo par­te del her­mé­ti­co mo­de­lo co­mu­ni­ca­ti­vo kirch­ne­ris­ta, se ha con­ta­gia­do a las em­pre­sas que, más de una vez, han si­do ins­ta­das a ca­llar des­de la Ca­sa Ro­sa­da.

La si­tua­ción no es nue­va y se arras­tra des­de la lle­ga­da al po­der de Nés­tor Kirch­ner en el 2003, que es­ta­ble­ció un mo­de­lo de ne­go­cia­ción –más bien, im­po­si­ción– en­tre el Go­bierno y los in­ver­so­res, que hoy se man­tie­ne ca­si in­tac­to. Los eje­cu­to­res de ese mo­de­lo siem­pre fue­ron el mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, Ju­lio De Vi­do, y el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, Guillermo Mo­reno, que, ca­so por ca­so, han ve­ni­do fi­jan­do pre­cios, ta­ri­fas y sub­ven­cio­nes, y aho­ra tam­bién au­to­ri­zan­do al de- ta­lle los dó­la­res que re­pa­triar o los pro­duc­tos y com­po­nen­tes que pue­den im­por­tar. No obs­tan­te, pe­se a la pre­sión, po­cas mul­ti­na­cio­na­les aban­do­na­ron Ar­gen­ti­na –co­mo hi­zo Ag­bar–, por­que la gran ma­yo­ría si­gue ob­te­nien­do, a pe­sar de to­do, pin­gües be­ne­fi­cios.

España es el pri­mer in­ver­sor en el país, con ac­ti­vos cer­ca­nos a los 18.000 mi­llo­nes de eu­ros. Una quin­ta par­te del PIB ar­gen­tino pro­vie­ne de in­ver­sio­nes es­pa­ño­las, en­tre las que se cuen­tan Te­le­fó­ni­ca, Gas Na­tu­ral, Aber­tis, BBVA, San­tan­der, OHL, In­dra, Endesa, NH, Frei­xe­net, Co­dor­niu, Prosegur, Map­fre, Cir­sa o Ce­men­tos Molins. La Cá­ma­ra Es­pa­ño­la de Co­mer­cio de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (Ce­cra) agru­pa a 850 so­cios de múl­ti­ples sec­to­res.

No obs­tan­te, en las in­ver­sio­nes que pro­vie­nen de España se in­clu­yen tam­bién mu­chos ca­pi­ta­les es­ta­dou­ni­den­ses a tra­vés de ETVE (en­ti­da­des te­ne­do­ras de va­lo­res ex­tran­je­ros), de­bi­do a las ven­ta­jas fis­ca­les que su­po­ne, así co­mo de em­pre­sas de ma­triz eu- ro­pea que usan su fi­lial es­pa­ño­la pa­ra co­mer­ciar con Ar­gen­ti­na.

“Co­mo con­se­cuen­cia de la ex­pro­pia­ción de YPF, las em­pre­sas ex­tran­je­ras to­ma­rán pre­cau­cio­nes adi­cio­na­les en sus po­lí­ti­cas co­ti­dia­nas pa­ra evi­tar con­ver­tir­se en chi­vos ex­pia­to­rios en sus res­pec­ti­vos sec­to­res”, ex­pli­ca a La Van­guar­dia un ase­sor de mu­chas em­pre­sas es­pa­ño­las que pre­fie­re guar­dar el ano­ni­ma­to. “Lo de YPF es un he­cho con­su­ma­do, aho­ra hay que pro­te­ger a las com­pa­ñías que si­guen aquí, que tra­tan de no ha­cer na­da que so­li­vian­te al Go­bierno”, aña­de el ase­sor.

“Los ac­cio­nis­tas van a pe­dir aho­ra ma­yo­res ren­ta­bi­li­da­des a sus fi­lia­les pa­ra con­tra­rres­tar la

Los eje­cu­ti­vos ex­tran­je­ros tie­nen mie­do: en pri­va­do, se que­jan del Go­bierno; en pú­bli­co, lo en­sal­zan

in­cer­ti­dum­bre”, in­di­ca la fuen­te, que con­si­de­ra que “al fin y al ca­bo Rep­sol es una de tan­tas em­pre­sas en Ar­gen­ti­na” y, muy grá­fi­ca­men­te, con­clu­ye: “Rep­sol se acos­tó con su enemi­go”. Al igual que ha­cen to­das las em­pre­sas ex­tran­je­ras que in­vier­ten en Ar­gen­ti­na.

Por su par­te, Ce­ci­lia Re­mi­ro, se­cre­ta­ria de la Ce­cra, de­ja cla­ro a es­te dia­rio que no “exis­te ani­mad­ver­sión por el he­cho de ser es­pa­ño­les”. Re­mi­ro con­si­de­ra que “lo de Rep­sol no es un con­flic­to bi­la­te­ral, sino con una em­pre­sa que cir­cuns­tan­cial­men­te es es­pa­ño­la”.

A De Vi­do –in­ter­ven­tor de YPF– y Mo­reno se su­ma aho­ra un nue­vo azote pa­ra los in­ver­so­res: el in­flu­yen­te vi­ce­mi­nis­tro de Economía, Áxel Ki­ci­llof, ce­re­bro de la ex­pro­pia­ción de YPF. Es­ta se­ma­na, Ki­ci­llof acu­só a Ma­riano Ra­joy de “agi­tar fan­tas­mas”, y re­cha­zó que el Go­bierno ar­gen­tino ten­ga una agen­da de na­cio­na­li­za­cio­nes. “Tam­po­co es una cues­tión de de­cir que no­so­tros que­re­mos dic­tar los pla­nes de ne­go­cio de to­das las em­pre­sas ar­gen­ti­nas, por­que ex­ce­de las ca­pa­ci­da­des del Es­ta­do ar­gen­tino y, en es­te mo­men­to, prác­ti­ca­men­te de cual­quier es­ta­do mun­dial”, ex­pli­có Ki­ci­llof. “En el mar­co del ré­gi­men so­cial en que vi­vi­mos, en­con­tra­mos que si una em­pre­sa di­ver­ge tan­to de los in­tere­ses del pue­blo de la na­ción ar­gen­ti­na, hay que pe­dir­le amis­to­sa­men­te, des­pués me­nos amis­to­sa­men­te, y des­pués hay que ac­tuar”.

NA­TA­CHA PI­SA­REN­KO / AP

La pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na sos­tie­ne un tu­bo con una mues­tra de pe­tró­leo tras anun­ciar la na­cio­na­li­za­ción de YPF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.