El ho­ri­zon­te de un in­men­so mer­ca­do en cre­ci­mien­to

El en­fria­mien­to de Bra­sil no em­pa­ña por aho­ra las po­si­bi­li­da­des que sus in­ver­sio­nes po­ten­cia­les ofre­cen to­da­vía al em­pre­sa­rio es­pa­ñol

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Fer­nan­do García

El boom de la in­ver­sión es­pa­ño­la en Bra­sil es, por su es­pec­ta­cu­la­ri­dad, to­do un fe­nó­meno que con­ci­ta la aten­ción de los me­dios in­ter­na­cio­na­les. Los aná­li­sis son ca­da vez más afi­na­dos, y al­gu­nos apun­tan ya a seg­men­tos con­cre­tos de ac­ti­vi­dad. Ha­ce seis días, la agen­cia Reuters de­cía: “Con las grúas oxi­dán­do­se ba­jo el tem­po­ral de la cri­sis, me­dia­nas y pe­que­ñas em­pre­sas es­pa­ño­las de in­fra­es­truc­tu­ra en­cuen­tran en Bra­sil una ta­bla de sal­va­ción”.

Tam­bién los me­dios lo­ca­les vie­nen de­di­can­do ge­ne­ro­sos es­pa­cios al alu­vión de eu­ros es­pa­ño­les en los úl­ti­mos años. El res-

Los me­dios lo­ca­les de­di­can ge­ne­ro­sos es­pa­cios al alu­vión de eu­ros es­pa­ño­les en los úl­ti­mos años

pe­ta­do dia­rio eco­nó­mi­co Va­lor pu­bli­có en oc­tu­bre un am­plio re­por­ta­je ti­tu­la­do “Bra­sil es la sa­li­da de la cri­sis en España”.

No es pa­ra me­nos. El año pa­sa­do, la in­ver­sión es­pa­ño­la en Bra­sil su­peró en un 464% la del 2010, has­ta al­can­zar el ré­cord de 6.600 mi­llo­nes de eu­ros. La es­tra­tos­fé­ri­ca ci­fra in­clu­ye los 1.700 mi­llo­nes que Iber­dro­la des­em­bol­só por la dis­tri­bui­do­ra Elek­tro. Pe­ro, aun des­con­tan­do ese pa­go, España ocu­pa­ría el cuar­to pues­to en la lis­ta de paí­ses in­ver­so­res en el gi­gan­te sud­ame­ri­cano; si la ope­ra­ción se in­clu­ye, su lu­gar es el ter­ce­ro, por de­trás de los Paí­ses Ba­jos y EE.UU.

Iber­dro­la ya es só­lo una más de las in­con­ta­bles com­pa­ñías con se­de en Ma­drid o Bar­ce­lo­na que tie­ne más clien­tes o fac­tu­ran más en Bra­sil que en España.

El salto in­ver­sor del 2010 al 2011 re­sul­ta más re­le­van­te cuan­do se re­cuer­da que de un año a otro el cre­ci­mien­to del país se re­du­jo ca­si a una ter­ce­ra par­te, al pa­sar del 7,5% a só­lo un 2,7%: un por­cen­ta­je po­ta­ble pa­ra los tiem­pos que co­rren en Eu­ro­pa, pe­ro im­pro­pio de un emer­gen­te.

El cli­ma que se res­pi­ra en los am­bien­tes eco­nó­mi­cos bra­si­le­ños y, so­bre to­do, los ne­ga­ti­vos re­sul­ta­dos de la in­dus­tria en los úl­ti­mos me­ses en­ca­jan con la pre­vi­sión de un 3% de au­men­to del PIB que pa­ra es­te año ha he­cho el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

Pe­ro Bra­sil, con 194 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, si­gue sien­do tie­rra de opor­tu­ni­da­des pa­ra los em­pre­sa­rios de la ban­ca, la cons­truc­ción, el pe­tró­leo, la ener­gía y las te­le­cos de un país en apu­ros.

El en­san­cha­mien­to de la que aquí lla­man cla­se me­dia o C –mu­cho más mo­des­ta que la eu­ro­pea pe­ro con cier­ta ca­pa­ci­dad de gas­to– aña­de ca­da año mi­llo­nes de con­su­mi­do­res a un mer­ca­do con un po­ten­cial aún muy am­plio.

Las pers­pec­ti­vas se ven con cla­ri­dad en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro. Aun­que en ocho años el mon­tan­te del cré­di­to pri­va­do so­bre el PIB ha pa­sa­do en Bra­sil del 24% a ca­si el 50%, el ín­di­ce to­da­vía que­da le­jos de las ta­sas su­pe­rio­res al 100% que el in­di­ca­dor sue­le al­can­zar en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Den­tro de ese mar­gen, el del cré­di­to hi­po­te­ca­rio es in­men­so. Si en España los prés­ta­mos a la vi­vien­da su­po­nen el 60% del PIB, aquí ape­nas ro­zan el 5%. Así que en­ti­da­des co­mo el San­tan­der, que de­be a Bra­sil ca­si el 30% de sus in­gre­sos, tie­nen allí to­do un mun­do de po­si­bi­li­da­des.

Las cons­truc­to­ras, por su par­te, en­cuen­tran en Bra­sil un so­lar in­con­men­su­ra­ble, don­de el 80% de las ca­rre­te­ras es­tán por as­fal­tar, las vías de la al­ta ve­lo­ci­dad por ti­rar y ca­si todos los gran­des ae­ro­puer­tos, así co­mo al­gu­nos puer­tos, por am­pliar. Y par­te de ello con el im­pe­ra­ti­vo de la pri­sa pa­ra ter­mi­nar a tiem­po las obras del cam­peo­na­to Mun­dial de Fút­bol del 2014 en do­ce ciu­da­des del país y la Olim­pia­da del 2016 en Río de Ja­nei­ro. Só­lo la Co­pa de Fút­bol re­quie­re unas in­ver­sio­nes por im­por­te de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros. Y los es­pa­ño­les, lí­de­res del ce­men­to en pleno exi­lio del so­lar pa­trio, pug­nan por su par­te del pas­tel.

MAR­CE­LO SAYÃO /EFE

Re­mo­de­la­ción del es­ta­dio de Ma­ra­ca­ná, don­de se lle­va­rá a ca­bo el Mun­dial de Fút­bol del 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.