Un tor­men­to fis­cal y bu­ro­crá­ti­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

Bra­sil es un país fia­ble pa­ra ha­cer ne­go­cios. El país no pre­sen­ta el ries­go de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que, aho­ra más que nun­ca, preo­cu­pa al in­ver­sor con in­tere­ses en Ar­gen­ti­na, Ve­ne­zue­la o Bo­li­via. Pe­ro el em­pre­sa­rio ex­tran­je­ro sí afron­ta allí otro ti­po de que­bra­de­ros de ca­be­za: la fis­ca­li­dad y la bu­ro­cra­cia, y am­bas a la vez. Un ver­da­de­ro in­fierno –se­gún ad­mi­ten los bra­si­le­ños–, so­bre to­do pa­ra quien no dis­pon­ga de una bue­na ges­to­ría y ex­ce­len­tes abo­ga­dos; de unos ner­vios de ace­ro y una pa­cien­cia in­fi­ni­ta, así co­mo del di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra afron­tar los gas­tos co­rres­pon­dien­tes.

Se­gún la OCDE, Bra­sil tie­ne la car­ga tri­bu­ta­ria más al­ta de La­ti­noa­mé­ri­ca. No es eso lo peor. Los im­pues­tos y ta­sas fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les for­man una tu­pi­da sel­va don­de las re­gu­la­cio­nes cre­cen y se mul­ti­pli­can sin ta­sa. Se­gún un mi­nu­cio­so es­tu­dio pu­bli­ca­do por el abogado Vi­ní­cios Leôn­cio, el país alum­bra ca­da día una me­dia de 35 nor­mas fis­ca­les. Eso es lo que se en­cuen­tran los em­pre­sa­rios y eje­cu­ti­vos que han po­di­do su­pe­rar la ca­rre­ra de obs­tácu­los pre­via pa­ra ob­te­ner las li­cen­cias y vi­sa­dos que, ca­si nun­ca en me­nos de seis me­ses, Bra­sil exi­ge y no siem­pre con­ce­de a quien allí desea ins­ta­lar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.