SE ACA­BÓ EL TAN­GO

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ja­vier San­ti­so

Profesor de Economía y di­rec­tor del Esade Cen­tre for Glo­bal Eco­nomy and Geo­po­li­tics (Esa­de­geo)

Los mer­ca­dos emer­gen­tes es­tán de mo­da des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Sin em­bar­go, no siem­pre se tra­ta de vi­bran­tes eco­no­mías o so­cie­da­des es­ta­bles. El co­lap­so de las dic­ta­du­ras del Nor­te de Áfri­ca y Me­dio Oriente a lo lar­go del pa­sa­do año, por ejem­plo, nos lo re­cor­dó. Los mer­ca­dos emer­gen­tes en­cie­rran, en mu­chas oca­sio­nes, una se­rie de ries­gos de gran ca­la­do, sien­do el pri­me­ro de ellos el co­rres­pon­dien­te a la po­lí­ti­ca. De he­cho, uno po­dría de­fi­nir un mer­ca­do emer­gen­te co­mo una economía en la cual los ci­clos po­lí­ti­cos y los ci- clos fi­nan­cie­ros es­tán ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­dos.

La na­cio­na­li­za­ción de YPF, la fi­lial de Rep­sol en Ar­gen­ti­na, nos lo es­tá re­cor­dan­do es­tos días. Es­tos mer­ca­dos, sin du­da, con­lle­van ries­go po­lí­ti­co. La de­ci­sión uni­la­te­ral por par­te del Go­bierno ar­gen­tino de ha­cer­se con los ac­ti­vos de la mul­ti­na­cio­nal es­pa­ño­la no es iné­di­ta en Amé­ri­ca La­ti­na o en otros paí­ses emer­gen­tes. En Amé­ri­ca La­ti­na, sin ir más le­jos, paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la o Bo­li­via se ilus­tra­ron tam­bién en la úl­ti­ma dé­ca­da de ma­ne­ra si­mi­lar, to­man­do el con­trol de ac­ti­vos ener­gé­ti­cos en ma­nos de ope­ra­do­res ex­tran­je­ros. Es­to no ha ocu­rri­do ha­ce un si­glo, sino en la dé­ca­da pa­sa­da. Igual­men­te, la pe­tro­le­ra ru­sa Yu­kos fue na­cio­na­li­za­da de ma­ne­ra abrup­ta por el ré­gi­men de Pu­tin.

La his­to­ria nos re­cuer­da que tam­bién hay un ol­vi­do di­fí­cil de ex­pli­car en es­tas ma­te­rias. Así, a

La ex­pro­pia­ción de YPF por par­te de Ar­gen­ti­na no es un ca­so iné­di­to en Amé­ri­ca La­ti­na o en otros emer­gen­tes

pe­sar de los li­ti­gios y de las na­cio­na­li­za­cio­nes que han te­ni­do lu­gar en la Ve­ne­zue­la cha­vis­ta, la ita­lia­na ENI que ha­bía de­man­da­do al Es­ta­do ve­ne­zo­lano no tar­dó en vol­ver a ha­cer ne­go­cios en el país de la mano de la es­ta­tal PDV­SA. Por ello, es po­si­ble que no tar­de­mos de­ma­sia­do tiem­po en ver des­em­bar­car nue­vos in­ver­so­res en Ar­gen­ti­na pa­ra ha­cer­se con los po­zos de­ja­dos va­can­tes por Rep­sol. Es­to po­dría ocu­rrir de la mano de las es­ta­ta­les chi­nas, en par­ti­cu­lar Si­no­pec.

De he­cho, China ya se ha con­ver­ti­do en el 2011 en uno de los prin­ci­pa­les in­ver­so­res ex­tran­je-

ros en el país sud­ame­ri­cano, en el sec­tor pe­tro­le­ro en par­ti­cu­lar y se ha con­ver­ti­do en su se­gun­do so­cio co­mer­cial, por de­lan­te de cual­quier país eu­ro­peo.

Lo que ilus­tra de for­ma más cla­ra el ca­so de Rep­sol YPF es pre­ci­sa­men­te el cam­bio de equi­li­brios de po­de­res que se es­tá re­gis­tran­do en los paí­ses emer­gen­tes. El nor­te, Eu­ro­pa in­clui­da, ca­da vez pe­sa me­nos, los flu­jos co­mer­cia­les e in­dus­tria­les ya se es­tán or­ga­ni­zan­do en for­ma­to sur-sur, al igual que los flu­jos de in­ver­sio­nes. Que nos gus­te o no, España ya no pe­sa tan­to en el ba­lan­ce a la ho­ra de ar­bi­trar en­tre Eu­ro­pa y La­ti­noa­mé­ri­ca.

En to­tal, las em­pre­sas es­pa­ño­las se han in­ter­na­cio­na­li­za­do de ma­ne­ra ma­si­va a lo lar­go de las úl­ti­mas dos dé­ca­das. Amé­ri­ca La­ti­na ha ejer­ci­do y si­gue ejer­cien­do un pa­pel cen­tral en es­ta apues­ta, que en lí­neas ge­ne­ra­les ha si­do acer­ta­da. En el 2012, España es uno de los paí­ses que más se ha in­ter­na­cio­na­li­za­do si me­di­mos es­te pro­ce­so en tér­mi­nos de in­ver­sio­nes vol­ca­das en el ex­tran­je­ro. Es­tas re­pre­sen­tan na­da me­nos que el 51 por cien­to del pro­duc­to in­te­rior bru­to es­pa­ñol cuan­do ape­nas re­pre­sen­ta­ban un es­cuá­li­do 3,6 por cien­to ha­ce quin­ce años.

Es­ta apues­ta ha si­do y es, hay que in­sis­tir en ello, acer­ta­da. En el 2012, mien­tras España se­gui­rá re­tro­ce­dien­do, con una re­ce­sión que se apro­xi­ma­ría al dos por cien­to, Amé­ri­ca La­ti­na cre­ce­rá más del cua­tro por cier­to, es de­cir, que el di­fe­ren­cial en­tre España y Amé­ri­ca La­ti­na en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to se­rá de seis pun­tos, to­do un mun­do. Lo que nos re­cuer­da el ca­so ar­gen­tino es que los emer­gen­tes si­guen sien­do va­rio­pin­tos y aho­ra más que nun­ca to­ca ser se­lec­ti­vos a la ho­ra de ha­cer apues­tas.

De ca­ra a las pró­xi­mas se­ma­nas y me­ses, par­te de la ecua­ción ar­gen­ti­na se re­sol­ve­rá me­dian­te la in­vo­lu­cra­ción, no de Eu­ro­pa o de Es­ta­dos Uni­dos, sino de otros paí­ses emer­gen­tes. Es in­tere­san­te re­cor­dar que si bien La Cai­xa es el ma­yor ac­cio­nis­ta de Rep­sol (con un 13 por cien­to), otro de los gran­des ac­cio­nis­tas es la pe­tro­le­ra me­xi­ca­na Pe­mex (con ca­si el 10 por cien­to). Es de­cir, que Rep­sol tie­ne aquí un gran alia­do. De he­cho, el ti­bio apo­yo de los di­ri­gen­tes eu­ro­peos con­tras­ta –y mu­cho– con el in­con­di­cio­nal apo­yo que no se ha de­mo­ra­do en mos- trar el pre­si­den­te de Mé­xi­co, Fe­li­pe Cal­de­rón.

Tam­bién es in­tere­san­te re­cor­dar que otro país que se­rá cla­ve en el desen­la­ce en Ar­gen­ti­na se­rá China, otro emer­gen­te. La pe­tro­le­ra China Si­no­pec ya es un so­cio es­tra­té­gi­co de la pe­tro­le­ra es­pa­ño­la en el ve­cino Bra­sil. Es más, la ma­yor in­ver­sión ja­más rea­li­za­da por China en Amé­ri­ca La­ti­na, y una de las ma­yo­res en el ex­tran­je­ro, la hi­zo de la mano pre­ci­sa­men­te de la mul­ti­na­cio­nal es­pa­ño­la.

En el pa­sa­do, Si­no­pec ya mos­tró su in­te­rés por en­trar en YPF. No se­rá una sor­pre­sa, si de ca­ra al fu­tu­ro, oí­mos de nue­vo ha­blar de ello. Más que nun­ca el des­tino de España es­tá en ma­nos de los paí­ses emer­gen­tes...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.