EL FIN DE LAS CA­JAS DE AHO­RROS, UN SA­CRI­FI­CIO IN­NE­CE­SA­RIO

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Car­les Su­drià

Catedrático de His­to­ria Eco­nó­mi­ca de la UB

En un ar­tícu­lo an­te­rior (“Ca­jas: un fi­nal en­tre el si­len­cio y la in­di­fe­ren­cia”, 18/III/2012, pu­bli­ca­do en es­te mis­mo su­ple­men­to) ex­pre­sa­ba mi per­ple­ji­dad por el es­ca­so eco que ha te­ni­do has­ta aho­ra la ra­di­cal trans­for­ma­ción que es­tá su­frien­do nues­tro sis­te­ma fi­nan­cie­ro, con es­pe­cial re­fe­ren­cia a las ca­jas de aho­rros. El tan ala­ba­do sis­te­ma ca­ta­lán de ca­jas se ha ido al ga­re­te en­tre la in­di­fe­ren­cia ge­ne­ral. Ni las con­se­cuen­cias que ten­drá la des­apa­ri­ción de la ma­yo­ría de ca­jas ca­ta­la­nas en sus clien­tes, par­ti­cu­la­res y pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas es­pe­cial­men­te, ni los efec­tos de la inevi­ta­ble re­duc­ción de las ac­ti­vi­da­des de las res­pec­ti­vas obras so­cia­les, pa­re­cen preo­cu­par a na­die.

Se­ña­la­ba tam­bién la res­pon­sa­bi­li­dad con­traí­da por las pro­pias ca­jas en su de­rro­ta, al de­fen­der a ca­pa y es­pa­da una vía de li­be­ra­li­za­ción del sec­tor que afian­za­ba su ca­rác­ter pri­va­do pe­ro no es­ta­ble­cía me­ca­nis­mos fia­bles de su­per­vi­sión ni in­ter­nos ni ex­ter­nos; y al en­re­dar­se en es­tra­te­gias de ex­pan­sión y de in­ver­sión ale­ja­das de la pru­den­cia y muy cos­to­sas. Es­tas de­ci­sio­nes y la for­ma de adop­tar­las no han ca­re­ci­do ni de in­com­pe­ten­cia ni de arro­gan­cia. Se­ría exi­gi­ble, co­mo mí­ni­mo, un re­co­no­ci­mien­to de los erro­res co­me­ti­dos, pe­ro ya se sa­be que en es­te país la asunción de res­pon­sa­bi­li­da­des no es la nor­ma.

Sea co­mo sea, la pre­ten­sión de es­te se­gun­do ar­tícu­lo es re­fle­xio­nar so­bre un gru­po de cues­tio­nes que si­guen en la pe­num­bra y que qui­zás el lec­tor tam­bién se ha­brá pre­gun­ta­do. Las pri­me­ras que nos vie­nen a la ca­be­za son sen­ci­llas de for­mu­lar, pe­ro na­da fá­ci­les de res­pon­der. Por ejem­plo: ¿có­mo se lle­gó al pun­to de ha­cer ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción del Es­ta­do y quien es res­pon­sa­ble de ello?

Co­mo he­mos di­cho, la ma­yo­ría de las ca­jas ha­bían asu­mi­do ries­gos muy ele­va­dos en cré­di­tos hi­po­te­ca­rios, a me­nu­do con una par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta en el pro­ce­so de pro­mo­ción; al­gu­nos de es­tos cré­di­tos se ha­bían con­ce­di­do en con­di­cio­nes que au­men­ta­ban to­da­vía más el ries­go (100% o más del va­lor de ta­sa­ción; ti­tu­la­res per­cep­to­res de ren­tas in­su­fi­cien­tes o in­se­gu­ras; pro­mo­to­res po­co fia­bles...). Aso­cia­da a es­ta po­lí­ti­ca de cré­di­to, se ha­bía he­cho una ex­pan­sión ex­ce­si­va y a me­nu­do muy dis­per­sa que re­du­cía la ren­ta­bi­li­dad, di­fi­cul­ta­ba la ges­tión y aña­día nue­vos ries­gos de­ri­va­dos de un co­no­ci­mien­to im­per­fec­to de los nue­vos mer­ca­dos. Los pro­ble­mas eran reales y pu­sie­ron de ma­ni­fies­to al agra­var­se la cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal. Mu­chas en­ti­da­des ha­bían ob­te­ni­do re­cur­sos pa­ra la ex­pan­sión del cré­di­to en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les apro­ve­chan­do las bue­nas con­di­cio­nes que se ofre- cían. Lle­ga­do el ven­ci­mien­to, los tí­tu­los se re­no­va­ban sin pro­ble­mas y el pro­ce­so se re­pro­du­cía. Cuan­do la cri­sis lle­gó y las re­no­va­cio­nes se hi­cie­ron más di­fí­ci­les, mu­chas ca­jas se en­con­tra­ron en un ca­lle­jón sin sa­li­da. No en­con­tra­ban cré­di­to por­que se du­da­ba de su sol­ven­cia, pe­ro no po­dían re­for­zar su ca­pi­tal por­que el úni­co ins­tru­men­to que lo per­mi­tía –las par­ti­ci­pa­cio­nes pre­fe­ren­tes, un si­mu­la­cro de ac­cio­nes con de­re­cho po­lí­ti­co li­mi­ta­do– no en­con­tra­ba de­man­da en el mer­ca­do abier­to. Eso ex­pli­ca, pe­ro no jus­ti­fi­ca, que al­gu­nas en­ti­da­des tra­ta­ran de co­lo­car es­tas par­ti­ci­pa­cio­nes o tí­tu­los pa­re­ci­dos en­tre sus clien­tes, a me­nu­do –por lo vis­to– sin una ex­pli­ca­ción lo bas­tan­te es­me­ra­da de los ries­gos que asu­mían.

No hay du­da de que los res­pon­sa­bles pri­me­ros de es­te es­ta­do de co­sas han si­do los eje­cu­ti­vos de las pro­pias en­ti­da­des. Re­cor­de­mos que la ley es­ta­ble­cía la con­si­de­ra­ción de las ca­jas co­mo en­ti­da­des pri­va­das y la pre­sen­cia en sus ór­ga- nos di­rec­ti­vos de re­pre­sen­tan­tes de los em­plea­dos, de los im­po­si­to­res y de los ayun­ta­mien­tos y co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. A la ho­ra de la verdad, la ta­rea fis­ca­li­za­do­ra de es­tos ór­ga­nos so­bre la di­rec­ción eje­cu­ti­va de las en­ti­da­des era más tes­ti­mo­nial que real. En al­gu­nas re­gio­nes, se tra­ta­ba de sim­ples re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que lu­cha­ban por ase­gu­rar­se el con­trol de las res­pec­ti­vas ca­jas. Só­lo se de­be re­cor­dar el ver­gon­zo­so en­fren­ta­mien­to en­tre frac­cio­nes del PP ma­dri­le­ño por Ca­ja Ma­drid y la pre­sión he­cha por las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas so­bre las ca­jas de su te­rri­to­rio pa­ra fi­nan­ciar pro­yec­tos desa­ti­na­dos co­mo el ae­ro­puer­to de Ciu­dad Real o Te­rra Mí­ti­ca.

Una vez ex­pli­ca­do to­do eso, tam­po­co creo que se pue­da cues­tio­nar que las en­ti­da­des en­car­ga­das de la su­per­vi­sión han te­ni­do una se­ria res­pon­sa­bi­li­dad al de­jar que las co­sas lle­ga­ran don­de lle­ga­ron. Es el Ban­co de España quien tie­ne atri­bui­das las fun­cio­nes de su­per­vi­sión y, por lo tan­to, el or­ga­nis­mo es­ta­ble­ci­do pa­ra ase­gu­rar des­de fue­ra la sol­ven­cia y el buen go­bierno de las en­ti­da­des de cré­di­to. Es in­du­da­ble que el Ban­co de España co­no­cía la cre­cien­te con­cen­tra­ción de las ca­jas en el cré­di­to in­mo­bi­lia­rio y el ries­go que eso com­por­ta­ba en un con­tex­to de au­men­to des­me­su­ra­do de los pre­cios de los in­mue­bles. Na­da o po­ca co­sa hi­zo pa­ra im­pe­dir­lo.

Es co­mo si el Ban­co de España se vie­ra atra­pa­do por su pro­pia ne­ga­ti­va a re­co­no­cer que exis­te una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Si no ha­bía al­za ex­ce­si­va de los pre­cios, tam­po­co ha­bía que ha­cer es­fuer­zos pa­ra li­mi­tar la ex­po­si­ción de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras en el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. El ar­gu­men­to de que el ca­rác­ter pri­va­do de las ca­jas im­pe- día una ac­ción coer­ci­ti­va de ca­rác­ter pre­ven­ti­vo re­sul­ta con­tra­dic­to­rio con la re­co­no­ci­da ca­pa­ci­dad del ban­co cen­tral pa­ra im­po­ner su cri­te­rio de for­ma in­for­mal cuan­do lo ha es­ti­ma­do con­ve­nien­te.

En de­fi­ni­ti­va, el he­cho es que la am­bi­ción e irres­pon­sa­bi­li­dad de unos, la in­hi­bi­ción de otros de sus fun­cio­nes de con­trol y la inac­ción de las au­to­ri­da­des su­per­vi­so­ras, al fin y al ca­bo lle­vó a las ca­jas a una si­tua­ción de ex­tre­ma fra­gi­li­dad jus­to en el mo­men­to de es­ta­llar la cri­sis fi­nan­cie­ra ge­ne­ral. De­jad­me que, co­mo his­to­ria­dor, aña­da que to­do eso no se en­ten­de­ría sin la sen­sa­ción de in­vul­ne­ra­bi­li­dad que su lar­ga his­to­ria ha­bía otor­ga­do a las ca­jas, es­pe­cial­men­te en Ca­ta­lun­ya. Fren­te a una his­to­ria ban­ca­ria lle­na de sus­tos, las ca­jas emer­gían co­mo ejem­plo de pru­den­cia y so­li­dez. Un pres­ti­gio ad­qui­ri­do que ase­gu­ra­ba clien­tes y ofre­cía a los di­rec­ti­vos un mar­gen de ma­nio­bra del que no dis­po­nían otras en­ti­da­des. Se tra­ta­ba de un pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial que exi­gía un plus de res­pon­sa­bi­li­dad y de pru­den­cia en la ges­tión y no de una opor­tu­ni­dad pa­ra la aven­tu­ra.

Pe­ro se­gui­mos con las pre­gun­tas. ¿Una vez se hi­cie­ron pa­ten­tes los pro­ble­mas con los que se te­nían que en­fren­tar las ca­jas, era inevi­ta­ble to­mar las me­di­das que se han to­ma­do y de la for­ma que se han to­ma­do? ¿Ha ha­bi­do una vo­lun­tad ma­ni­fies­ta de aca­bar con el sis­te­ma de ca­jas? ¿Eran fac­ti­bles otras so­lu­cio­nes?

Em­pe­ce­mos por de­cir que la de­fi­ni­ción más pró­xi­ma de lo que ha si­do la po­lí­ti­ca de las au­to­ri­da­des con res­pec­to al sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol en los úl­ti­mos tres años es la de una en­lo­que­ci­da hui­da ha­cia ade­lan­te. Des­de el pri­mer de­cre­to ley de 26 de ju­nio del 2009, que crea­ba el FROB, has­ta hoy se han dic­ta­do cua­tro más so­bre el te­ma, todos ellos con ca­rác­ter de ur­gen­cia, apar­te de un mon­tón de dis­po­si­cio­nes de ran­go in­fe­rior. A pe­sar de la pre­ci­pi­ta­ción, es evi­den­te que es­tas dis­po­si­cio­nes par­tían de un diag­nós­ti­co bas­tan­te cla­ro que las au­to­ri­da­des del Ban­co de Es­pa-

ña com­par­tían con al­gu­nos de los más in­flu­yen­tes think tanks con­ser­va­do­res, co­mo el cen­tro PWC/IE del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa que di­ri­gía Luis de Guin­dos.

In­com­pren­si­ble­men­te es­tas ideas fue­ron asu­mi­das tam­bién por los res­pon­sa­bles del úl­ti­mo go­bierno so­cia­lis­ta. Re­su­mien­do: las ca­jas han he­cho una ex­pan­sión ex­ce­si­va y se tie­nen que re­di­men­sio­nar; hay de­ma­sia­das y son de­ma­sia­do pe­que­ñas; la pre­sen­cia de re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos en los ór­ga­nos rec­to­res ha si­do ne­ga­ti­va; que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas ten­gan com­pe­ten­cias ni que sean par­cia­les so­bre las ca­jas es ne­ga­ti­vo. Aña­did a eso una to­tal des­con­fian­za so­bre el fun­cio­na­mien­to efi­cien­te de in­ter­me­dia­rios fi­nan­cie­ros que no ten­gan áni­mo de lu­cro.

En con­se­cuen­cia, la es­tra­te­gia adop­ta­da por los go­bier­nos con el apo­yo del Ban­co de España ha con­sis­ti­do en in­cre­men­tar de for­ma su­ce­si­va las exi­gen­cias de sol­ven­cia en las ca­jas de aho­rro, pe­ro ofre­cien­do fa­ci­li­da­des a aque­llas en­ti­da­des que si­guie­ran las in­di­ca- cio­nes del re­gu­la­dor. Es de­cir, ce­rrar la puer­ta pe­ro de­jar abier­ta la ga­te­ra. A ca­da vuel­ta de tuer­ca se im­po­nían nue­vas con­di­cio­nes: pri­me­ro fu­sio­nar­se co­mo fue­se; des­pués, cons­ti­tuir ban­cos fi­lia­les pa­ra lle­var a ca­bo la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra; más ade­lan­te, sa­car los ban­cos a bol­sa en bus­ca de ca­pi­tal o pa­sar a con­trol del FROB...

La ma­yo­ría de las ca­jas no ha te­ni­do más re­me­dio que se­guir por el ca­mino mar­ca­do, a pe­sar de la po­ca jus­ti­fi­ca­ción del diag­nós­ti­co y de los ob­je­ti­vos. La idea de que la di­men­sión es un fac­tor re­le­van­te pa­ra la sol­ven­cia o ren­ta­bi­li­dad de una en­ti­dad fi­nan­cie­ra no tie­ne nin­gún fun­da­men­to. Y so­bre to­do no tie­ne nin­guno for­zar fu­sio­nes que han cons­ti­tui­do en mu­chos ca­sos en­ti­da­des mons­truo­sas, con la ac­ti­vi­dad dis­per­sa en re­gio­nes ale­ja­das en­tre sí, con es­pe­cia­li­za­cio­nes y ma­ne­ras de ha­cer ab­so­lu­ta­men­te di­ver­sas, sin nin­gu­na via­bi­li­dad real. Re­cor­de­mos que el Ban- co de España mos­tró su opo­si­ción a las fu­sio­nes re­gio­na­les. Des­pués de cri­ti­car –con ra­zón– las ex­pan­sio­nes ex­ce­si­vas y fue­ra de lu­gar, se for­za­ba la for­ma­ción de en­ti­da­des mu­cho más ira­cun­das aún.

Po­cos me­ses des­pués, el si­guien­te au­men­to de las exi­gen­cias de ca­pi­tal y la re­for­ma de la ley de ca­jas im­pu­sie­ron sin con­tem­pla­cio­nes la crea­ción de ban­cos pa­ra ges­tio­nar la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra y la bús­que­da de ca­pi­tal en la bol­sa... en ple­na cri­sis de las fi­nan­zas por to­do el mun­do. Se ha­bla aho­ra de la pre­ten­sión del Ban­co de España de im­pe­dir de­fi­ni­ti­va­men­te que las po­cas ca­jas que aún re­sis­ten ges­tio­nen por sí mis­mas las ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras. La exis­ten­cia de en­ti­da­des sin áni­mo de lu­cro en el ám­bi­to fi­nan­cie­ro pa­re­ce que ha­ce ve­nir náu­seas a las au­to­ri­da­des. No sé si pue­de ha­blar­se de un plan prees­ta­ble­ci­do, pe­ro no creo que que­pa du­da de que se han apro­ve­cha­do las di­fi­cul­ta­des reales pa­ra im­po­ner un mo­de­lo de ca­jas que po­co tie­ne que ver con el que exis­tía y que ha com­por­ta­do la desapa- ri­ción de en­ti­da­des per­fec­ta­men­te via­bles y de fuer­te arrai­go lo­cal.

Y se pre­gun­ta­rá el lec­tor, ¿era to­do eso inevi­ta­ble? ¿Ha­bía otras ma­ne­ras de en­fren­tar el pro­ble­ma? Mi opi­nión es que no, no era inevi­ta­ble, y que sí, si ha­bía al­ter­na­ti­vas. Si par­ti­mos de la ba­se de que fi­nal­men­te ha re­sul­ta­do ne­ce­sa­ria la apor­ta­ción de fon­dos pú­bli­cos de un mon­tan­te con­si­de­ra­ble y to­da­vía sus­cep­ti­ble de au­men­tar (re­cor­dad la in­cer­ti­dum­bre so­bre la evo­lu­ción de Ban­kia), y que es­tas apor­ta­cio­nes son a fon­do per­di­do (nun­ca me­jor di­cho), se pue­de pen­sar en va­rias po­si­bi­li­da­des. Por ejem­plo, uti­li­zar es­tos mis­mos fon­dos pa­ra fo­men­tar fu­sio­nes de ca­rác­ter re­gio­nal, ba­jo con­di­cio­nes de con­trol in­de­pen­dien­te de la ges­tión, pe­ro con pre­emi­nen­cia pú­bli­ca (co­mo pre­ten­den las ca­jas vas­cas); o la cons­ti­tu­ción de ca­jas pa­ra­guas, de ca­rác­ter re­gio­nal o es­ta­tal, que desem­pe­ña­sen un pa­pel de cen­tral de in­ver­sio­nes y de sis­te­ma de pro­tec­ción so­bre las ca­jas lo­ca­les in­de­pen­dien­tes (co­mo ocu­rre en Ale­ma­nia). En el ca­so de Ca­ta­lun­ya, por ejem­plo, eso ha­bría po­di­do ar­ti­cu­lar­se co­mo una fu­sión de to­das las ca­jas me­no­res pa­ra la cons­ti­tu­ción de una nue­va en­ti­dad de ám­bi­to ca­ta­lán que po­dría com­pe­tir en el me­jor sen­ti­do con La Cai­xa.

Aho­ra es­tas op­cio­nes son, se­gu­ra­men­te, im­po­si­bles. Pe­ro qui­zá no lo es con­se­guir que el pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción de Ca­ta­lun­ya Cai­xa se ha­ga de tal for­ma que se man­ten­ga su in­de­pen­den­cia y su iden­ti­dad co­mo en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Es­te ten­dría que ser un ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio pa­ra el Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat y pa­ra su con­se­ller de Economía.

Una úl­ti­ma con­si­de­ra­ción so­bre la cues­tión re­sul­ta qui­zá ne­ce­sa­ria. La pro­ba­ble des­apa­ri­ción de nue­ve de las diez ca­jas de aho­rros ca­ta­la­nas real­za to­da­vía más el pa­pel de la ca­ja gran­de, La Cai­xa. En to­do es­te pro­ce­so, La Cai­xa ha man­te­ni­do el rum­bo y ha ase­gu­ra­do su si­tio co­mo en­ti­dad ca­ta­la­na de vo­ca­ción in­ter­na­cio­nal. Ha dis­tri­bui­do su ac­ti­vo en­tre la pro­pia ca­ja y Cai­xa Bank, que ha asu­mi­do la ac­ti­vi­dad pro­pia­men­te ban­ca­ria. Su so­li­dez per­mi­te pen­sar que el pro­ce­so ge­ne­ral de trans­for­ma­ción del sec­tor fi­nan­cie­ro no se­rá tan ne­ga­ti­vo pa­ra Ca­ta­lun­ya co­mo to­do es­te pro­ce­so pue­de ha­cer su­po­ner. No obs­tan­te, re­sul­ta con­ve­nien­te no per­der de vis­ta que las de­ci­sio­nes más re­le­van­tes pa­ra el fu­tu­ro de La Cai­xa, in­clui­do el nom­bra­mien­to de los má­xi­mos eje­cu­ti­vos, si­guen de­pen­dien­do de ór­ga­nos que res­pon­den a un sis­te­ma de go­bierno bas­tan­te cues­tio­na­ble.

AR­CHI­VO

Se­de cen­tral de Ca­ta­lun­ya Cai­xa, en Bar­ce­lo­na, en­ti­dad que es­tà en pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.