La com­ple­ja re­lo­ca­li­za­ción in­dus­trial

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas pa­ra re­pa­triar pro­duc­ción es la fal­ta de un en­torno em­pre­sa­rial ade­cua­do

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la

En los úl­ti­mos tiem­pos han te­ni­do eco me­diá­ti­co una se­rie de em­pre­sas que han de­ci­di­do re­lo­ca­li­zar su pro­duc­ción en España tras aban­do­nar China. No son mu­chas y los mo­ti­vos va­rios, pe­ro des­cu­bre que exis­te un ca­mino de re­torno. De todos mo­dos, sien­do cier­to pa­ra al­gu­nos sec­to­res, dis­ta mu­cho de ser al­go que pue­da ex­tra­po­lar­se. La­men­ta­ble­men­te, el prin­ci­pal pro­ble­ma que en­cuen­tra una em­pre­sa que de­ci­da vol­ver es si va a en­con­trar el clús­ter ade­cua­do, es de­cir, el en­torno de pro­vee­do­res ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer po­si­ble su pro­duc­ción, tras el aban­dono ope­ra­do en la in­dus­tria en nues­tro país.

Con to­do, sí hay co­sas que han cam­bia­do. Una de ellas es la pro­pia idea de ser com­pe­ti­ti­vo. Pa­ra el profesor de pro­duc­ción, tec­no­lo­gía y ope­ra­cio­nes del Iese y di­rec­tor de la cá­te­dra Port de Bar­ce­lo­na en el Ceibs de Shang­hai, Jau­me Ri­be­ra, “con ser im­por­tan­tes, los cos­tes ya no son al­go que se pue­da mi­rar co­mo fac­tor úni­co”. Así, ci­ta co­mo fac­to­res com­ple­men­ta­rios la fle­xi­bi­li­dad –la po­si­bi­li­dad de cam­biar de idea so­bre un pro­duc­to–, el vo­lu­men de exis­ten­cias –su mi­ni­mi­za­ción– o la fa­ci­li­dad pa­ra in­tro­du­cir nue­vos pro­duc­tos, ya que antes se cam­bia­ba el ca­tá­lo­go una vez al año y aho­ra se cam­bia va­rias ve­ces y, por su­pues­to, la pun­tua­li­dad en los pla­zos de ser­vi­cio.

En el ca­so con­cre­to de China, y en fun­ción de es­tas ne­ce­si­da­des, co­mo as­pec­tos ne­ga­ti­vos ci­ta que mu­chas em­pre­sas pue­den tener po­ca fle­xi­bi­li­dad, es­tán muy le­jos (1,5-2 me­ses de tra­yec­to) y pi­den ci­fras muy al­tas en los pe­di­dos. En cuan­to a los cos­tes, van su­bien­do de­bi­do al ti­po de cam­bio del yuan, a la subida in­ter­na de sa­la­rios (20% en al­gu­nos sec­to­res), al mar­gen de que mu­chas em­pre­sas han ce­rra­do y ya no es tan fá­cil en­con­trar la ade­cua­da. Todos esos cam­bios lle­van a al­gu­nas em­pre­sas a plan­tear­se acer­car la pro­duc­ción a España. “Sin em­bar­go –di­ce Ri­be­ra– no es tan fá­cil, por­que el pro­duc­to no lo ha­cen ellas so­las sino to­do el clús­ter. Y en China en­cuen­tras clús­te­res más fá­cil­men­te que en otros paí­ses. El ipad2, por ejem­plo, tie­ne un cos­te de mano de obra de unos 10 dó­la­res, y aun­que se do­bla­ra se­gui­ría ha­cién­do­se allí, por­que aún se­ría ba­ra­to y ade­más hay una enor­me dis­po­ni­bi­li­dad de pro­vee­do­res”.

Pa­ra Ri­be­ra, los de­seos de vol­ver de mu­chas em­pre­sas son reales, pe­ro si no hay un en­torno de

Un em­pre­sa­rio no tie­ne ca­pa­ci­dad por sí so­lo pa­ra crear un clús­ter y un país no pue­de crear­los todos

pro­vee­do­res ade­cua­do es muy di­fí­cil. En China es fá­cil. “En un só­lo pue­blo chino se fa­bri­ca el 50% de los ce­pi­llos den­ta­les del mun­do. En España te­nía­mos un fan­tás­ti­co te­ji­do in­dus­trial en el Va­llès pa­ra el tex­til, o en Elx pa­ra los za­pa­tos, pe­ro aho­ra han des­apa­re­ci­do y cues­ta mu­cho vol­ver­los a crear”.

Y con­clu­ye que España de­be de­ci­dir qué quie­re ha­cer. “Un em­pre­sa­rio no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra crear el clús­ter que ne­ce­si­ta y el país no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­los todos”, di­ce. Con res­pec­to a las em­pre­sas, dis­tin­gue “a la que fue a China ha­ce diez años y hoy se plan­tea ven­der aquí y en China. Pe­ro es pro­ba­ble que el pe­so de la pro­duc­ción que pue­de co­lo­car allí sea de­ter­mi­nan­te pa­ra no vol­ver. En cam­bio, si al­guien se fue a China pa­ra fa­bri­car só­lo pa­ra España, es pro­ba­ble que vuel­va..., so­bre to­do si no tie­ne éxi­to en el mer­ca­do in­terno chino”.

GABRIELA RU­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.