El gran se­rial de la Gran Cri­sis

Ver­dú sub­ra­ya el com­po­nen­te emo­cio­nal de la cri­sis y cree que só­lo la coope­ra­ción le pon­drá fin

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - LA HO­GUE­RA DEL CA­PI­TAL Jus­to Ba­rran­co

Ga­lo­pes al bor­de del abis­mo sal­va­dos por la es­pe­ran­za de me­di­das que, en el úl­ti­mo ins­tan­te, y pro­vi­sio­nal­men­te, nos apar­tan de él. Ame­na­zas ca­da vez ma­yo­res que se di­suel­ven in ex­tre­mis. La tra­ma de la ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca, ase­gu­ra Vi­cen­te Ver­dú en La ho­gue­ra del ca­pi­tal, re­co­ge los me­jo­res elementos del th­ri­ller, el te­rror y el cla­mor. Las no­ti­cias bue­nas y ma­las, pé­si­mas y re­la­ti­va­men­te tran­qui­li­za­do­ras, han co­bra­do “el pa­pel que los bue­nos se­ria­les his­tó­ri­cos con­si­guen ab­sor­bien­do asi­dua­men­te el tré­mu­lo in­te­rés de la po­bla­ción”. El Gran Se­rial de la Cri­sis da cuenta así de acon­te­ci­mien­tos con los que la so­cie­dad se for­ma, su­fre, se sal­va o cae de­fi­ni­ti­va­men­te en la con­de­na­ción. Nun­ca la hu­ma­ni­dad en sus su­ce­si­vos co­lap­sos, pro­si­gue Ver­dú, re­ci­bió un se­rial más me­ticu­loso de su pe­rio­do de­ca­den­te, mo­ni­to­ri­za­do se­gun­do a se­gun­do. A es­tas al­tu­ras, ¿quién po­dría dis­tin­guir lo que ha co­rres­pon­di­do al he­cho real y a su dra­ma­ti­za­ción?

En reali­dad, se­gu­ra­men­te no po­dría ha­ber si­do de otra ma­ne­ra en el ca­pi­ta­lis­mo de fic­ción el que vi­vi­mos y que Ver­dú ana- li­zó ha­ce unos años en el en­sa­yo El es­ti­lo del mun­do. Una épo­ca lle­na de co­li­sio­nes en­tre fac­to­res vie­jos, nue­vos y no­ví­si­mos que aún de­ben ar­mo­ni­zar­se en­tre sí. Una épo­ca en la que, sub­ra­ya, el in­di­vi­dua­lis­mo o el hi­per­in­di­vi­dua­lis­mo ha­ce ya dos lus­tros que en­tra­ron en de­ca­den­cia, por­que es­tar al día hoy es so­bre to­do es­tar co­nec­ta­do. De he­cho, con­tra el tó­pi­co, Ver­dú ad­vier­te que la épo­ca an­te­rior a la cri­sis no era ma­te­ria­lis­ta, sino al­ta­men­te ro­mán­ti­ca, emo­ti­va, es­pe­cu­la­ti­va, pre­sen­tis­ta o aven­tu­re­ra. De ahí la cri­sis del sis­te­ma ra­cio­nal an­te­rior, el de la mo­der­ni­dad que pen­sa­ba to­mar en sus ma­nos las rien­das de la his­to­ria y con­tro­lar el des­tino, pe­ro de la que só­lo que­da­ron res­col­dos tras los cam­pos de con­cen­tra­ción y los gu­lags. Por el con­tra­rio, en la pos­mo­der­ni­dad lo de­ma­sia­do ra­cio­nal se con­si­de­ra­ba tris­te o des­fa­sa­do y du­ran­te es­tos años la emo­ción ha ido ga­nan­do te­rreno a la ra­cio­na­li­za­ción, sea en la em­pre­sa o en la cul­tu­ra, don­de la gran cul­tu­ra ha da­do pa­so a la cul­tu­ra de ma­sas. En ese sen­ti­do, sin du­da, la cri­sis ac­tual es­tá lle­na de emo­ti­vi­dad, es una im­por­tan­te cria­tu­ra emo­cio­nal. Y con la emo­ción de un gran se­rial la vi­vi­mos.

Qui­zá por eso, Ver­dú, que ya ha­bía abor­da­do la ac­tual cri­sis en el en­sa­yo El ca­pi­ta­lis­mo fu­ne­ral, no cam­bia de­ma­sia­do las so­lu­cio­nes po­si­bles, aun­que en es­ta oca­sión arre­me­te con más fuer­za con­tra las so­lu­cio­nes ho­meo­pá­ti­cas su­mi­nis­tra­das pa­ra com­ba­tir la en­fer­me­dad, es­pe­cial­men­te en lo que ata­ñe al pro­yec­to eu­ro­peo. Él no cree que ha­ga fal­ta más Eu­ro­pa. Pa­ra Ver­dú, se ha cons­trui- do una unión bu­ro­crá­ti­ca que ha im­pe­di­do aten­der los pro­ble­mas dis­tin­ti­vos de las gen­tes has­ta el pun­to de que nin­gu­na de las ideas que hoy son pi­la­res pa­ra cons­truir un mun­do me­jor coin­ci­de con el te­ma­rio tec­no­crá­ti­co de la UE. No es aje­na a es­ta opi­nión su idea de que du­ran­te la cri­sis han que­da­do en ri­dícu­lo los po­lí­ti­cos. Des­au­to­ri­za­dos. Y di­ce que si la tec­no­cra­cia les des­pla­za es por­que los po­lí­ti­cos se han re­ve­la­do co­mo inú­ti­les, omi­no­sos ob­se­sos del po­der por el po­der.

Así que en es­ta Gran Cri­sis que, di­ce, es an­te to­do un gi­gan­tes­co su­ce­so emo­cio­nal, el fi­nal “no ven­drá de los aga­rro­ta­das ma­nos de los eco­no­mis­tas ni de las mi­ne­ra­les en­se­ñas de la po­lí­ti­ca, he­rrum­bro­sa ya”. El salto ha­cia ade­lan­te de­be­rá ve­nir de las emo­cio­nes, pe­ro no de las que han man­da­do has­ta aho­ra, lle­nas de tes­tos­te­ro­na: qui­zá, ano­ta, la cri­sis es una de­li­ran­te ma­ni­fes­ta­ción ma­chis­ta en los úl­ti­mos epi­so­dios del pa­triar­ca­do. Ade­más, la ob­se­sión por el gas­to y el cre­ci­mien­to de las ren­tas de­be­rá de­jar lu­gar al gus­to y a la ren­ta­bi­li­dad y ca­li­dad de la vi­da. Y es que en el mun­do de las re­des so­cia­les y el co­no­ci­mien­to com­par­ti­do, “fue­ra y den­tro del co­mer­cio, la afec­ti­vi­dad, la em­pa­tía y el acuer­do cons­ti­tu­yen la ba­se del ren­di­mien­to in­te­gral. So­cial, mer­can­til y per­so­nal”. La so­lu­ción, aca­ba, no es ya la re­vo­lu­ción, co­mo en los se­sen­ta, sino la coope­ra­ción y la so­li­da­ri­dad. Y con suer­te, co­mo su­ge­ría Key­nes, “cuan­do es­pe­ra­mos que ocu­rra lo inevi­ta­ble, sur­ge lo im­pre­vis­to”.

Los tra­ders es­cu­chan des­de la Bol­sa de Nue­va York el dis­cur­so de Oba­ma en el que anun­cia un enor­me es­tí­mu­lo fis­cal en el año 2009

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.