UNA RE­FOR­MA LA­BO­RAL EN VANO

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - Jo­sé M.ª Bo­vé Mon­te­ro Auditor de cuen­tas y abogado

Una vez co­no­ci­do el pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral, a uno le asal­ta la frus­tran­te sen­sa­ción de que he­mos de­ja­do per­der otra bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra tra­tar con es­pe­ran­zas fun­da­men­ta­das de éxi­to la pa­to­lo­gía es­cle­ro­ti­zan­te que afec­ta al mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol, y cu­yo preo­cu­pan­te cua­dro sin­to­má­ti­co es­tá con­for­ma­do por una ex­ce­si­va ri­gi­dez y una es­ca­sa mo­vi­li­dad de los tra­ba­ja­do­res que aca­ban por las­trar la crea­ción de ocu­pa­ción.

El pro­gra­ma elec­to­ral del que se sir­vió el PP pa­ra ob­te­ner su triunfo en los co­mi­cios del 20 de no­viem­bre del 2011 in­cor­po­ra­ba, en­tre otras me­di­das, la crea­ción de un fon­do de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual pa­ra ca­da tra­ba­ja­dor, ins­pi­ra­do en lo que se ha ve­ni­do en lla­mar el mo­de­lo aus­tria­co.

Fun­da­men­tal­men­te, el mo­de­lo aus­tria­co, cu­ya apli­ca­ción se ini­ció en el 2003, ra­di­ca en la exis­ten­cia de un fon­do de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual y obli­ga­to­rio pa­ra el tra­ba­ja­dor que la em­pre­sa em­plea­do­ra do­ta mes a mes. Se tra­ta de una cuenta in­di­vi­dual de aho­rro del tra­ba­ja­dor, crea­da ad hoc me­dian­te el in­gre­so de una can­ti­dad pro­por­cio­nal a su sa­la­rio por ca­da año de an­ti­güe­dad. El fon­do sir­ve pa­ra ha­cer fren­te a una fu­tu­ra in­dem­ni­za­ción y es­te va acu­mu­lan­do di­ne­ro de un mo­do pro­gre­si­vo, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en España, don­de, lle­ga­do el mo­men­to, la em­pre­sa de­be pa­gar la to­ta­li­dad de la in­dem­ni­za­ción, con los efec­tos des­in­cen­ti­va­do­res a la con­tra­ta­ción fi­ja que ello con­lle­va. Ade­más, di­cho fon­do se pue­de man­te­ner aun­que se cam­bie de empleo.

Es­te mo­de­lo tie­ne la vir­tud de ale­jar de una for­ma de­fi­ni­ti­va, tan­to del tra­ba­ja­dor co­mo del em­pre­sa­rio, el pro­ble­ma de la in­dem­ni­za­ción por des­pi­do, es­pe­cial­men­te en épo­cas de cri­sis, cuan­do la te­so­re­ría de las em­pre­sas es­tá ex­haus­ta.

Es­tos aho­rros los ges­tio­nan unas en­ti­da­des –una suer­te de ca­jas de pre­vi­sión– y es­tán dis­po­ni­bles en ca­so de des­em­pleo por des­pi­do y co­mo com­ple­men­to de la pen­sión al fi­nal de la vi­da la­bo­ral del tra­ba­ja­dor, en es­te úl­ti­mo ca­so, siem­pre que su mon­to sea po­si­ti­vo al fi­na­li­zar la mis­ma. Ade­más, en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, tam­bién pue­den uti­li­zar­se pa­ra cu­brir la for­ma­ción o el re­ci­cla­je de tra­ba­ja­do­res sin empleo.

Pues bien, na­da ni re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do a lo que se aca- ba de re­fe­rir del mo­de­lo aus­tria­co apa­re­ce en el pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral pro­pues­to por el ac­tual Go­bierno. Es cier­to que el pro­gra­ma elec­to­ral del PP in­di­ca­ba que la crea­ción del fon­do de ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual se ha­ría de “for­ma acom­pa­sa­da a la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca”. Pe­ro qui­zás el pro­ble­ma re­si­de, pre­ci­sa­men­te, en es­te pun­to, en un diag­nós­ti­co po­co cer­te­ro so­bre cuál es el mo­men­to de inicio más ade­cua­do de apli­ca­ción de la te­ra­pia si lo que se pre­ten­de es co­rre­gir

Se es­tá per­dien­do una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca al no ins­tau­rar un sis­te­ma la­bo­ral si­mi­lar al mo­de­lo aus­tria­co

la dis­fun­ción a tiem­po. ¿Ha da­do, pues, el Go­bierno es­pa­ñol un pa­so en fal­so con el pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral?

Vea­mos. Se­gún da­tos del Eu­ros­tat, en enero del 2012 la ta­sa de des­em­pleo en España era del 23,3%. En Aus­tria, del 4%. Es­ta di­fe­ren­cia es abis­mal en sí mis­ma, pe­ro no nos que­de­mos aquí.

Re­tro­ce­da­mos aho­ra un po­co en el tiem­po y to­me­mos pers­pec­ti­va. En España, el se­gun­do tri­mes­tre del 2007 ofre­ció, se­gún la EPA, los me­jo­res da­tos de des­em­pleo del ci­clo de cre­ci­mien­to pre­vio a la ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca: en ese tri­mes­tre, de­cía­mos, el des­em­pleo se si­tuó en el 7,95%. ¿Y qué ocu­rría en Aus­tria en aque­llos año­ra­dos tiem­pos en el ám­bi­to la­bo­ral? El des­em­pleo me­dio en el 2007 fue del 4,4%.

Y no pien­sen us­te­des que Aus­tria ha si­do in­mu­ne a los efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca. Se­gún el Ban­co Mun­dial, su PIB se re­du­jo un 3,8% en el 2009. ¿Có­mo ex­pli­car en­ton­ces la es­ta­bi­li­dad y el buen com­por­ta­mien­to del mer­ca­do la­bo­ral aus­tria­co en un en­torno de cri­sis eco­nó­mi­ca en com­pa­ra­ción con la evo­lu­ción ca­tas­tró­fi­ca que ha su­fri­do el des­em­pleo en España en el mis­mo pe­rio­do?

Ni el mo­de­lo eco­nó­mi­co ni la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va dis­pa­res de am­bos paí­ses ex­pli­can es­te enig­ma. Con­tra­ria­men­te, la cla­ve que lo des­ve­la es­tri­ba en las ca­rac­te­rís­ti­cas de los res­pec­ti­vos mer­ca­dos la­bo­ra­les. Por ello, po­de­mos afir­mar que es­ta­mos per­dien­do una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca al no ins­tau­rar un sis­te­ma la­bo­ral si­guien­do el mo­de­lo aus­tria­co. Ca­bría re­cor­dar a los go­ber­nan­tes que una te­ra­pia prac­ti­ca­da a des­tiem­po so­la­men­te per­mi­te pos­po­ner la ex­tre­maun­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.