“So­mos 2.200 y com­pe­ti­mos con los 100.000 de In­tel”

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Norberto Ga­lle­go

Pre­gún­te­se a cual­quier usua­rio qué pro­ce­sa­dor al­ber­ga el mó­vil que lle­va con­si­go: nue­ve de ca­da diez no lo sa­ben. Y en nue­ve de ca­da diez la res­pues­ta de­be­ría ser: un chip fa­bri­ca­do so­bre una ar­qui­tec­tu­ra di­gi­tal di­se­ña­da por la em­pre­sa bri­tá­ni­ca ARM Hol­dings, que ha­ce el pa­pel de Da­vid en una in­dus­tria, la de los se­mi­con­duc­to­res, do­mi­na­da por un Go­liat de nom­bre In­tel. La di­fe­ren­cia abru­ma: en el 2011, In­tel in­gre­só 54.000 mi­llo­nes de dó­la­res (42.000 mi­llo­nes de eu­ros), se­ten­ta ve­ces más que los 491 mi­llo­nes de li­bras (595 mi­llo­nes de eu­ros) fac­tu­ra­dos por ARM.

El in­te­rés de la com­pa­ra­ción re­si­de en que mien­tras la ca­li­for­nia­na con­tro­la ca­si el 90% del mer­ca­do de chips pa­ra or­de- na­do­res, la bou­ti­que bri­tá­ni­ca do­mi­na un por­cen­ta­je al­go ma­yor en los pro­ce­sa­do­res pa­ra mó­vi­les. Los pri­me­ros son pro­du­ci­dos di­rec­ta­men­te por In­tel; los se­gun­dos, por una de­ce­na de fa­bri­can­tes que pa­gan ro­yal­tis a ARM por el uso de sus di­se­ños. Las dos tra­yec­to­rias co­rren ha­cia el cho­que pre­vi­si­ble: In­tel ha pre­sen­ta­do sus pro­ce­sa­do­res Med­field, que es­te año se in­cor­po­ra­rán a va­rios smartp­ho­nes nue­vos, mien­tras que ARM ha lo­gra­do que­brar la ex­clu­si­vi­dad que su ri­val te­nía con Mi­cro­soft (la lla­ma­da alian­za Win­tel). So­bre es­tos asun­tos, el su­ple­men­to Di­ne­ro ha con­ver­sa­do con Mi­ke In­glis, vicepresidente eje­cu­ti­vo de ARM Hol­dings y di­rec­tor ge­ne­ral de su di­vi­sión de pro­ce­sa­do­res.

El mo­de­lo de ne­go­cio de ARM es sin­gu­lar. ¿Me lo ex­pli­ca?

Di­se­ña­mos pro­pie­dad in­te­lec­tual, que ven­de­mos a la in­dus­tria de se­mi­con­duc­to­res en ré­gi­men de li­cen­cia, y por es­ta ra­zón los ro­yal­tis que re­ci­be ARM es­tán vin­cu­la­dos a la es­ca­la de esa in­dus­tria, que a su vez de­pen­de de la ca­pa­ci­dad de ca­da fa­bri­can­te de in­no­var. El con­jun­to bá­si­co de ins­truc­cio­nes de nues­tra ar­qui­tec­tu­ra es común, lo que no quie- re de­cir que todos fa­bri­quen lo mis­mo. Por lo tan­to, el va­lor se dis­tri­bu­ye en­tre mu­chos, en lu­gar de en­tre una o dos gran­des cor­po­ra­cio­nes.

Ese mo­de­lo só­lo ha fun­cio­na­do gra­cias al au­ge de los mó­vi­les.

Y en los úl­ti­mos tres años he­mos par­ti­ci­pa­do del au­ge de las ta­ble­tas. Es­ta ex­plo­sión de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les no es aje­na al he­cho de que he­mos ayu­da­do a des­agre­gar la ca­de­na de va­lor: fa­ci­li­ta­mos a los fa­bri­can­tes una pla­ta­for­ma que les per­mi­te di­fe­ren­ciar­se y com­pe­tir. Los pro­duc­tos de Ap­ple se ba­san en la ar­qui­tec­tu­ra ARM, que tam­bién es­tá en to­da la fa­mi­lia An­droid, y re­cien­te­men­te Mi­cro­soft ha anun­cia­do que la adop­ta­rá pa­ra el fu­tu­ro Win­dows 8.

Es­to les per­mi­ti­rá en­trar en el mun­do de los PC, pe­ro tam­bién quie­ren es­tar en los ser­vi­do­res y en los chips pa­ra ‘el in­ter­net de las co­sas’. ¿Son us­te­des in­sa­cia­bles?

Es­ta­mos tra­ba­jan­do con HP y con fa­bri­can­tes de chips pa­ra en­trar en los ser­vi­do­res, por aho­ra a es­ca­la de pro­to­ti­pos, pe­ro cree­mos que con so­cios de esa ca­li­dad po­dre­mos re­tar a In­tel y AMD, y cam­biar la es­truc­tu­ra de la in­dus­tria.

En coa­li­ción con dis­tin­tos fa­bri­can­tes, cla­ro…

Es fan­tás­ti­co lo que es­ta­mos vi­vien­do: en ARM so­mos só­lo 2.200 y com­pe­ti­mos con los 100.000 de In­tel. Tie­ne us­ted ra­zón en se­ña­lar que el mé­ri­to no es ex­clu­si­va­men­te de ARM, sino tam­bién de nues­tros alia­dos, co­mo Qual­comm, Te­xas Ins­tru­ments, Nvi­dia y mu­chas otras com­pa­ñías

Di­ce la le­yen­da que, en sus orí­ge­nes, ARM pu­do ha­ber si­do una fi­lial de Ap­ple. ¡Va­ya pa­ra­do­ja!

Pe­ro no del to­do exac­ta. La com­pa­ñía na­ció de la mano de un fa­bri­can­te de PC lla­ma­do Acorn, que que­ría tener sus pro­pios chips; con ese fin re­clu­tó va­rios so­cios en­tre los que es­ta­ban Philips y Ap­ple. Pe­ro, no pu­dien­do so­por­tar el cos­te de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo ne­ce­sa­rio, tu­vie­ron la idea de se­gre­gar una pe­que­ña com­pa­ñía de diez per­so­nas, que se ocu­pa­ría de di­se­ñar chips pa­ra ter­ce­ros. En ese pro­ce­so, Ap­ple –que te­nía sus pro­pias me­tas– se re­ti­ró del pro­yec­to. Al co­mien­zo, la idea era tener muy po­cos clien­tes, uno por con­ti­nen­te, co­mo mu­cho; aho­ra son cien­tos.

¿Por qué en es­ta in­dus­tria no hay una con­cen­tra­ción com­pa­ra­ble a la de otros seg­men­tos?

En reali­dad, la in­dus­tria de los se­mi­con­duc­to­res vie­ne de vuel­ta de una con­cen­tra­ción ca­si ab­so­lu­ta, ago­bian­te. Lo que es­ta­mos vien­do aho­ra es el avan­ce de com­pa­ñías que, pa­ra ser com­pe­ti­ti­vas, vie­nen a no­so­tros pa­ra ne­go­ciar li­cen­cias so­bre la ar­qui­tec­tu­ra ARM.

¿No es mu­cho ries­go di­ver­si­fi­car­se cuan­do es­tán a la som­bra de un gi­gan­te?

Es una es­tra­te­gia a cin­co o diez años, en la que po­de­mos ganar o per­der. Pe­ro, ¡có­mo son las co­sas!, In­tel tie­ne que en­trar en los mó­vi­les por­que, pa­ra se­guir cre­cien­do, ne­ce­si­ta com­pe­tir con no­so­tros. Y no­so­tros ne­ce­si­ta­mos pe­ne­trar mer­ca­dos que his­tó­ri­ca­men­te han si­do su­yos. Los ges­to­res de cen­tros de da­tos cla­man por com­bi­nar po­ten­cia y efi­cien­cia, y no­so­tros cree­mos tener una tec­no­lo­gía y un mo­de­lo de ne­go­cio vá­li­dos pa­ra sa­tis­fa­cer esa de­man­da. Des­de lue­go, In­tel ha reac­cio­na­do in­vir­tien­do ma­si­va­men­te; pe­ro den­tro de nues­tra li­mi­ta­ción de tamaño, po­de­mos apo­yar­nos en so­cios im­por­tan­tes, que mul­ti­pli­can nues­tra fuer­za. Créa­me, se­rá una di­ná­mi­ca de mer­ca­do apa­sio­nan­te.

AR­CHI­VO

Mi­ke In­glis, vicepresidente eje­cu­ti­vo de ARM Hol­dings y di­rec­tor ge­ne­ral de su di­vi­sión de pro­ce­sa­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.