Cie­rre la ofi­ci­na, pon­ga un ase­sor

La fi­gu­ra del con­sul­tor, in­ter­net y la cri­sis ace­le­ran un cam­bio de pa­ra­dig­ma: se clau­su­ran su­cur­sa­les

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

En el fu­tu­ro, bus­car una ofi­ci­na ban­ca­ria de­be­ría ser al­go pa­re­ci­do a bus­car una ca­bi­na de te­lé­fono. Ha­brá po­cas, tan po­cas que se con­ver­ti­rán en una pie­za re­si­dual. La ma­yo­ría de no­so­tros ten­drá un con­sul­tor fi­nan­cie­ro, al­guien a quien lla­mar, de la mis­ma ma­ne­ra que la ma­yo­ría de no­so­tros te­ne­mos un mó­vil y ya ape­nas usa­mos las ca­bi­nas”.

Lo di­ce Vit­to­rio Co­lus­si, con­se­je­ro de­le­ga­do de Ban­co Me­dio­la­num en España, y la re­fle­xión revive el es­pí­ri­tu de las ca­bi­nas: pen­san­do en ellas se re­cu­pe­ra la ima­gen de Jo­sé Luis Ló­pez Váz­quez, atra­pa­do en aquel ar­te­fac­to en­de­mo­nia­do, za­ran­dea­do por la grúa, su­do­ro­so y as­fi­xia­do de ner­vios e im­po­ten­cia... La ca­bi­na, una he­rra­mien­ta que hoy se an­to­ja an­te­di­lu­via­na. Pe­ro no per­da­mos el hi­lo y vol­va­mos a la his­to­ria. Real­men­te, tal co­mo pre­di­ce Vit­to­rio Co­lus­si, ¿lle­ga­rá el día en que vea­mos la ofi­ci­na ban­ca­ria tan des­fa­sa­da, tan an­ti­cua­da, co­mo hoy po­de­mos ver una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca?

Ocu­rra lo que ocu­rra, hay un pro­ce­so abier­to. Se es­tá in­ten­si­fi­can­do el plan de cie­rre de ofi­ci­nas en España, con­se­cuen­cia de un aba­ni­co de cir­cuns­tan­cias. Co­bra fuer­za la fi­gu­ra del con­sul­tor per­so­na­li­za­do, se mul­ti­pli­ca el pa­pel de in­ter­net y se acen­túa el pe­so de la cri­sis, que le ha da­do la vuel­ta al cal­ce­tín. En los es­tu­pen­dos años pre­vios a es­ta de­pre­sión, pro­li­fe­ra­ban las ofi­ci­nas en España. Aho­ra se tie­ne que aho­rrar.

En to­do ca­so, el plan se an­to­ja lar­go y la­bo­rio­so: la ban­ca­ri­za­ción es­pa­ño­la ha si­do siem­pre un fe­nó­meno in­cues­tio­na­ble, tal co­mo ilus­tra el grá­fi­co que acom­pa­ña es­ta pie­za. Las ci­fras lo di­cen to­do. En España, en di­ciem­bre del 2010, ha­bía 94 ofi­ci­nas por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes, un da­to des­pro­por­cio­na­do si se con­tras­ta con los nú­me­ros de la UE de los Quin­ce, don­de se con­ta­ban 42 se­des por ca­da cien mil clien­tes (sin en­trar ya en el ca­so ho­lan­dés, de ape­nas 17 ofi­ci­nas por cien mil...).

Cons­cien­tes de ese des­fa­se, un buen pu­ña­do de en­ti­da­des es­pa­ño­las o ra­di­ca­das en el país apues­tan por un cam­bio de pa­ra­dig­ma. La fi­gu­ra del con­sul­tor es­pe­cia­li­za­do, el au­ge de in­ter­net y la aten­ción a tra­vés del te­lé­fono fa­ci­li­tan la sus­ti­tu­ción de las ofi­ci­nas, cu­yo pa­pel si­gue sien­do im­por­tan­te, aun­que se an­to­ja re­si­dual des­de una pers­pec­ti­va a me­dio pla­zo.

España, ya lo ven en los nú­me­ros, se ha que­da­do atrás. Sin em­bar­go, a su rit­mo, va ha­cien­do su tra­ba­jo. En el pri­mer trie­nio de la cri­sis, ban­cos, ca­jas y coope­ra­ti­vas han ce­rra­do 2.770 su­cur­sa­les, sin con­tar las 2.504 que han clau­su­ra­do en los tres úl­ti­mos tri­mes­tres. La ne­ce­si­dad aprie­ta.

“Al inicio de nues­tro pro­ce­so de fu­sio­nes, en el 2010, no­so­tros con­tá­ba­mos con 1.704 ofi­ci­nas. Aho­ra he­mos ce­rra­do 280 –di­ce Al­bert Puig, de BMN–. Al prin­ci­pio ac­tua­mos se­gún cri­te­rios de pro­xi­mi­dad: jun­ta­mos las ofi­ci­nas que es­ta­ban más pró­xi­mas. Lue­go nos mo­vie­ron cri­te­rios de ren­ta­bi­li­dad. Las ofi­ci­nas con peo­res cuen­tas de ex­plo­ta­ción han des­apa­re­ci­do. Cal­cu­la­mos que en es­te ejer­ci­cio ha­bre­mos re­du­ci­do nues­tros cos­tes en un 23% a tra­vés de es­tas ac­cio­nes”.

Otras en­ti­da­des han ac­tua­do de la mis­ma ma­ne­ra. “En el pe­rio­do de la cri­sis he­mos eli­mi­na­do al­re­de­dor de 300 ofi­ci­nas”, di­ce An­to­nio Bel­mon­te, del Ban­co Po­pu­lar, en un pro­ce­so que se pre­su­me con­ti­nua­do en el tiem­po. “Ca­da ca­so se es­tu­dia­rá pro­vin­cia a pro­vin­cia. Pe­ro la idea es­tá cla­ra: la in­te­gra­ción de­be dar lu­gar a me­nos ofi­ci­nas”. Ban­kia ha clau­su­ra­do 853 ofi­ci­nas en es­te mis­mo tiem­po. Ban­ca Cí­vi­ca, 157.

Otros no han te­ni­do que ac­tuar de esa ma­ne­ra. El ita­liano Ban­co Me­dio­la­num no ne­ce­si­ta ce­rrar ofi­ci­nas. En­tre otros mo­ti­vos, por­que nun­ca ha con­ta­do con ellas. Su mo­de­lo es dis­tin­to, con­se­cuen­cia de una se­rie de fac­to­res: en­tre ellos, que la en­ti­dad ape­nas su­ma 30 años de vi­da. “Co­mo ban­co, na­ci­mos en 1997. Y esa fue una suer- te pa­ra no­so­tros –di­ce Co­lus­si–. Si hu­bié­ra­mos apa­re­ci­do antes, hu­bié­ra­mos abier­to ofi­ci­nas. Al ha­cer­lo a fi­na­les del si­glo pa­sa­do, en­ton­ces pu­di­mos con­cen­trar­nos en in­ter­net”.

La en­ti­dad, que dis­po­ne de una car­te­ra de 75.000 clien­tes en España, ofre­ce un mo­de­lo de ges­tión con es­ca­sos re­fe­ren­tes en su en­torno: en su ca­so, da pre­va­len­cia a la aten­ción te­le­fó­ni­ca y a los con­sul­to­res per­so­na­li­za­dos (tie­ne 500), muy por en­ci­ma de la aten­ción en ofi­ci­nas. Ape­nas cuenta con una úni­ca su­cur­sal, en Bar­ce­lo­na.

“Nues­tros con­sul­to­res son nues­tras ofi­ci­nas am­bu­lan­tes –di­ce Car­los Tus­quets, pre­si­den­te de la en­ti­dad–. Son ase­so­res con una es­tra­te­gia pre­ci­sa y cla­ra”. “Des­de el si­glo XV, el mo­de­lo de la ban­ca ape­nas ha­bía cam­bia­do –di­ce Co­lus­si–. Sin em­bar­go, in­ter­net es­tá trans­for­mán­do­lo to­do. En el fu­tu­ro, na­die se to­ma­rá la mo­les­tia de ca­mi­nar 200 me­tros has­ta su ofi­ci­na si pue­de re­sol­ver cual­quier ges­tión a tra­vés del mó­vil, lla­man­do a su con­sul­tor, que le aten­de­rá a cual­quier ho­ra, in­clu­so en fin de se­ma­na”.

VI­CE­NÇ LLURBA

Ofi­ci­nas ban­ca­rias en una ca­lle de Cam­brils (Ta­rra­go­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.