¿DÓN­DE ES­TÁ EL MÍ­NI­MO DEL IBEX 35?

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 - Juan M. Vi­cen­te Casadevall

Licenciado en Cien­cias Eco­nó­mi­cas. Kess­ler & Casadevall Ase­so­ra­mien­to Fi­nan­cie­ro

El pa­sa­do oto­ño ti­tu­lé “Ha­cia mí­ni­mos” un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en es­ta mis­ma sec­ción (11/IX/2011). Un par de tri­mes­tres des­pués, ya nos en­con­tra­mos prác­ti­ca­men­te ahí, tras un úl­ti­mo mes pa­ra ol­vi­dar que ha su­pues­to una caí­da de más de 1.500 pun­tos. Efec­ti­va­men­te, los mí­ni­mos a los que nos re­fe­ría­mos eran los fa­mo­sos del 9 de mar­zo del 2009, cuan­do el Ibex 35 ce­rró en po­co más de 6.800 pun­tos.

La ren­ta va­ria­ble es­pa­ño­la es la apes­ta­da, no só­lo de Eu­ro­pa, sino del mun­do, ya que es la que peor com­por­ta­mien­to re­gis­tra es­te año. Los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les han ahon­da­do en su es­pan­ta­da y en par­ti­cu­lar los ban­cos se si­túan en el ojo del hu­ra­cán. Igual que no­so­tros, es­tos in­ver­so­res no se creen sus ba­lan­ces, en vis­ta de que las pre­vi­sio­nes de re­ce­sión en España em­peo­ran por mo­men­tos.

Co­mo apun­té en es­tas pá­gi­nas el pa­sa­do 26 de fe­bre­ro, la vi­sión en la que se ins­ta­la­ban no po­cos ana­lis­tas, al ca­lor de las subidas bur­sá­ti­les del prin­ci­pio de año, so­bre que la re­ce­sión po­dría ser sua­ve y re­la­ti­va­men­te cor­ta, no me pa­re­cía fun­da­da. Las úl­ti­mas pre­vi­sio­nes co­no­ci­das es­ta se­ma­na por par­te de la Fundación de las Ca­jas de Aho­rros ape­nas to­can el da­to de re­ce­sión es­pe­ra­do pa­ra es­te año, pe­ro aho­ra apun­tan que la economía es­pa­ño­la po­dría se­guir en re­ce­sión en el 2013.

Efec­ti­va­men­te, una con­ti­nua­ción de la con­trac­ción eco­nó­mi­ca no pue­de ha­cer otra co­sa que de­te­rio­rar aún más los ba­lan­ces de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, me­dian­te un au­men­to de la mo­ra y una caí­da ma­yor del va­lor o pre­cio de los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios en es­tos ba­lan­ces. Por ello, el cas­ti­go al sec­tor fi­nan­cie­ro no de­bie­ra de sor­pren­der, a pe­sar de que su­pues­ta­men­te el va­lor en bol­sa del mis­mo es só­lo de al­re­de­dor del 40% del va­lor con­ta­ble. La su­pues­ta in­fra­va­lo­ra­ción se­ría una se­ñal de com­pra, sino fue­ra por­que ese va­lor en li­bros es­ta com­ple­ta­men­te en sol­fa. Si a ello aña­di­mos el pro­ble­ma de Rep­sol YPF (una de las po­cas gran­des com­pa­ñías con un desem­pe­ño re­la­ti­va­men­te bueno), an­te la pre­ten­di­da na­cio­na­li­za­ción de YPF por par­te del Go­bierno ar­gen­tino, no es de ex­tra­ñar el des­plo­me del Ibex.

La gran cues­tión que se plan­tea en es­tos mo­men­tos so­bre la bol­sa es­pa­ño­la es si la úl­ti­ma re­sis­ten­cia apre­cia­ble que le que­da, los 6.700/6.800 pun­tos co­rres­pon­dien­tes a los mí­ni­mos del 2009, se­rán per­fo­ra­dos a la ba­ja. O, por el con­tra­rio, es­te pue­de ser un buen pun­to de en­tra­da con un po­co de pers­pec­ti­va y si uno es­tá dis­pues­to o es ca­paz de aguan­tar la vo­la­ti­li­dad que pue­da pro­du­cir­se du­ran­te el ca­mino.

Pues bien, el pri­mer co­men­ta­rio que quie­ro ha­cer lle­gar es que, en reali­dad, a un in­ver­sor o aho­rra­dor que bus­ca pre­ser­var su ca­pi­tal y ob­te­ner ren­ta­bi­li­da­des ra­zo­na­bles en el tiem­po es­ta cues­tión de­bie­ra im­por­tar­le po­co. La cons­truc­ción de car­te­ras de in­ver­sión só­li­das y am­plia­men­te di­ver­si­fi­ca­das en todos los sen­ti­dos es lo que de­bie­ra pre­va­le­cer. Di­cho es­to, tra­ta­ré de pro­por­cio­nar al­gu­na pers­pec­ti­va, te­nien­do pre­sen­te que iden­ti­fi­car los mí­ni­mos o má­xi­mos cí­cli­cos con pre­ci­sión es im­po­si­ble.

Pri­me­ro pa­re­ce pro­ba­ble que la caí­da no ha­ya ter­mi­na­do aquí. La ló­gi­ca es­ta­ría en el he­cho de que no nos en­con­tra­ría­mos en me­dio, sino en el co­mien­zo de una nue­va re­ce­sión. El aná­li­sis his­tó­ri­co del desem­pe­ño bur­sá­til, aso­cia­do al ci­clo eco­nó­mi­co, re­ve­la que di­fí­cil­men­te pue­de es­pe­rar­se un re­bo­te sos­te­ni­do o

No es des­car­ta­ble que en al­gún mo­men­to de má­xi­mo es­trés pue­da ver­se al Ibex al­re­de­dor de los 5.500 pun­tos

una re­cu­pe­ra­ción bur­sá­til cuan­do se es­tá en el prin­ci­pio de una con­trac­ción de la ac­ti­vi­dad. Adi­cio­nal­men­te, el pe­so de sec­tor ban­ca­rio en el Ibex si­gue sien­do ele­va­do, por lo que de con­ti­nuar las caí­das en las co­ti­za­cio­nes de los ban­cos, es di­fí­cil que el se­lec­ti­vo co­mo ín­di­ce pue­da remontar.

En se­gun­do lu­gar, el ca­li­bre de la caí­da adi­cio­nal, de pro­du­cir­se, pue­de ser fá­cil­men­te de dos dí­gi­tos y no es des­car­ta­ble que en al­gún mo­men­to de má­xi­mo es­trés pue­da ver­se al Ibex al­re­de­dor de los ni­ve­les del fi­nal del ci­clo bur­sá­til ba­jis­ta de pri­me­ros de la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do la co­ti­za­ción lle­gó a ron­dar los 5.500 pun­tos. La re­fle­xión fi­nal es que qui­zás uno pue­da co­men­zar a plan­tear­se rea­li­zar com­pras ya des­de es­tos ni­ve­les con el ob­je­to de ob­te­ner un pre­cio me­dio de en­tra­da atrac­ti­vo en la bol­sa es­pa­ño­la, ya que, co­mo de­ci­mos, no es po­si­ble an­ti­ci­par el sue­lo del mer­ca­do.

No obs­tan­te, en el en­torno de cam­bio es­truc­tu­ral eco­nó­mi­co de los úl­ti­mos años, uno no de­bie­ra tam­po­co es­pe­rar re­cu­pe­ra­cio­nes de las co­ti­za­cio­nes ni sos­te­ni­das ni de­fi­ni­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.