La es­pe­ran­za es­tá en los mí­ni­mos

La Vanguardia - Dinero - - INVERSIÓN COLECTIVA - Pri­mo Gon­zá­lez

Las ma­las no­ti­cias no aca­ban de apa­re­cer en el ho­ri­zon­te in­me­dia­to de los in­ver­so­res, en par­ti­cu­lar de los que quie­ren to­mar el pul­so a la vi­da eco­nó­mi­ca a tra­vés de la ren­ta va­ria­ble. La bol­sa es­pa­ño­la ha vi­vi­do una nue­va se­ma­na a la ba­ja, con las cons­truc­to­ras y los ban­cos mar­can­do la pau­ta de los re­tro­ce­sos, más el in­ci­den­te pun­tual de la pe­tro­le­ra Rep­sol.

En los tres fren­tes, los mo­ti­vos pa­ra los re­tro­ce­sos abun­dan, lo que tras­la­da al con­jun­to una sen­sa­ción de des­am­pa­ro con­si­de­ra­ble, só­lo me­dia­ti­za­da por el he­cho de que el mer­ca­do se en­cuen­tra en zo­na de mí­ni­mos, no ya del año, sino des­de el es­ta­lli­do de la cri­sis de Leh­man Brot­hers (2008), si­tua­ción bas­tan­te insólita en­tre las eco­no­mías y, por lo tan­to, las bol­sas oc­ci­den­ta­les, que ca­da se­ma­na se dis­tan­cian un po­co más del mer­ca­do bur­sá­til es­pa­ñol.

No es de ex­tra­ñar, pues, que los ges­to­res ha­yan re­di­se­ña­do por com­ple­to sus es­tra­te­gias de in­ver­sión pa­ra es­te año, to­man­do co­mo ba­se de sus apues­tas los mer­ca­dos emer­gen­tes y otros mer­ca­dos, in­clu­so los de paí­ses desa­rro­lla­dos más pró­xi­mos, en los que se ob­ser­van más que sín­to­mas cla­ros de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Si eso ha­cen los ges­to­res, los in­ver­so­res no tie­nen ra­zo­nes pa­ra apos­tar por es­ce­na­rios de ma­yor ries­go. El des­pla­za­mien­to de di­ne­ro des­de los fon­dos bur­sá-

El ale­ja­mien­to de la bol­sa es­pa­ño­la pue­de agu­di­zar­se an­te el au­men­to de los ries­gos en La­ti­noa­mé­ri­ca Los in­ver­so­res si­guen des­pla­zan­do flu­jos ha­cia los fon­dos ga­ran­ti­za­dos y los de ren­ta fi­ja a cor­to pla­zo

tiles ha­cia los de per­fil más con­ser­va­dor, tan­to ga­ran­ti­za­dos co­mo de ti­po mix­to y, so­bre to­do, a los fon­dos de ren­ta fi­ja a cor­to pla­zo, es­tá sien­do im­por­tan­te. Los flu­jos de aho­rro que hu­yen del sec­tor pa­re­cen ha­ber dis­mi­nui­do de for­ma con­si­de­ra­ble, ya que ca­da vez es­tán más equi­li­bra­das las po­si­cio­nes de re­em­bol­sos y apor­ta­cio­nes.

En to­do ca­so, la va­lo­ra­ción de la opor­tu­ni­dad de unos ni­ve­les mí­ni­mos de pre­cios es­tá en es­tos mo­men­tos con­di­cio­na­da por el he­cho de que la ma­yor par­te de las pre­vi­sio­nes apun­ten ha­cia una cri­sis eco­nó­mi­ca de du­ra­ción al­go más lar­ga de lo que se es­ti­ma­ba has­ta aho­ra. Ade­más, la cri­sis de la pe­tro­le­ra Rep­sol ha des­per­ta­do en al­gu­nos me­dios la sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre so­bre las ma­si­vas in­ver­sio­nes de las em­pre­sas es­pa­ño­las del Ibex 35 en La­ti­noa­mé­ri­ca.

La im­por­tan­te pre­sen­cia de em­pre­sas es­pa­ño­las en esos mer­ca­dos era un ele­men­to que ten­día a equi­li­brar la im­pron­ta ne­ga­ti­va de la economía es­pa­ño­la. Ese fac­tor de equi­li­brio y de apor­ta­ción di­fe­ren­cial po­si­ti­va es­tá en es­tos mo­men­tos so­me­ti­do a al­gu­nas du­das. No to­do en La­ti­noa­mé­ri­ca es Ar­gen­ti­na, pe­ro al­gu­nos in­ver­so­res po­drían to­mar dis­tan­cia de unos mer­ca­dos en los que hay un nue­vo fac­tor de ries­go, po­co va­lo­ra­do has­ta la fe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.