Pa­ra huir del tu­ris­ta, na­da co­mo un ‘veï­nat’

Una ma­sía en el ve­cin­da­rio de Puig­ca­lent, de Re­gen­cós, apor­ta un oa­sis de paz pa­ra los aman­tes de la tran­qui­li­dad sin es­tar muy ais­la­dos

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Palarea

Un veï­nat es un con­jun­to de ca­sas de cam­po uni­das o re­la­ti­va­men­te cer­ca­nas en­tre ellas, que cons­ti­tu­yen un pe­que­ño nú­cleo de po­bla­ción pró­xi­mo a un pue­blo. Go­za de la ven­ta­ja de la cer­ca­nía a un cen­tro ur­bano sin los in­con­ve­nien­tes que con­lle­va es­tar en el in­te­rior de un pue­blo que ten­ga un gran atrac­ti­vo tu­rís­ti­co y que atrai­ga a mu­chos vi­si­tan­tes, un fe­nó­meno que se acre­cien­ta en épo­ca es­ti­val.

Puig­ca­lent es uno de los veï­nats de Re­gen­cós, un plá­ci­do pue­blo prin­ci­pal­men­te agrí­co­la del Baix Em­por­dà y con gran afluen­cia de ve­ra­nean­tes.

Mas Bla­dó, la ca­sa que hoy se aso­ma a es­tas pá­gi­nas, es una de las cua­tro ma­sías de es­te pe­que­ño veï­nat. Da­ta de 1799, tal co- mo re­za en la puer­ta de en­tra­da y fue re­cons­trui­da ha­ce diez años, pe­ro con­ser­va esa pá­ti­na de au­ten­ti­ci­dad y so­le­ra de las ma­sías bien res­tau­ra­das que han sa­bi­do man­te­ner elementos de su épo­ca que le dan un va­lor aña­di­do, co­mo el po­zo, el horno de le­ña o la vie­ja y gran­de chi­me­nea ho­gar que se en­cuen­tra en la co­ci­na.

La ca­sa, de 450 m2, se asien­ta so­bre un te­rreno llano de 2.200 m2 en los que tie­ne ca­bi­da un huer­to y ga­lli­ne­ros –aun­que aho­ra es­tán en desuso–, ade­más de una edi­fi­ca­ción in­de­pen­dien­te en lo que era el an­ti­guo pa­jar, hoy re­con­ver­ti­do en la ca­sa de los guar­de­ses.

El jar­dín tie­ne unas me­di­das co­rrec­tas y aco­ge dos pe­que­ñas y ro­mán­ti­cas zo­nas, una ba­jo una gra­cio­sa pér­go­la de hie­rro, que en ve­rano pro­yec­ta una re­pa­ra­do­ra som­bra gra­cias a la tre­pa­do­ra que la cu­bre y una su­ge­ren­te ca­ma de hie­rro ba­jo un cen­te­na­rio

oli­vo, perfecta pa­ra dis­fru­tar de las pues­tas de sol am­pur­da­ne­sas.

Antes de en­trar en la ca­sa nos en­con­tra­mos con un por­che de­co­ra­do de ma­ne­ra muy rús­ti­ca pe­ro lleno de de­ta­lles, don­de ade­más de una zo­na de es­tar se ubi­ca una gran me­sa y la bar­ba­coa.

Ya en el in­te­rior, fran­quea­da la puer­ta, lo pri­me­ro que nos lla­ma la aten­ción del ves­tí­bu­lo es el po­zo, es­tra­té­gi­ca­men­te ilu­mi­na­do. En es­ta mis­ma plan­ta, un cuar­to de ba­ño com­ple­to, la zo­na de la­va­de­ro y la bo­de­ga. Tras su­bir unos po­cos es­ca­lo­nes nos en­con­tra­mos con la co­ci­na, tam­bién muy rús­ti­ca y ba­jo bó­ve­da ca­ta­la­na de ca­ñi­zo. Se ha te­ni­do el acier­to de con­ser­var el horno, el ho­gar y una me­sa con su ban­co de ma­de­ra ori­gi­na­les de la an­ti­gua ma­sía. El sue­lo de prác­ti­ca­men­te to­da la ca­sa es de to­ba ca­ta­la­na, vi­si­ble­men­te mar­ca­do por el pa­so del tiem­po.

En el pi­so su­pe­rior una gran es­tan­cia ha­ce la fun­ción de dis­tri­bui­dor y ne­xo de unión de tres de las cua­tro ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa, co­lo­ris­tas y lla­ma­ti­vas, que con­ser­van los an­ti­guos fes­te­ja­dors de las ven­ta­nas. Dos com­ple­tos cuar­tos de ba­ño asis­ten a las ha­bi­ta­cio­nes.

Al sa­lón tam­bién se lle­ga des­de es­ta gran es­tan­cia. Es una pie­za aco­ge­do­ra y lu­mi­no­sa de­co­ra­da al es­ti­lo pro­ven­zal y con una ele­gan­te chi­me­nea fren­te a las bu­ta­cas de lec­tu­ra. De aquí par­te una pe­que­ña es­ca­le­ra se­mi­cir­cu­lar que nos con­du­ce a una cuar­ta ha­bi­ta­ción, con el te­cho li­ge­ra­men­te abuhar­di­lla­do y con vie­jas vi­gas de ma­de­ra. Tie­ne sa­li­da a una te­rra­za chill out des­de la que se con­tem­pla una be­lla vis­ta de las ca­sas y cam­pos co­lin­dan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.