¿Por qué no pro­bar con el feng shui?

Se­gún es­ta téc­ni­ca mi­le­na­ria china, la vi­vien­da in­flu­ye en la sa­lud y el bie­nes­tar de las per­so­nas

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez

Me en­con­tré una vez con el ca­so de un ni­ño de cua­tro años que no con­se­guía dor­mir una no­che en­te­ra sin des­per­tar­se, se­gún me con­ta­ba su ma­dre. Lo ha­bían lle­va­do ya a va­rios mé­di­cos y ha­bían pro­ba­do suer­te con dis­tin­tos tra­ta­mien­tos, sin dar con so­lu­ción al­gu­na, por­que el ni­ño se­guía sin con­se­guir dor­mir de un ti­rón. Al fi­nal acu­die­ron a mi es­tu­dio y usan­do el feng shui ana­li­cé el es­pa­cio de su dor­mi­to­rio. Gra­cias a ello, de­tec­té que el pro­ble­ma era que en­ci­ma de la ca­ma ha­bía una es­tan­te­ría. Fue qui­tar­la y esa mis­ma no­che el pe­que­ño ya pu­do dor­mir de un ti­rón”, ex­pli­ca la con­sul­to­ra e ins­truc­to­ra de feng shui Mon­tse­rrat Bel­trán Mi­ras.

Es­te es só­lo un de los ca­sos que ha lle­va­do es­ta con­sul­to­ra, pe­ro sir­ve pa­ra ilus­trar el mo­do en que mu­chas per­so­nas acu­den al feng shui en bus­ca de so­lu­cio­nes tras “ha­ber­lo pro­ba­do to­do”, co­mo se di­ce po­pu­lar­men­te.

“En el ca­so del ni­ño –pun­tua­li­za la ex­per­ta–, el pro­ble­ma era que es­te no po­día dor­mir por el pe­so psi­co­ló­gi­co que ejer­cía la es­tan­te­ría so­bre él. Una pre­sión que no tie­ne por qué afec­tar a un adul­to, pe­ro sí a un ni­ño”.

El feng shui con­sis­te, pre­ci­sa­men­te, en un con­jun­to de ac­cio­nes que per­mi­ten me­jo­rar el bie­nes­tar de las per­so­nas en la vi­vien­da, así co­mo en el lu­gar de tra­ba­jo. Se tra­ta, por ejem­plo, de as­pec- tos co­mo la orien­ta­ción de la ca­ma (no es lo mis­mo dor­mir vien­do la puer­ta, que si es­ta no es­tá a nues­tro al­can­ce vi­sual), la po­si­ción de los mue­bles o el or­den en el ho­gar.

La ma­yo­ría de ac­cio­nes o cam­bios que se pue­de rea­li­zar son de sen­ti­do común y, en mu­chos ca­sos, ya las rea­li­za­mos sin ser cons­cien­tes de ello. “La for­ma de los dis­tin­tos elementos que in­te­gran la vi­vien­da, co­mo los mue­bles, es im­por­tan­te. Con­vie­ne evi­tar las for­mas irre­gu­la­res o los es­pa­cios en for­ma de ele o de u, así co­mo los trian­gu­la­res”, ex­pli­ca Bel­trán. La ex­per­ta tam­bién re­co­mien­da que no ha­ya su­per­fi­cies ás­pe­ras o cor­tan­tes. Es­tos sim­ples cam­bios ayu­dan a que la vi­da en el ho­gar sea, sin que nos de­mos cuenta, más fruc­tí­fe­ra.

Otro as­pec­to que tener en cuenta, se­gún el feng shui, es la co­lo­ca­ción de las co­sas en el lu­gar ade­cua­do. Ca­da co­sa tie­ne su es­pa­cio. Al igual que no se­ría ló­gi­co tener el mi­cro­on­das en el co­me­dor, tam­po­co es con­ve­nien­te que el or­de­na­dor es­té en el dor­mi­to­rio. Por­que es un ob­je­to que aso­cia­mos con el tra­ba­jo o bien el ocio, pe­ro no con el des­can­so. Tam­bién es­tá la com­bi­na­ción ade­cua­da de los co­lo­res. No trans­mi­ten lo mis­mo los co­lo­res cá­li­dos que los fríos. Y, por po­ner un úl­ti­mo ejem­plo, la ex­per­ta re­co­mien­da “no es­tar sen­ta­do en el es­cri­to­rio de es­pal­das a la puer­ta de en­tra­da, por­que no nos per­mi­te con­cen­trar­nos”.

Si a pe­sar de to­do el feng shui si­gue sin con­ven­cer­les, Bel­trán acon­se­ja sim­ple­men­te “pro­bar suer­te pa­ra ver si fun­cio­na”. No se pier­de na­da por in­ten­tar­lo...

GLOW DE­COR / GETTY

Se­gún el feng shui, el or­den en el ho­gar con­tri­bu­ye a crear es­pa­cios más placente- ros y a que las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des se reali­cen de for­ma más fá­cil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.