El BCE rom­pe el mol­de del Bun­des­bank

Di­se­ña­do a ima­gen y se­me­jan­za del ban­co ale­mán, el BCE, que el jue­ves reúne a su consejo en Bar­ce­lo­na, ha ro­to el cor­sé for­za­do por la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Bea­triz Na­va­rro

Ins­pi­rar el mis­mo res­pe­to que su mol­de ori­gi­nal, el Bun­des­bank, ha si­do una au­tén­ti­ca ob­se­sión pa­ra el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo des­de su crea­ción en 1998. La es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria por en­ci­ma de to­do era el man­tra del an­ti­guo emi­sor ale­mán. La in­de­pen­den­cia del po­der po­lí­ti­co, el se­cre­to –a ojos de unos ciu­da­da­nos trau­ma­ti­za­dos por la hi­per­in­fla­ción que alum­bró el na­zis­mo– del mi­la­gro eco­nó­mi­co que si­guió a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Lo que fun­cio­na­ba pa­ra Ale­ma­nia de­bía fun­cio­nar pa­ra Eu­ro­pa. Y el BCE he­re­dó co­mo úni­ca mi­sión el con­trol de la es­ta­bi­li­dad de pre­cios, sin dis­trac­cio­nes co­mo el es­tí­mu­lo del cre­ci­mien­to, co­mo es el ca­so de la Re­ser­va Fe­de­ral. Y a esa mi­sión se de­di­có plá­ci­da­men­te los pri­me­ros diez años de su exis­ten­cia. Has­ta que es­ta­lló la cri­sis de deu­da y to­do cam­bió.

Tras pac­tar el res­ca­te de Gre­cia, en ma­yo del 2010, el en­ton­ces pre­si­den­te del BCE Jean-clau­de Tri­chet tuvo que su­pe­rar sus pro­pios re­mil­gos y, en me­dio de una ola de pá­ni­co en los mer­ca­dos, em­pe­zar a com­prar bo­nos de deu­da grie­ga y por­tu­gue­sa pa­ra im­pe­dir el con­ta­gio de la cri­sis al res­to de la zo­na euro.

Des­de en­ton­ces, los cho­ques con Ale­ma­nia han si­do con­ti­nuos, y más so­na­dos de lo que la dis­cre­ción re­co­mien­da pa­ra ins­ti­tu­ción tan sui gé­ne­ris co­mo el BCE, un ban­co cen­tral sin un Es­ta­do ni un Te­so­ro de­trás.

De­ma­sia­dos cam­bios y de­ma­sia­do rá­pi­dos a ojos de los hal­co­nes del Bun­des­bank, que ven con preo­cu­pa­ción có­mo el BCE vue­la so­lo, có­mo la dis­tan­cia en­tre sus pa­la­bras y sus ac­tos se am­plía, có­mo se ale­ja, en de­fi­ni­ti­va, de su tra­di­ción or­to­do­xa.

“Te­ne­mos que pre­ser­var la cre­di­bi­li­dad del BCE, ¡es una de las po­cas co­sas que nos que­da!”, re­cla­ma­ba es­ta se­ma­na su ac­tual pre­si­den­te, Ma­rio Drag­hi. El pro­gra­ma de com­pra de deu­da, que el ve­rano pa­sa­do se di­ri­gió por pri­me­ra vez a com­prar bo­nos de España e Ita­lia, se ha de­ja­do en sus­pen­so. Y mien­tras los paí­ses del sur le pi­den que in­ter­ven­ga en cuan­to sea ne­ce­sa­rio, al nor­te del Rin se le exi­ge que eche el freno y se de­di­que es­tric­ta­men­te a lo que le man­dan los tra­ta­dos.

La cre­di­bi­li­dad del BCE es el ca­ba­llo de ba­ta­lla por ex­ce­len­cia de es­ta cri­sis. Qué pue­de ha­cer y

Lo que fun­cio­na­ba pa­ra Ale­ma­nia de­bía fun­cio­nar pa­ra el BCE, cu­ya mi­sión se li­mi­ta al con­trol de pre­cios

qué no, pa­ra pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad de pre­cios en un mo­men­to en que lo que es­tá en jue­go ya no es que la in­fla­ción suba unas dé­ci­mas, sino que uno de sus so­cios sea as­fi­xia­do por sus deu­das o por los mer­ca­dos,

La frac­tu­ra in­ter­na en el BCE a

El pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi jun­to a la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.