‘Ger­ma­ni­zar’ Frankfurt

Ale­ma­nia em­pu­ja a España fue­ra del di­rec­to­rio del BCE

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - B.N.

La suer­te es­tá echa­da. El pró­xi­mo 31 de ma­yo España ce­de­rá a Luxemburgo la si­lla que du­ran­te 14 años ha ocu­pa­do en el di­rec­to­rio del BCE. Co­mo en teo­ría lo que im­por­ta no son las na­cio­na­li­da­des, sino las per­so­nas, lo co­rrec­to se­ría de­cir que ese día Jo­sé Manuel Gon­zá­lez-pá­ra­mo ce­de­rá su si­tio a Yves Mersch. No era lo que España te­nía pla­ni­fi­ca­do, pe­ro el equi­li­brio de po­der for­man­do en los úl­ti­mos años en la cú­pu­la del ban­co no le fa­vo­re­cía. La re­gla no es­cri­ta por la que, des­de su crea­ción, los cua­tro gran­des paí­ses del euro te­nían plaza fi­ja en el consejo eje­cu­ti­vo del BCE no se per­pe­tua­rá con el re­le­vo de Gon­zá­lez-pá­ra­mo.

Ber­lín se la ha apli­ca­do pa­ra sí y tie­ne ga­ran­ti­za­da la plaza has­ta el 2020. Su prio­ri­dad aho­ra es otra: ger­ma­ni­zar Frankfurt. Es de­cir, co­rre­gir la ac­tual re­la­ción de fuer­zas y ase­gu­rar­se la en­tra­da de un país con una tra­di­ción mo­ne­ta­ria más afín a la su­ya en la cú­pu­la del BCE, don­de hoy hay un ita­liano, un por­tu­gués, un es­pa­ñol, un fran­cés, un bel­ga y un ale­mán. El ex­ce­len­te can­di­da­to de Luxemburgo, ac­tual go­ber­na­dor de su ban­co cen­tral (go­za de un enor­me pres­ti­gio en­tre eco­no­mis­tas y po­lí­ti­cos eu­ro­peos), pu­so fá­cil la ju­ga­da a An­ge­la Mer­kel.

La de­ci­sión se for­ma­li­za­rá en cuan­to pa­sen las elec­cio­nes pre- si­den­cia­les fran­ce­sas, qui­zás “el lu­nes si­guien­te, por pro­ce­di­mien­to es­cri­to”, ex­pli­can fuen­tes di­plo­má­ti­cas. España, por su par­te, ob­ten­drá la di­rec­ción del nue­vo fon­do de res­ca­te del euro, un pues­to más téc­ni­co que po­lí­ti­co im­po­si­ble de con­si­de­rar co­mo una com­pen­sa­ción por la sa­li­da del di­rec­to­rio del BCE.

Apa­re­ja­da a es­te nom­bra­mien­to iba la de­ci­sión so­bre la pre­si­den­cia del Eu­ro­gru­po, la reunión men­sual de mi­nis­tros de Fi­nan­zas de la zo­na euro. Ale­ma­nia se ha sa­li­do con la su­ya tam­bién en es­te pun­to y, de acuer­do con las fuen­tes, es­tá de­ci­di­do que sea su re­pre­sen­tan­te, Wolf­gang Schäu­ble, quien re­le­ve a Jean-clau­de

Ale­ma­nia se que­da con la pre­si­den­cia del Eu­ro­gru­po y de­ja a España la di­rec­ción del fon­do de res­ca­te

Junc­ker al fren­te de es­te foro.

Al po­der na­tu­ral de in­fluen­cia po­lí­ti­ca de Ale­ma­nia se su­ma­rá des­de el 17 de ju­lio, cuan­do Junc­ker ter­mi­na su ac­tual man­da­to, el po­der fac­tual que im­pli­ca pre­si­dir el Eu­ro­gru­po. De­ma­sia­do po­der ale­mán jun­to pa­ra Pa­rís, que ha pre­sio­na­do has­ta el lí­mi­te pa­ra que el nom­bra­mien­to no se hi­cie­ra efec­ti­vo has­ta pa­sa­das las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

Con la en­tra­da de Mersch en la cú­pu­la del BCE, la co­ci­na de sus de­ci­sio­nes, Mer­kel con­ten­ta de pa­so a la men­guan­te alian­za de la tri­ple A. El gru­po de pe­que­ños paí­ses que to­da­vía go­za de la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia (cua­tro, tras la sa­li­da de Aus­tria: Ale­ma­nia, Fin­lan­dia, Ho­lan­da y Luxemburgo) y que pi­de que se re­co­noz­ca su bue­na ges­tión con una voz más fuer­te en Frankfurt.

Lu­chas de po­der apar­te, el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, pi­dió es­ta se­ma­na a los go­bier­nos que vean más allá del cor­to pla­zo y pien­sen có­mo de­be ser la UE del fu­tu­ro y pon­gan los me­dios pa­ra con­se­guir­lo. “De­be­mos ace­le­rar nues­tras re­fle­xio­nes so­bre la vi­sión a lar­go pla­zo pa­ra Eu­ro­pa, co­mo he­mos he­cho en el pa­sa­do (...). Es el mo­men­to de pen­sar a lar­go pla­zo, de pre­gun­tar­nos dón­de que­re­mos ir y qué con­di­cio­nes de­ben dar­se pa­ra lo­grar­lo”.

El de­ba­te es­tá en mar­cha, muy cen­tra­do en el pa­pel del BCE, pe­ro avan­za en di­rec­cio­nes di­ver­gen­tes en Ale­ma­nia y Fran­cia. En las fi­las de Mer­kel sue­ñan con rom­per el mo­de­lo de un país, un vo­to, pa­ra que su pe­so po­lí­ti­co en el BCE sea pro­por­cio­nal al eco­nó­mi­co y pue­da mar­car la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Mien­tras tan­to, en Pa­rís, tan­to el ac­tual in­qui­lino del Elí­seo, Ni­co­las Sar­kozy, co­mo el as­pi­ran­te, Fra­nçois Ho­llan­de, ha­blan de re­for­mar­lo pa­ra am­pliar su man­da­to y pue­da de­di­car­se no só­lo a con­tro­lar los pre­cios, sino a fo­men­tar el cre­ci­mien­to. El de­ba­te es tan vie­jo co­mo el euro, pe­ro vuel­ve, qui­zá por­que en su mo­men­to no se zan­jó del to­do.

AN­DREA CO­MAS / REUTERS

Jo­sé Manuel Gon­zá­lez-pá­ra­mo se mar­cha del BCE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.