El BCE, vis­to des­de el otro la­do del Atlán­ti­co

Jay Sham­baugh, ex ase­sor eco­nó­mi­co de la Ca­sa Blan­ca, cri­ti­ca la po­lí­ti­ca de es­ta­bi­li­dad de pre­cios del ban­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Via­jar des­de la zo­na euro a Was­hing­ton, en es­tos mo­men­tos, es co­mo des­pla­zar­te a otro uni­ver­so ma­cro­eco­nó­mi­co. Aquí, to­do lo prohi­bi­do en el ám­bi­to mo­ne­ta­rio eu­ro­peo se per­mi­te. La Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos (Fed) ha rea­li­za­do dos pro­gra­mas de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va com­pran­do bo­nos del Te­so­ro y otros ins­tru­men­tos por va­lor de más de dos bi­llo­nes de dó­la­res (1,5 mi­llo­nes de mi­llo­nes de eu­ros se­gún el cam­bio ac­tual) pa­ra crear li­qui­dez, evi­tar un co­lap­so ban­ca­rio y pre­ve­nir la de­fla­ción.

Ba­jo la tu­te­la del pre­si­den­te Ben Ber­nan­ke y con el do­ble ob­je­ti­vo de man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios al mis­mo tiem­po que se in­ten­ta ma­xi­mi­zar el empleo, la Fed es­tá dan­do prio­ri­dad al cre­ci­mien­to. Pe­se a pre­ver un cre­ci­mien­to del 2,4% pa­ra es­te año y del 3% pa­ra el 2013, con cua­tro mi­llo­nes de em­pleos crea­dos en dos años, la Fed des­car­ta to­da subida de ti­pos has­ta el 2014. El ban­co cen­tral ha apos­ta­do tan fuer­te por reactivar la economía que has­ta Wi­lliam Grei­der, crí­ti­co acé­rri­mo a la Fed or­to­do­xa de Paul Volc­ker en los años ochen­ta, en su li­bro Se­cre­tos del Tem­plo, aho­ra aplau­de al or­ga­nis­mo. Es “la úni­ca ins­ti­tu­ción del Go­bierno su­fi­cien­te­men­te va­lien­te co­mo pa­ra di­sen­tir del con­sen­so con­ven­cio­nal”, afir­ma.

El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), en cam­bio, cu­yo úni­co ob­je­ti­vo es la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios, es rea­cio a se­guir dan­do al ace­le­ra­dor mo­ne­ta­rio. Los pro­gra­mas de li­qui­dez (LTRO) adop­ta­dos por el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, pa­ra pre­ve­nir una con­ge­la­ción de cré­di­to en el sis­te­ma ban­ca­rio a fi­na­les del año pa­sa­do, han asus­ta­do al Bun­des­bank, que te­me que ha- ya con­se­cuen­cias in­fla­cio­nis­tas.

Jay Sam­baugh, de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town e in­te­gran­te del consejo de ase­so­res eco­nó­mi­cos de Oba­ma has­ta el año pa­sa­do, ad­vier­te que la zo­na euro ne­ce­si­ta, aun más que Es­ta­dos Uni­dos, un ban­co cen­tral dis­pues­to a apos­tar por el cre­ci­mien­to y que ten­ga me­nos mie­do a la in­fla­ción.

Sam­baugh afir­ma que, en paí­ses co­mo España, el pro­ce­so de de­va­lua­ción in­ter­na ne­ce­sa­ria pa­ra re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te al nú­cleo ale­mán se­rá enor­me­men­te do­lo­ro­so, con re­cor­tes de sa­la­rios no­mi­na­les y ajus­tes fis­ca­les que las­tra­rán la economía du­ran­te años, qui­zás dé­ca­das. Me­di­das, a fin de cuen­tas, inú­ti­les. “Sin cre­ci­mien­to, el ca­mino ha­cia la sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal es ca­si im­po­si­ble”, ad­vir­tió en una en­tre­vis­ta man­te­ni­da en el campus de Geor­ge­town la se­ma­na pa­sa­da.

El pro­ble­ma, en gran me­di­da, es, pre­ci­sa­men­te, el éxi­to del BCE en ba­jar la in­fla­ción . “Sa­be­mos de la ex­pe­rien­cia de los úl­ti­mos 50 años que es com­pli­ca­do re­du­cir cos­tes en un en­torno de ba­ja in­fla­ción, de mo­do que la de­va­lua­ción in­ter­na es muy di­fí­cil”. En los años se­ten­ta, tras las subidas dis­pa­ra­das del pre­cio del pe­tró­leo, Ale­ma­nia lo­gró una suer­te de de­va­lua­ción in­ter­na fren­te a otros paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Reino Uni­do, Ita­lia o España (ga­nan­do com­pe­ti­ti­vi­dad sin de­jar de­pre­ciar el mar­co). Pe­ro só­lo era po­si­ble por­que el res­to del mun­do te­nía una ta­sa de in­fla­ción muy al­ta, en­torno al 8%. “Ale­ma­nia, con una ta­sa de in­fla­ción del 2%, ga­nó un 6% anual de com­pe­ti­ti­vi­dad”, di­ce Sam­baugh.

Aho­ra, in­clu­so los paí­ses eu­ro­peos que cre­cen y ge­ne­ran empleo re­gis­tran ta­sas de in­fla­ción muy ba­jas. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) pre­vé que Ale­ma­nia re­gis­tra­rá una in­fla­ción del 1,8% en el 2013 y del 2% en el 2017. “Por tan­to, pa­ra con­se­guir una de­va­lua­ción in­ter­na, España va a ne­ce­si­tar re­gis­trar de­fla­ción, es de­cir, ba­ja­das de pre­cios”, di­ce Sham­baugh. “Y es­to es real­men­te di­fí­cil; las re­for­mas es­truc­tu­ra­les son un ca­mino muy len­to, lar­go y do­lo­ro­so ha­cia una so­lu­ción. Van a tener eco­no­mías com­pli­ca­das du­ran­te mu­chos años. Y, en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, te pre­gun­tas si es­to es po­lí­ti­ca­men­te sos­te­ni­ble”, di­ce.

¿Có­mo se po­dría cua­drar el círcu­lo de re­du­cir la in­fla­ción de pre­cios y sa­la­rios en los paí­ses que no per­te­ne­cen al nú­cleo sin con­de­nar la zo­na euro a años de es­tan­ca­mien­to y ma­les­tar so­cial? Sam­baugh pro­po­ne al­go que pon­dría los pe­los de pun­ta de los con­se­je­ros del Bun­des­bank. El BCE “de­be­ría tener en cuenta que si la zo­na euro no tie­nen gran mo­vi­li­dad de mano de obra qui­zá ne­ce-

Sham­baugh fue miem­bro del consejo de ase­so­res eco­nó­mi­cos de la Ca­sa Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.