MA­LA PO­LÍ­TI­CA, MA­LA ECONOMÍA

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Son és­tas ho­ras ba­jas pa­ra el euro. A ve­ces uno oye de­cir que la fra­gi­li­dad de la mo­ne­da úni­ca se ex­pli­ca por ser és­ta, a fin de cuen­tas, un pro­yec­to po­lí­ti­co, que es co­mo quien di­ce ca­ren­te de só­li­dos fun­da­men­tos, in­ca­paz de re­sis­tir el jui­cio im­pla­ca­ble de los he­chos. Es al­go co­rrien­te con­tra­po­ner la fal­ta de con­sis­ten­cia de lo po­lí­ti­co a la so­li­dez de las con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas, lo cual no só­lo mues­tra que el cré­di­to de que go­zan los po­lí­ti­cos es aún me­nor que el que dis­fru­tan los eco­no­mis­tas, sino tam­bién, y so­bre to­do, es prue­ba de una cu­rio­sa sub­ver­sión de va­lo­res que es­tá en el ori­gen de nues­tra di­fí­cil si­tua­ción.

Con­si­de­rar la po­lí­ti­ca co­mo al­go me­nos se­rio que la economía es, des­de lue­go, ver el mun­do al re­vés: si el ob­je­to de la po­lí­ti­ca es la cons­truc­ción de una bue­na so­cie­dad, que sa­tis­fa­ga las ne­ce­si­da­des de sus ciu­da­da­nos en todos los ór­de­nes, mien­tras que la economía, co­mo cien­cia de la ri­que­za, só­lo pue­de dar orien­ta­cio­nes en cuan­to se re­fie­re a la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les, en­ton­ces la su­bor­di­na­ción de la economía a la po­lí­ti­ca es al­go que no tie­ne vuel­ta de ho­ja.

Si otor­ga­mos pri­ma­cía a lo eco­nó­mi­co es, en el fon­do, por­que los de­seos ma­te­ria­les, ha­bien­do des­pla­za­do a otros, ocu­pan hoy un lu­gar de ho­nor en una so­cie­dad ri­ca co­mo es la nues­tra. No es por ca­sua­li­dad, por­que la per­se­cu­ción de la ri­que­za, al­go le­gí­ti­mo den­tro de cier­tos lí­mi­tes, es, so­bre to­do, un mó­vil po­de­ro­sí­si­mo; tan­to, que quien in­ten­ta opo­ner­se fron­tal­men­te a la atrac­ción que ejer­ce el in­te­rés ma­te­rial yen­do en con­tra de lo que glo­ri­fi­ca­mos con el ró­tu­lo de le­yes eco­nó­mi­cas es­tá lla­ma­do a fra­ca­sar. No hay que ol­vi­dar que ese im- pul­so eco­nó­mi­co es tam­bién muy útil, por­que a él se de­be la ma­yor par­te de nues­tra pros­pe­ri­dad ma­te­rial. Atar­lo al ca­rro del in­te­rés de la so­cie­dad es pre­ci­sa­men­te la ta­rea del buen po­lí­ti­co, por­que él es el au­ri­ga que de­be guiar­lo.

La ne­ce­si­dad de bue­na po­lí­ti­ca se ha­ce más pa­ten­te en tiem­pos de cri­sis, cuan­do des­pier­tan los me­jo­res y los peo­res ins­tin­tos. Los ma­los mo­men­tos pue­den se­pa­rar o unir, y que ocu­rra una co­sa u otra de­pen­de de la ca­li­dad del po­lí­ti­co. Cuan­do me­dia el quin­to año de la cri­sis, hay que re­co­no­cer que la po­lí­ti­ca de la eu­ro­zo­na no ha es­ta­do a la al­tu­ra.

Em­pe­za­mos, en el oto­ño de 2007, con un pro­ble­ma es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­co: re­par­tir una enor­me ma­sa de deu­da, res­pal­da­da por unos ac­ti­vos com­ple­ta­men­te in­su­fi­cien­tes, es de­cir, la de­fi­ni­ción mis­ma de una bur­bu­ja. ¿Por qué un re­par­to y no un pa­go se­gún la le­tra es­tric­ta de los con­tra­tos? Por­que los deu­do­res no pue­den ha­cer­se car­go de la to­ta­li­dad de la deu­da, y por­que don­de ha ha­bi­do un deu­dor de­ma­sia­do op­ti­mis­ta tam­bién ha ha­bi­do

Tras ca­si cin­co años en cri­sis, la reali­dad es que la po­lí­ti­ca de la eu­ro­zo­na no ha es­ta­do a la al­tu­ra

un pres­ta­mis­ta irres­pon­sa­ble, así co­mo re­gu­la­do­res ne­gli­gen­tes.

Una preo­cu­pa­ción, vo­lun­ta­ria­men­te exa­ge­ra­da, por la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro se ha ser­vi­do del ca­so de Gre­cia co­mo pre­tex­to, pa­ra con­ven­cer a la opi­nión pú­bli­ca de que el ori­gen de la cri­sis es la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad de los go­bier­nos de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos y que, por con­si­guien­te, la aus­te­ri­dad del sec­tor pú­bli­co es el tra­ta­mien­to ade­cua­do. Cuan­do, en reali­dad, el au­men­to de los dé­fi­cits pú­bli­cos se de­be a la caí­da de los in­gre­sos y, por tan­to, es una con­se­cuen­cia y no una cau­sa de la cri­sis.

Pa­ra col­mo, se ha pre­ten­di­do jus­ti­fi­car ese tra­ta­mien­to con ar­gu­men­tos de or­den mo­ral, de mo­do que la aus­te­ri­dad ha de­ja­do de ser una me­di­da de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pa­ra con­ver­tir­se en un ac­to de jus­ti­cia. Así las co­sas, las mo­les­tias de los ciu­da­da­nos de la Eu­ro­pa del Sur, que en mu­chos ca­sos ya pue­den ca­li­fi­car­se de su­fri­mien­tos, no son sino el jus­to cas­ti­go que se me­re­cen.

Así, la po­lí­ti­ca ha acen­tua­do di­vi­sio­nes y re­ce­los, na­ci­dos de la fal­ta de co­no­ci­mien­to mu­tuo en­tre los ciu­da­da­nos de la Unión Eu­ro­pea. Los po­lí­ti­cos no han es­ta­do a la al­tu­ra de su obli­ga­ción, que con­sis­te, pre­ci­sa­men­te, en con­ven­cer a ca­da uno de que va­ya un po­co más allá de su in­te­rés in­me­dia­to, y que di­ri­ja ese ex­ce­den­te ha­cia el bien común, o el in­te­rés ge­ne­ral.

El mal ya es­tá he­cho. No es irre­me­dia­ble –ca­si na­da lo es–, pe­ro re­quie­re un cam­bio en el es­ti­lo de go­ber­nar: los que nos go­bier­nen han de ser ca­pa­ces de unir, en lu­gar de pro­fun­di­zar en las di­vi­sio­nes en be­ne­fi­cio pro­pio, pues­to que, tan­to aquí co­mo en la eu­ro­zo­na, es mu­cho más lo que po­de­mos ganar con la coope­ra­ción que con el en­fren­ta­mien­to. Pa­ra ello ha­ce fal­ta es­tar con­ven­ci­do de al­go muy sen­ci­llo: que con­ta­mos con los re­cur­sos pa­ra sa­lir de la cri­sis si es­to es, de verdad, lo que nos pro­po­ne­mos. Por­que tam­bién se po­dría que­rer apro­ve­char la cri­sis pa­ra nues­tros fi­nes par­ti­cu­la­res: eli­mi­na­ción de com­pe­ti­do­res, cam­bio de mo­de­lo de Es­ta­do, di­so­lu­ción de una unión mo­ne­ta­ria in­có­mo­da… ya es­tá bien.

El pro­ble­ma de verdad es vol­ver a po­ner en mar­cha la economía eu­ro­pea, pa­ra que pue­da se­guir el ca­mino de ir pro­por­cio­nan­do a sus ciu­da­da­nos un tra­ba­jo de­cen­te y una vi­da dig­na. En la so­lu­ción, la economía pue­de desem­pe­ñar un pa­pel, ne­ce­sa­ria­men­te mo­des­to: de eso qui­sie­ra ocu­par­me en un pró­xi­mo ar­tícu­lo.

GRAHAM BAR­CLAY / BLOOM­BERG

La cri­sis ha evi­den­cia­do la ne­ce­si­dad de una bue­na po­lí­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.