EN MA­NOS DE LOS PRE­SU­PUES­TOS

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

Di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos (IEE)

El Go­bierno ga­nó unas elec­cio­nes cer­ca del fin de año y sin pre­su­pues­tos apro­ba­dos. Su pro­pues­ta pa­ra sa­lir de la cri­sis car­ga­ba con la des­ven­ta­ja del tiem­po per­di­do y el de­te­rio­ro ge­ne­ra­do en los pri­me­ros me­ses, afec­ta­do tam­bién por las dos elec­cio­nes pen­dien­tes. Du­ran­te el lap­so de tiem­po en­tre la to­ma de po­se­sión y la pre­sen­ta­ción de los pre­su­pues­tos, se agra­vó la si­tua­ción, lle­van­do el pa­ro has­ta el 23,5%, el nú­me­ro de au­tó­no­mos con­ti­nuó ba­jan­do mien­tras que, en sen­ti­do con­tra­rio, la deu­da y los con­cur­sos de acree­do­res de las em­pre­sas au­men­ta­ban.

Tras la pre­sen­ta­ción de los pro­pues­tos y las me­di­das com­ple­men­ta­rias, la va­lo­ra­ción he­cha por téc­ni­cos y po­lí­ti­cos re­le­van­tes de la Unión Eu­ro­pea fue po­si­ti­va. En el ám­bi­to fi­nan­cie­ro, la di­rec­to­ra ge­ren­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, ca­li­fi­có, el día 19 de es­te mes, las me­di­das de “muy bue­nas”, “muy bien ve­ni­das” y de “con­cre­tas”. Aña­día que “las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las es­tán to­mán­do­se muy en se­rio es­ta si­tua­ción” e ins­ta­ba a la Unión Eu­ro­pea a que per­mi­tie­ra que el fon­do de res­ca­te euro- peo pu­die­ra in­yec­tar di­ne­ro di­rec­ta­men­te a los ban­cos de los paí­ses de la eu­ro­zo­na sin ne­ce­si­dad de tener que ayu­dar a los go­bier­nos. Tam­bién re­sal­tó la im­por­tan­cia de vol­ver al cre­ci­mien­to lo antes po­si­ble.

En España, la aco­gi­da fue dis­par, con dis­cre­pan­cias no­to­rias. Es­pe­cial­men­te en lo con­cer­nien­te al co­pa­go de me­di­ca­men­tos y nú­me­ro de alum­nos en las au­las, lo que in­di­ca que hay en­fo­ques de­sigua­les en lo que de­bie­ra ser una­ni­mi­dad. El ori­gen de la dis­cre­pan­cia de­ri­va de la bo­nan­za fi­nan­cie­ra du­ran­te los pri­me­ros años del euro que, mien­tras du­ró, per­mi­tió a ba­jo cos­te ha­cer vi­vien­das e in­fra­es­truc­tu­ras, au­men­tar la plan­ti­lla de em­plea­dos del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, au­men­tar las pres­ta­cio­nes de to­do ti­po, fi­nan­ciar in­no­va­ción e in­ves­ti­ga­ción, ayu­dar al ter­cer mun­do et­cé­te­ra. Con la cri­sis, bue­na par­te de es­tas ac­ti­vi­da­des, por res­pe­ta­bles que sean, son in­via­bles. Pe­ro, pa­ra quie­nes par­ti­ci­pa­ban en ellas, la re­nun­cia es di­fí­cil de acep­tar, in­clu­so si lo que se pre­ten­de es re­cu­pe­rar una si­tua­ción que per­mi­ta reanu­dar­las aun­que que­den en un ni­vel más ase­qui­ble.

La deu­da fi­nan­cie­ra de em­pre­sas, fa­mi­lias y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­tá en el en­torno de tres ve­ces el pro­duc­to in­te­rior bru­to. Lo más im­por­tan­te aho­ra es con­se­guir un ti­po de in­te­rés ba­jo que per­mi­ta pa­gar in­tere­ses y, po­co a po­co, re­ba­jar el prin­ci­pal. Da­do el vo­lu­men de esa deu­da, la di­fe­ren­cia en­tre pa­gar por en­ci­ma del 4% o la mi­tad de esa ci­fra, es­tri­ba en que en el pri­mer ca­so el prin­ci­pal de­bi­do no se re­du­ce, lo que ele­va aún más la pri­ma de ries­go y au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de in­ter­ven­ción, mien­tras que en el se­gun­do se pa­ga el in­te­rés y se re­ba­ja al­go del prin­ci­pal, qui­tan­do mie­do a los pres­ta­mis­tas.

La deu­da de las fa­mi­lias, las em­pre­sas y las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas equi­va­le a tres ve­ces el PIB es­ta­tal

La sa­li­da de es­ta si­tua­ción pa­sa por dos fa­ses. Es­ta­mos en la pri­me­ra, que au­men­ta im­pues­tos, re­du­ce pres­ta­cio­nes y que con­vie­ne acor­tar tan­to co­mo sea po­si­ble, pe­ro de­jan­do atrás los pro­ble­mas de so­bre­en­deu­da­mien­to y el ex­ce­so de gas­tos. En es­ta fase es ob­vio que la de­man­da in­te­rior ba­ja­rá y las ex­por­ta­cio­nes po­drían re­du­cir­se. Esos pro­ble­mas se re- du­cen si se me­jo­ran la efi­cien­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad en todos los ám­bi­tos, co­mo han he­cho paí­ses co­mo Ale­ma­nia. Una vez de­mos­tra­das las ca­pa­ci­da­des de adap­ta­ción y la com­pe­ti­ti­vi­dad, la re­duc­ción de im­pues­tos y cos­tes fi­nan­cie­ros per­mi­ti­rán vol­ver a crear empleo y ex­por­tar.

En el pro­ce­so, hay di­fi­cul­ta­des aso­cia­das a la frus­tra­ción, el es­fuer­zo re­que­ri­do y otras que ins­tan a mi­ni­mi­zar el va­lor de los da­tos, bus­car cul­pa­bles a los que res­pon­sa­bi­li­zar o me­di­das que cri­ti­car. Así se qui­ta re­le­van­cia al he­cho de tener la ma­yor ta­sa de pa­ro de Eu­ro­pa; só­lo los da­tos de Gre­cia e Ir­lan­da (am­bas in­ter­ve­ni­das) se acer­can a la de España. Ejem­plo del se­gun­do es pres­cin­dir del ori­gen de las di­fi­cul­ta­des y cul­par a quien quie­re re­sol­ver­las. Se cri­ti­ca el co­pa­go por­que re­cau­da muy po­co, lo que es tan cier­to co­mo que lo gra­tis ge­ne­ra de­man­da ili­mi­ta­da mien­tras un mó­di­co pa­go la po­ne en su si­tio.

Por suer­te, hay con­tra­pe­sos: ex­ter­nos, co­mo las orien­ta­cio­nes de la Unión Eu­ro­pea y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, e in­ter­nos, co­mo la pro­pues­ta del Consejo del Po­der Ju­di­cial que plan­tea re­du­cir el nú­me­ro de los par­ti­dos ju­di­cia­les a la mi­tad y… re­du­cir la li­ti­gio­si­dad.

BA­LLES­TE­ROS / EFE

El mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro, de­ba­tien­do so­bre los pre­su­pues­tos el pa­sa­do mar­tes día 24 en el Con­gre­so de los Dipu­tados

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.