So­la­na ín­ti­mo e iné­di­to

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS - Car­los Gar­cia-osuna ‘PE­LU­QUE­ROS’

La ex­po­si­ción que la ga­le­ría Lan­dre Na­va­rro de­di­ca al Gu­tié­rrez So­la­na (1886-1945) ín­ti­mo es ade­más un re­des­cu­bri­mien­to. Todos los aman­tes de la pin­tu­ra Salónica sa­ben que sus obras son el re­sul­ta­do de una mi­ra­da dra­má­ti­ca he­re­da­da de la Ge­ne­ra­ción del 98 a cu­yos miem­bros más sig­ni­fi­ca­ti­vos les do­lía España. La ex­pre­sión plás­ti­ca del ar­tis­ta ma­dri­le­ño, que si­gue la mis­ma con­cep­ción que su crea­ción li­te­ra­ria, de­no­ta la in­fluen­cia de las pin­tu­ras ne- gras de Go­ya y Eu­ge­nio Lu­cas. Y, co­mo ellos, se creía que nun­ca ha­bía de­ja­do de pa­sar un ra­yo de sol a sus cua­dros por­que no con­si­de­ra­ba la be­lle­za co­mo un ca­non a tener en cuenta. Sin em­bar­go, al­gu­nas de las obras de es­ta ex­po­si­ción, fun­da­men­tal­men­te las ju­ve­ni­les, nos mues­tran a un So­la­na tierno, que no re­nun­cia a su (1912) Jo­sé Gu­tié­rrez So­la­na Óleo/ ta­bla ma­gis­te­rio pe­ro que ha pues­to en las te­las más luz de la que nos po­día­mos ima­gi­nar, co­mo se apre­cia en Ni­ños de la flor del al­men­dro (1902), cuan­do el pin­tor só­lo tie­ne 16 años. De esa mis­ma eta­pa hay dos co­pias de cua­dros de Go­ya ti­tu­la­dos Las la­van­de­ras y Las cas­te­lla­nas.

Pe­ro las curiosidades de la mues­tra no ter­mi­nan ahí, pues se com­ple­ta con la ex­hi­bi­ción de ob­je­tos que le per­te­ne­cie­ron a él o a su fa­mi­lia co­mo una es­cri­ba­nía de pla­ta o una pin­tu­ra que or­na­men­ta la ca­ja de un re­loj. Tam­bién se ex­hi­ben au­tó­ma­ta con go­le­ta que re­pro­du­jo en su pin­tu­ra El vie­jo ar­ma­dor, en la ac­tua­li­dad en el gru­po San­tan­der; una ta­lla de Cris­to re­pro­du­ci­da en el cua­dro San­tos de pue­blo, de la Fundación Cul­tu­ral Map­fre Vi­da, y un fa­nal con ca­za­dor que en­con­tra­re­mos en Bo­de­gón de la co­li­ne­ta, de la co­lec­ción del Mu­seo Na­cio­nal que ex­hi­be el Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía.

La vi­sión du­ra y som­bría de España, que es la que le ha si­tua­do en­tre lo me­jor del ar­te de nues­tro país, con sus ti­pos po­pu­la­res, las pro­ce­sio­nes, las co­rri­das de to­ros, los mar­gi­na­dos de to­da la­ya y las pros­ti­tu­tas, tam­bién es­tá re­pre­sen­ta­da en es­tos cua­dros his­tó­ri­cos, en­tre los que ci­ta­ré Pe­lu­que­ros, una ta­bla que nun­ca ha si­do res­tau­ra­da, fe­cha­da en 1912, y que es la gé­ne­sis ini­ciá­ti­ca de la es­té­ti­ca wa­ter­po­lis­ta de ta­ber­nas y más­ca­ras; Co­me­dor de los po­bres, Las cho­zas de la Al­hón­di­ga y La igle­sia de He­re­dan­do, un cua­dro de 1917 que nun­ca ven­dió, con el mag­ní­fi­co es­tram­bo­te de Mu­je­res de la ca­sa del arra­bal, un pas­tel que su­pu­ra do­lor por todos sus po­ros y ca­li­dad plás­ti­ca in­cues­tio­na­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.