“En cri­sis, ol­vi­da la lo­te­ría”

Ex­per­tos y ana­lis­tas aler­tan so­bre la pro­li­fe­ra­ción de gu­rús que re­co­mien­dan en­trar en la bol­sa

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

Apren­da a in­ver­tir en bol­sa. Le ofre­ce­mos una guía pa­ra prin­ci­pian­tes. Un ana­lis­ta le da las cla­ves a tra­vés de You­tu­be. Prue­be su si­mu­la­dor vir­tual, fá­cil e in­tui­ti­vo. Con unos po­cos ejer­ci­cios, us­ted po­drá in­ver­tir en bol­sa por sí mis­mo y ob­te­ner im­por­tan­tes ren­ta­bi­li­da­des...

“El pro­ble­ma es que la bol­sa se ha con­ta­mi­na­do a tra­vés de in­ter­net”, di­ce Alfonso Be­ni­to, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Avi­va Ges­tión.

Es cier­to: un sim­ple pan­ta­lla­zo en cual­quier bus­ca­dor nos po­ne so­bre la pis­ta. En la red, pro­li­fe­ran los gu­rús que plan­tean la po­si­bi­li­dad de ganar un di­ne­ri­to fá­cil con sen­ci­llas in­ver­sio­nes en bol­sa. “Y es­to no fun-

“Creer­se que pue­des com­pe­tir y ganar al mer­ca­do de ac­cio­nes es muy arries­ga­do”, ad­vier­te la EFPA

cio­na así –ad­vier­te Jo­sep So­ler, vicepresidente de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Ase­so­res Fi­nan­cie­ros (EFPA)–. Creer­se que pue­des com­pe­tir y ganar al mer­ca­do de ac­cio­nes es pro­pio de videntes, de gu­rús...”.

Los ex­per­tos ase­gu­ran que el as­cen­den­te de al­gu­nos vi­sio­na­rios es no­ta­ble. In­flu­yen en las de­ci­sio­nes de los in­ver­so­res más lam­pi­ños, que as­pi­ran a ha­cer­se mi­llo­na­rios en po­co tiem­po. “De bol­sa, co­mo de fút­bol, to­ros, po­lí­ti­ca o re­li­gión, sa­be­mos todos...”, di­ce Be­ni­to.

“La pre­sen­cia de gu­rús es pe­li­gro­sa –ad­vier­te So­ler–. Y más en tiem­pos de cri­sis, cuan­do ca­da vez más gen­te an­da ne­ce­si­ta­da de un gol­pe de suer­te. En cri­sis se jue­ga más a la lo­te­ría, se va más a mi­sa y se si­gue al gu­rú. A mu­chos de ellos se les es­cu­cha de­ma­sia­do. Se es­pe­ra un mi­la­gro, una ayu­da tras­cen­den­te, al­go que pue­de lle­gar, pe­ro que re­sul­ta tan im­pro­ba­ble co­mo el pri­mer premio de la lo­te­ría. Y la economía no es un jue­go de azar, sino una cien­cia”.

Y ahí se pro­du­cen los ba­ta­ca­zos. Si no dis­po­ne de una ase­so­ría es­pe­cia­li­za­da, es po­si­ble que el in­ver­sor com­pre al­to. O que vuel­que can­ti­da­des des­me­su­ra­das en un úni­co ín­di­ce, o en una so­la com­pa­ñía, des­aten­dien­do una re­gla bá­si­ca: hay que di­ver­si­fi­car. “Si siem­pre acu­des a un char­cu­te­ro o a un car­pin­te­ro pro­fe­sio­nal, ¿por qué pre­ten­des ges­tio­nar­te tú so­lo tu di­ne­ro?”, se pregunta Be­ni­to.

Pa­ra ex­pli­car­se, los ex­per­tos re­cu­rren a un sí­mil: in­ver­tir sin co­no­ci­mien­to y sin ase­so­ra­mien­to im­pli­ca una de­rro­ta se­gu­ra. No ha­brá ma­ne­ra de su­pe­rar al res­to de in­ver­so­res, por­que es­tos ma­ne­jan un co­che más po­ten­te.

De en­tra­da, el in­ver­sor de­be es­tu­diar­se. Antes de in­ver­tir, por ejem­plo, 5.000 eu­ros en ac­cio­nes, el ase­sor le ha­rá plan­tear­se una se­rie de fac­to­res. De­be tener en cuenta su pro­pia edad, el ob­je­ti­vo de su in­ver­sión, el pa­tri­mo­nio ab­so­lu­to de que dis­po­ne, las ca­rac­te­rís­ti­cas de esos 5.000 eu­ros, si son sus úni­cos aho­rros o si su­po­nen un por­cen­ta­je pe­que­ño de su ca­pi­tal. Si los va a ne­ce­si­tar pron­to, y por qué.

Si, ana­li­za­dos esos elementos, el agen­te ase­sor de­ci­de que la in­ver­sión es via­ble, en­ton­ces en­tra en jue­go otro con­jun­to de fac­to­res. El in­ver­sor bur­sá­til de­be com­pren­der que su in­ver­sión só­lo se­rá ren­ta­ble si jue­ga a me­dio o a lar­go pla­zo, en un ho­ri­zon­te de unos cin­co años. “Si in­vier­te a me­nos tiem­po, es­pe­cu­la. Y eso tie­ne sus ries­gos”, di­ce So­ler.

“Pe­ro so­bre to­do, es cla­ve pen­sar en el um­bral del in­som­nio, con­cep­to que acu­ñan todos los agen­tes –di­ce So­ler–. Sig­ni­fi­ca que na­die de­be­ría in­ver­tir su di­ne­ro si lue­go no va a po­der dor­mir tran­qui­lo”. Hay que ma­ne­jar­se sin pá­ni­co cuan­do la bol­sa se hun­da, y sin euforias cuan­do dé un ti­rón al al­za. Sin en­trar ni sa­lir de for­ma con­ti­nua, por­que esos mo­vi­mien­tos ge­ne­ran gas­tos en for­ma de co­mi­sio­nes.

Hay que in­ver­tir en aque­llas em­pre­sas que más se co­no­cen y, so­bre to­do, hay que afe­rrar­se a otra má­xi­ma: si se po­ne ner­vio­so, el in­ver­sor de­be bus­car en pla­nes más con­ser­va­do­res, co­mo in­ver­sio­nes a pla­zo fi­jo, ga­ran­ti­za­das y con re­par­to de di­vi­den­dos. “Hay que ha­cer­se otra pregunta bá­si­ca: ¿qué creo que ha­rá la bol­sa el año pró­xi­mo? Si pue­do res­pon­der­me que ‘ni lo sé ni me im­por­ta’, per­fec­to. Aho­ra, si me preo­cu­pan esos pró­xi­mos me­ses, me­jor no in­vier­ta”, di­ce So­ler.

El ca­so es que la de­mo­cra­ti­za­ción de la bol­sa pue­de com­pli­car­le la vi­da a más de uno. “Las co­mi­sio­nes son más ba­ra­tas y abun­da el ac­ce­so a la in­for­ma­ción –con­clu­ye Be­ni­to–. La bol­sa ya no es un es­pa­cio ex­clu­si­vo de los ri­cos. Lo que pa­sa es que ca­da vez hay me­nos fil­tros: hay más gen­te ofre­cien­do in­for­ma­ción, que pue­de ser bue­na o ma­la. El usua­rio es quien de­be dis­cri­mi­nar­la, y ahí cae el pe­so so­bre ellos, al­go que antes no ocu­rría”.

DA­NI DUCH

La Bol­sa de Ma­drid, el pa­sa­do lu­nes 23 de abril

El vo­lu­men de las nue­vas en­tra­das en bol­sa en el 2012

AR­CHI­VO

Jo­sep So­ler, de EFPA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.