ACER­TAR CUÁN­DO HAY QUE COM­PRAR

La Vanguardia - Dinero - - IBEX 35 -

Eco­no­mis­ta res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia de los di­fe­ren­tes ne­go­cios de Ci­ti­group en España

En la bol­sa es­pa­ño­la, los pre­cios de las ac­cio­nes son ba­jos, ba­jí­si­mos en al­gu­nos va­lo­res, exis­te una me­nor ten­sión en la deu­da, hay una cla­ra de­ci­sión por par­te del Go­bierno so­bre cuá­les son las me­di­das de ajus­te que hay que to­mar (fis­cal y es­truc­tu­ral) y tam­bién se per­ci­be un fuer­te apo­yo (ver­bal) in­ter­na­cio­nal. Ade­más, es­tán los pri­me­ros in­di­cios de de­ba­te en Eu­ro­pa so­bre el én­fa­sis a fu­tu­ro en­tre cre­ci­mien­to y ajus­te fis­cal. Na­tu­ral­men­te, tam­bién hay que tener en cuenta la ele­va­da li­qui­dez en las car­te­ras. Y no hay que ol­vi­dar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial que, aun­que mo­de­ra­do, no de­ja de ser cre­ci­mien­to.

Pe­ro ¿ha lle­ga­do ya el mo­men­to de com­prar? La­men­ta­ble­men­te, no lo creo. Pe­ro sí es­pe­ro una me­jo­ra re­la­ti­va de los va­lo­res es­pa­ño­les, muy in­fra­va­lo­ra­dos en com­pa­ra­ción con el res­to de los eu­ro­peos. Ol­ví­den­se de los mo­vi­mien­tos di­rec­cio­na­les: só­lo en tér­mi­nos re­la­ti­vos. De he­cho, es­to es com­pa­ti­ble con la po­si­bi­li­dad de que vea­mos nue­vas caí­das a cor­to pla­zo en el mer­ca­do –o mer­ca­dos–.

No creo que ha­ya­mos vis­to el sue­lo de los pre­cios. ¿Qué por qué di­go es­to? Es muy sen­ci­llo. Por un la­do, no veo di­ne­ro. Pe­ro tam­po­co lo vi en los pri­me­ros me­ses, es cier­to. Cla­ro que en aquel mo­men­to te­nía­mos sor­pre­sas po­si­ti­vas en la economía nor­te­ame­ri­ca­na y a los ban­cos cen­tra­les apo­yan­do la subida. Aho­ra los da­tos eco­nó­mi­cos nor­te­ame­ri­ca­nos sor­pren­den de for­ma ne­ga­ti­va y el men­sa­je des­de los ban­cos cen­tra­les es am­bi­guo. Me­jor es­pe­rar.

Más allá de los pre­cios, una cues­tión me­nor en los mer­ca­dos do­mi­na­dos por la des­con­fian­za, me cues­ta en­con­trar ar­gu­men­tos su­fi­cien­te­men­te só­li­dos co­mo pa­ra es­pe­rar que las bol­sas re­cu­pe­ren la ten­den­cia al al­za ro­ta a fi­na­les de mar­zo. ¿Se dan cuenta? Sin aca­bar aún el mes de abril y ya ha­bla­mos de las subidas de los pri­me­ros me­ses del año co­mo si hu­bie­ra pa­sa­do mu­cho tiem­po. Es­te es uno de los pro­ble­mas pa­ra que el in­ver­sor fi­nal (y has­ta el ins­ti­tu­cio­nal) vuel­va al mer­ca­do: la ele­va­da per­cep­ción de ries­go. Na­tu­ral­men­te, tam­bién es­tá la ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

En com­pras, es com­pli­ca­do desa­rro­llar y ma­te­ria­li­zar ex­pec­ta­ti­vas ra­cio­na­les an­te un com­por­ta­mien­to irra­cio­nal del mer­ca­do. O con de­ma­sia­das pre­gun­tas sin res­pues­ta. ¿Có­mo ges­tio­nar en es­tas con­di­cio­nes el ries­go de mi car­te­ra? Só­lo una ac­ti­tud de­ci­di­da e ili­mi­ta­da por par­te de los ban­cos cen­tra­les pue­de for­zar es­ta caí­da de la vo­la­ti­li­dad y de las pri­mas de ries­go. Pe­ro hoy por hoy es­to pa­re­ce una uto­pía. Qui­zás en el fu­tu­ro pró­xi­mo. Aun­que al­go me di­ce que la evo­lu­ción de los acon­te­ci­mien­tos de­be em­peo­rar mu­cho pa­ra que es­to ocu­rra. ¿En­tien­den por qué no soy op­ti­mis­ta a muy cor­to pla­zo?

Por otro la­do, es al­go tris­te que es­te­mos es­pe­ran­do a los ban­cos cen­tra­les con su in­yec­ción de li­qui­dez pa­ra su­pe­rar el pro­ble­ma de los mer­ca­dos. De he­cho, los ban­cos cen­tra­les tie­nen un mar­gen muy li­mi­ta­do pa­ra su­pe­rar el pro­ble­ma de fon­do de­trás de la cri­sis: es­to se lo de­ja­mos a nues­tros po­lí­ti­cos. Y no só­lo es­toy pen­san­do en Eu­ro­pa. Fi­nan­zas pú­bli­cas y en­deu­da­mien­to pri­va­do se en­tre­mez­clan con de­ma­sia­da fre­cuen­cia en los paí­ses desa­rro­lla­dos. Al­gu­nos, apo­ya­dos en un ban­co cen­tral y una di­vi­sa pro­pia, pue­den con­te­ner­lo a cor­to y me­dio pla­zo. En otros ca­sos, los ajus­tes de pre­cios in­ter­nos y los pro­pios ajus­tes fis­ca­les lle­van a una si­tua­ción eco­nó­mi­ca im­po­si­ble. La con­fian­za de los in­ver­so­res se de­te­rio­ra, cues­tio­nan­do la du­ra­ción del pro­ce­so. Sí, me­jor

Cues­ta en­con­trar ar­gu­men­tos só­li­dos pa­ra es­pe­rar que las bol­sas re­cu­pe­ren la ten­den­cia al al­za

que nues­tros po­lí­ti­cos bus­quen la sa­li­da. Si exis­te a cor­to pla­zo.

Sin em­bar­go, a cor­to pla­zo hay un fac­tor adi­cio­nal que me pro­du­ce más preo­cu­pa­ción. Me re­fie­ro al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano. Con ren­ta­bi­li­da­des po­si­ti­vas en el año y pre­cios re­la­ti­vos ele­va­dos, só­lo las ex­pec­ta­ti­vas de una ter­ce­ra ex­pan­sión mo­ne­ta­ria (QE3) li­mi­tan una ma­yor co­rrec­ción a cor­to pla­zo. Mien­tras, te­ne­mos da­tos eco­nó­mi­cos ca­da vez más ne­ga­ti­vos y un des­cuen­to de re­sul­ta­dos em­pre­sa­ria­les pa­ra los pró­xi­mos me­ses bas­tan­te in­via­ble. El tono am­bi­guo es­cu­cha­do en el úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do de la reunión men­sual de la Re­ser­va Fe­de­ral es un fiel re­fle­jo del de­ba­te a ni­vel in­terno en­tre los ries­gos asu­mi­dos a me­dio y lar­go pla­zo de la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria y los lí­mi­tes exis­ten­tes pa­ra que se am­plíe con nue­vas me­di­das. La trans­pa­ren­cia, tan de­man­da­da en el pa­sa­do, pue­de ge­ne­rar más du­das que cer­te­zas so­bre unos in­ver­so­res aho­ra ya in­de­ci­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.