CUES­TIÓN DE CON­FIAN­ZA

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

El com­pro­mi­so del pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) con el eu­ro es la ex­pre­sión más fir­me, has­ta el mo­men­to, de la vo­lun­tad de con­ti­nuar con el pro­yec­to. Su afir­ma­ción, re­fren­da­da días des­pués por Fran­cia y Ale­ma­nia, gra­cias a los bue­nos ofi­cios del pri­mer mi­nis­tro ita­liano, nos ha da­do un res­pi­ro mo­men­tá­neo. Has­ta aho­ra, la ayu­da del BCE es un prés­ta­mo, co­mo los fon­dos pro­me­ti­dos pa­ra el sec­tor ban­ca­rio, así que el asun­to de la deu­da pri­va­da no es­tá en vías de so­lu­ción.

¿Por qué no pro­pi­ciar una so­lu­ción más es­ta­ble? Por­que en la opinión pú­bli­ca de los paí­ses acree­do­res do­mi­na la des­con­fian­za ha­cia Es­pa­ña. Al­gu­nas anéc­do­tas lo con­fir­man: la sa­li­da de ca­pi­ta­les du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del año, que al­can­za una ci­fra equi­va­len­te al 15% de nues­tro PIB; la ne­ga­ti­va a fi­nan­ciar pro­yec­tos ges­tio­na­dos por em­pre­sas es­pa­ño­las, por bue­nas que es­tas sean; la re­nuen­cia de al­gu­nos ope­ra­do­res a con­tra­tar pa­que­tes tu­rís­ti­cos con Es­pa­ña por te­mor al au­men­to –real o ima­gi­na­rio– de la in­se­gu­ri­dad, sig­nos de des­con­fian­za que di­fi­cul­tan nues­tra re­cu­pe­ra­ción. Hay más: en con­ver­sa­cio­nes con pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros veo que las pre­gun­tas in­sis­ten en la re­la­ción en­tre Go­bierno cen­tral y au­to­no­mías. Pa­re­ce que mis in­ter­lo­cu­to­res con­si­de­ran la si­tua­ción ac­tual, si no co­mo se­ñal de des­com­po­si­ción de nues­tra es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca, sí al me­nos co­mo un obs­tácu­lo de­ci­si­vo pa­ra la

En la opinión pú­bli­ca de los paí­ses acree­do­res do­mi­na la des­con­fian­za ha­cia Es­pa­ña

sa­li­da del ato­lla­de­ro. Y ¿có­mo no va a ser así? ¿Quién se va a fiar de un país don­de na­die pa­re­ce es­tar de acuer­do? Una vez más, es una cues­tión de con­fian­za.

Es, pues, ur­gen­te, en­cau­zar es­ta si­tua­ción. Pe­ro la tác­ti­ca se­gui­da por el Go­bierno cen­tral –no creo que me­rez­ca lla­mar­se es­tra­te­gia– es del to­do con­tra­pro­du­cen­te en es­te di­fí­cil pro­ble­ma de di­se­ñar y re­par­tir los re­cor­tes ne­ce­sa­rios pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit, y así se ve con la res­pues­ta que re­ci­be de las au­to­no­mías. Las for­mas son de­plo­ra­bles, pe­ro el fon­do no es me­jor: es im­po­si­ble no adi­vi­nar que aque­llos a quie­nes gus­ta la or­de­na­ción del po­der po­lí­ti­co que pre­ce­dió a nues­tra Cons­ti­tu­ción quie­ren apro­ve­char la co­yun­tu­ra pa­ra re­du­cir el Es­ta­do de las au­to­no­mías a una me­ra des­cen­tra­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va. El sub­ter­fu­gio se ha­ce evi­den­te en el ca­so ca­ta­lán: to­do in­di­ca que la pro­pues­ta de un nue­vo mo­de­lo fis­cal pa- ra Ca­ta­lun­ya es am­plia­men­te com­par­ti­da por la po­bla­ción, y ba­sa­da, no sólo en el pro­pio in­te­rés, sino tam­bién en ar­gu­men­tos de equi­dad y en com­pa­ra­cio­nes con la re­dis­tri­bu­ción que se prac­ti­ca en paí­ses con una es­truc­tu­ra fe­de­ral. A es­ta pe­ti­ción no pue­de res-

¿Có­mo no va a ser así? ¿Quién se va a fiar de un país don­de na­die pa­re­ce es­tar de acuer­do?

pon­der­se con el “no hay di­ne­ro”, di­cho con me­dia son­ri­sa, del Go­bierno, por­que lo que se pi­de aho­ra es que el po­co di­ne­ro que hay se va­ya re­par­tien­do de otra for- ma; ni con el “es­te debate no es opor­tuno” del par­ti­do de la opo­si­ción, que no tie­ne otra co­sa que ha­cer que de­ba­tir.

Me­nos aún se pue­de acu­dir al ar­gu­men­to de la ne­ce­sa­ria uni­dad. ¡Cla­ro que es­ta es im­por­tan­te! Pe­ro ha de ser de ver­dad: los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, co­mo ha re­cor­da­do el con­se­ller Mas-Co­lell, no son súb­di­tos, sino so­cios del cen­tral, y es im­po­si­ble que des­de Ca­ta­lun­ya no se pien­se que el ar­gu­men­to del “¡cie­rra Es­pa­ña!” no es más que un es­pan­ta­jo que se es­gri­me pa­ra pos­po­ner por un tiem­po in­de­fi­ni­do cual­quier dis­cu­sión del pro­ble­ma.

Es­ta for­ma de pro­ce­der pro­du­ce, na­tu­ral­men­te, el efec­to de exa­cer­bar las di­vi­sio­nes en lu­gar de achi­car­las, pe­ro es que el Go­bierno es­tá ha­cien­do al­go mu­cho

Los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos, co­mo ha re­cor­da­do Mas-Co­lell, no son súb­di­tos, sino so­cios del cen­tral

peor: con su ne­ga­ti­va a abor­dar en se­rio una ne­go­cia­ción es­tá alen­tan­do las po­si­cio­nes más ex­tre­mas a cos­ta de las más mo­de­ra­das. En el ca­so del pac­to fis­cal, fór­mu­las com­pa­ti­bles con la Cons­ti­tu­ción que da­rían sa­tis­fac­ción a la ma­yo­ría de la po­bla­ción de Ca­ta­lun­ya han si­do ex­pues­tas y de­ba­ti­das jun­to con otras, más ex­tre­mas, que im­pli­can el ini­cio de un pro­ce­so de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal cu­yo fi­nal es la in­de­pen­den­cia. La ce­rra­zón del Go­bierno cen­tral es­tá arrin­co­nan­do las propuestas más mo­de­ra­das y dan­do la ra­zón a quie­nes con­si­de­ran que es­te asun­to no tie­ne otra so­lu­ción que echar­se al mon­te.

No es el mo­men­to de pa­sar re­vis­ta a los fa­llos que las propuestas de la Ge­ne­ra­li­tat pue­dan con­te­ner: lo que im­por­ta es re­cor­dar que quie­nes, co­mo yo, no so­mos par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia no po­de­mos sen­tir­nos re­pre­sen­ta­dos por la ac­ti­tud del Go­bierno del Es­ta­do. Es una opinión am­plia­men­te com­par­ti­da que el Es­ta­do de las au­to­no­mías ini­cia la su­pera­ción de una es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca que nos ha da­do mu­chos dis­gus­tos, y que des­truir­lo es re­tro­ce­der.

No hay que te­ner mie­do. Un po­co de his­to­ria nos re­cor­da­rá que la es­truc­tu­ra ac­tual no es más que una de las po­si­bles; que no fue la nues­tra du­ran­te nues­tra épo­ca de ma­yor vi­ta­li­dad; que otros paí­ses han si­do ca­pa­ces de pa­sar del im­pe­rio a la re­pú­bli­ca fe­de­ral.¿Por qué no no­so­tros? Es­te asun­to, le­jos de ser inopor­tuno, co­rre pri­sa: pa­ra nues­tra su­per­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca in­me­dia­ta es in­dis­pen­sa­ble lle­gar –si no es de­ma­sia­do tar­de– al con­ven­ci­mien­to de que lo que por mu­cho tiem­po fue­ron las Es­pa­ñas tie­nen un pro­yec­to co­mún.

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

El Go­bierno es­pa­ñol, a tra­vés del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cristóbal Mon­to­ro, se ha opues­to ro­tun­da­men­te a la pro­pues­ta de pac­to fis­cal de la Ge­ne­ra­li­tat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.