Plan Drag­hi de pa­lo y za­naho­ria

Las com­pras de deu­da a cor­to da­rán un res­pi­ro a Es­pa­ña pe­ro se man­ten­drá la pre­sión con ele­va­dos ti­pos a lar­go

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son Ma­drid

Na­die quie­re anun­ciar otro fal­so ama­ne­cer co­mo ocu­rrió tras el pri­mer pro­gra­ma LTRO (ope­ra­cio­nes de re­fi­nan­cia­ción a lar­go pla­zo) de apo­yo a la ban­ca eu­ro­pea de fi­na­les del 2011, cuan­do el Par­ti­do Po­pu­lar se atre­vía a pen­sar que iba a to­mar las rien­das con la cri­sis en vías de re­so­lu­ción. Pe­ro al­go im­por­tan­te ha cam­bia­do en la zo­na eu­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas. Ma­rio Drag­hi, el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), y la ma­yo­ría del nue­vo con­se­jo del po­de­ro­so ban­co cen­tral em­pie­zan a ha­blar el mis­mo len­gua­je que la City lon­di­nen­se, Wall Street y Washington. “Hay un nue­vo ré­gi­men en el BCE y Drag­hi en­tien­de que el pa­pel de­be ser de pres­ta­mis­ta de úl­ti­mo re­cur­so”, di­jo Charles Wy­plosz, di­rec­tor del Cen­tro Internacional de Es­tu­dios Mo­ne­ta­rios y Ban­ca­rios de Gi­ne­bra (véa­se en­tre­vis­ta).

La fra­se que Drag­hi pro­nun­ció en Lon­dres el pa­sa­do 26 de ju­lio –“el BCE es­tá dis­pues­to a

Drag­hi re­co­no­ció por pri­me­ra vez que los in­ver­so­res en deu­da te­men la rup­tu­ra de la zo­na eu­ro

ha­cer lo que ha­ga fal­ta (....); y, créan­me, se­rá su­fi­cien­te”– ya se ha in­cor­po­ra­do a los re­fra­ne­ros de ci­tas épi­cas, in­ser­ta­da en­tre el “l’etat c’est moi” (Luis XIV) y el “we’ll fight them on the bea­ches” (Chur­chill). Me­dian­te un pro­gra­ma de com­pras de deu­da a cor­to –a dos o tres años–, Drag­hi pre­ten­de ser tan­to alia­do co­mo do­ma­dor de los ci­clo­tí­mi­cos mer­ca­dos de bo­nos, in­ver­so­res que –se­gún ha re­co­no­ci­do Drag­hi por pri­me­ra vez – ya te­men el “ries­go de con­ver­ti­bi­li­dad”, es de­cir, la po­si­bi­li­dad de rup­tu­ra en la unión mo­ne­ta­ria. Es­pa­ña ha per­di­do de fac­to ac­ce­so a los mer­ca­dos. Y em­pre­sas co­mo Se­cu­ri­tas, ING y has­ta la ma­triz de Ibe­ria y Bri­tish Air­ways re­co­no­cen pú­bli­ca­men­te (me­dian­te el The Wall Street Jour­nal) que se pre­pa­ran pa­ra un mun­do posteu­ro. La sa­li­da de Gre­cia an­tes del 2013, a la que Wim Bui­ter, de Ci­ti­bank, asig­na una pro­ba­bi­li­dad del 90%, dis­pa­ra­ría el ries­go de con­ver­ti­bi­li­dad con con­se­cuen­cias te­rro­rí­fi­cas pa­ra Es­pa­ña.

De ahí, el plan Drag­hi. El BCE rea­li­za­rá com­pras ma­si­vas de deu­da es­pa­ño­la e ita­lia­na –de has­ta 400.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gun al­gu­nos cálcu­los–. Sin lle­gar a ser la gran ba­zu­ca que los eco­no­mis­tas y par­ti­ci­pan­tes de mer­ca- do que­rían, pue­de ser al me­nos una ame­tra­lla­do­ra. El pro­gra­ma es­ta­rá con­di­cio­na­do a un com­pro­mi­so for­mal por par­te de los paí­ses cu­ya deu­da es res­pal­da­da por no fla­quear en sus pro­gra­mas de ajus­te, fir­ma­do con san­gre en otro eu­fe­mís­ti­ca­men­te lla­ma­do Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to. To­do in­di­ca que Es­pa­ña fir­ma­rá, aun­que to­dos los eco­no­mis­tas con­sul­ta­dos acon­se­ja­ban que es me­jor que Ma­drid no se pre­ci­pi­te si quie­re op­ti­mi­zar su po­si­ción ne­go­cia­do­ra. Ita­lia “tra­ta­rá de be­ne­fi­ciar­se de un me­mo­rán­dum es­pa­ñol sin fir­mar uno su­yo”, di­jo un eco­no­mis­ta en la City.

Aun­que aún no se co­no­cen más de­ta­lles, es­ta “es la pri­me­ra vez que el BCE ha ar­ti­cu­la­do de ma­ne­ra cla­ra lo que va a ha­cer”, di­jo Hung Tran, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Fi­nan­zas Internacional (IIF) en Washington. Aho­ra sólo fal­ta que lo ha­ga.

Se­gún ex­pli­có a Di­ne­ro el eco­no­mis­ta je­fe de un im­por­tan­te ban­co de in­ver­sión internacional con se­de en Nue­va York, el plan de cen­trar la ope­ra­ción Drag­hi en la deu­da a cor­to tie­ne un do­ble ob­je­ti­vo. “Quie­ren res­ta­ble­cer el ac­ce­so de Es­pa­ña a los mer­ca­dos pa­ra su deu­da a cor­to y usar los ti­pos al­tos so­bre la deu­da es­pa­ño­la a lar­go pla­zo co­mo una

El BCE quie­re man­te­ner el ac­ce­so de Es­pa­ña al mer­ca­do a cor­to pe­ro no es­ta­mos ni al ini­cio del fin de la cri­sis

he­rra­mien­ta pa­ra se­guir dis­ci­pli­nan­do al país”, di­jo es­te eco­no­mis­ta, que ase­so­ró du­ran­te cin­co años al BCE an­tes de pa­sar a la ban­ca pri­va­da.

La lí­nea du­ra de los hal­co­nes del Bun­des­bank (y, ha­ce po­co, de Mer­kel) era uti­li­zar la dis­ci­pli­na de los mer­ca­dos –es de­cir, los ele­va­dos cos­tes de fi­nan­cia­ción de la deu­da– pa­ra for­zar la adop­ción a ra­ja­ta­bla de los pro­gra­mas de ajus­te. Pe­ro con ese mé­to­do de dis­ci­pli­na dic­ken­sia­na co­rrían el ries­go de ma­tar al ni­ño. “Si de­jas a un país col­ga­do de un pre­ci­pi­cio su­je­tán­do­se con un so­lo de- do, co­rres el ries­go de que cai­ga”, di­jo el mis­mo eco­no­mis­ta. Y, pues­to que Es­pa­ña es de­ma­sia­do gran­de pa­ra caer (sin lle­var­se por de­lan­te a to­da la zo­na eu­ro), ha­cía fal­ta en­con­trar un mé­to­do más sua­ve: el plan Drag­hi. Se­gún to­dos los in­di­cios, cuen­ta con el apo­yo del Go­bierno ale­mán y tie­ne una ven­ta­ja que in­clu­so pue­de aca­bar por con­ven­cer has­ta a Jens Weid­mann, el pre­si­den­te del Bun­des­bank, quien –arrin­co­na­do por pri­me­ra vez en el con­se­jo del BCE– se opo­ne al plan. Al li­mi­tar­se a apo­yar a Es­pa­ña me­dian­te com­pras de deu­da a cor­to pla­zo, “pue­den apli­car mu­cha pre­sión so­bre el país ca­da vez que ven­ce la deu­da”, di­ce el mis­mo eco­no­mis­ta je­fe de la City que ha­bló sin pe­los en la len­gua al man­te­ner su ano­ni­ma­to.

Es el pa­lo y la za­naho­ria que Drag­hi ofre­ce­rá a Ma­riano Ra­joy en las pró­xi­mas se­ma­nas. Y jun­to con el me­mo­rán­dum se­rá un ex­pe­ri­men­to per­fec­to de vi­gi­lan­cia y con­trol pa­ra la pró­xi­ma fa­se de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca ace­le­ra­da; la cons­truc­ción pau­la­ti­na de un es­ta­do eu­ro­peo sin la trans­fe­ren­cia co­rres­pon­dien­te de con­tro­les de­mo­crá­ti­cos. El si­guien­te

Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del BCE, en una rue­da de pren­sa el pa­sa­do 2 de agos­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.