“Me sien­to op­ti­mis­ta por pri­me­ra vez en dos años”

Charles Wy­plosz, del Cen­tro de Es­tu­dios Mo­ne­ta­rios y Ban­ca­rios de Gi­ne­bra

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - A. Ro­bin­son

Cuan­do Charles Wy­plosz, ve­te­rano eco­no­mis­ta y di­rec­tor del Cen­tro Internacional de Es­tu­dios Mo­ne­ta­rios y Ban­ca­rios de Gi­ne­bra, se per­mi­te el lu­jo de “una do­sis de op­ti­mis­mo”, hay que ha­cer­le ca­so. Wy­plosz, que ha ase­so­ra­do a di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les, des­de el Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional al Ban­co Eu­ro­peo pa­ra la Re­cons­truc­ción y el Desa­rro­llo, pa­san­do por el Par­la­men­to Eu­ro­peo, ha si­do uno de los eco­no­mis­tas más crí­ti­cos con la res­pues­ta de los lí­de­res eu­ro­peos, que ha ca­li­fi­ca­do co­mo “desas­tro­sa” y “es­tú­pi­da”. Pe­ro aho­ra cree que las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), Ma­rio Drag­hi, son “in­te­li­gen­tes” y mo­ti­vo pa­ra pen­sar que el eu­ro se sal­va­rá. ¿Ha re­cu­pe­ra­do la es­pe­ran­za? Llevo dos años y me­dio en un es­ta­do de preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te por­que sa­bía que ca­da de­ci­sión que se to­ma­ba su­pues­ta­men­te pa­ra re­sol­ver la cri­sis, en reali­dad, iba a agra­var­la. Los fon­dos de es­ta­bi­li­za­ción eran de­ma­sia­do pe­que­ños. La aus­te­ri­dad re­ce­ta­da era con­tra­pro­du­cen­te. El BCE siem­pre ha­cía de­ma­sia­do po­co y tar­de. Pe­ro des­de el cam­bio del con­se­jo en el BCE y la lle­ga­da de Drag­hi me sien­to por pri­me­ra vez al­go op­ti­mis­ta. ¿Por qué? Por­que to­do lo que di­ce Drag­hi me ha­ce pen­sar que es­tá real­men­te dis­pues­to a ha­cer lo que ha­ga fal­ta. El pro­ble­ma siem­pre ha si­do la opinión do­mi­nan­te de que el BCE no pue­de res­pal­dar los bo­nos de Es­pa­ña, Ita­lia y qui­zá de Fran­cia por­que ge­ne­ra mo­ral ha­zard (ries­go mo­ral). Mi im­pre­sión es que Drag­hi ya re­cha­za es­ta po­si­ción. Y des­de que se sus­ti­tu­ye­ron cua­tro de los seis miem­bros del con­se­jo eje­cu­ti­vo del BCE tie­ne mu­cho apo­yo pa­ra plan­tar ca­ra al Bun­des­bank. Ca­da pa­so que han da­do es­te año va en el sen­ti­do co­rrec­to. Des­de el pro­gra­ma LTRO (de ope­ra­cio­nes de re­fi­nan­cia­ción a lar­go pla­zo) has­ta el úl­ti­mo com­pro­mi­so de apo­yar a Es­pa­ña e Ita­lia. Te­nía una check list de re­qui­si­tos, de lo que se de­be ha­cer pa­ra sa­lir de la cri­sis. Y, fi­nal­men­te, voy ta­chan­do pun­tos. Eso es pro­gre­so. ¿Cuá­les son? Pri­me­ro, in­ter­ven­cio­nes del BCE pa­ra re­du­cir las pri­mas de ries­go. Veo vo­lun­tad de ha­cer­lo en las de­cla­ra­cio­nes de Drag­hi. No lo di­rá, pe­ro creo que re­co­no­ce el pa­pel del BCE co­mo pres­ta­mis­ta de úl­ti­mo re­cur­so. Lue­go, es­tán

EL PA­PEL DEL BCE “Ma­rio Drag­hi re­co­no­ce que la mi­sión del BCE es ser el pres­ta­mis­ta de úl­ti­mo re­cur­so” UNA DI­VI­SA COM­PE­TI­TI­VA “El cre­ci­mien­to en paí­ses co­mo Es­pa­ña va a de­pen­der de una fuer­te de­pre­cia­ción del eu­ro”

avan­zan­do ha­cia la crea­ción de una unión ban­ca­ria. El pac­to fis­cal es me­jor que el es­tú­pi­do pac­to de Maas­tricht de cre­ci­mien­to y es­ta­bi­li­dad por­que des­cen­tra­li­za la dis­ci­pli­na fis­cal. Lo que que­da por se­ña­lar en mi check list es el fin de es­ta po­lí­ti­ca con­tra­pro­du­cen­te de aus­te­ri­dad. Hay que ge­ne­rar cre­ci­mien­to. ¿Có­mo? Me­nos aus­te­ri­dad y un eu­ro mu­cho más com­pe­ti­ti­vo. Si el res­to de la eco­no­mía mun­dial cre­ce, paí­ses co­mo Es­pa­ña ten­drán la po­si­bi­li­dad de cre­cer por la vía de las ex­por­ta­cio­nes, siem­pre que adop­ten las re­for­mas ne­ce

sa­rias. ¿Pe­ro no exis­te un ries­go de que si con­di­cio­nan el apo­yo del BCE a más ajus­tes pro­lon­ga­rán la re­ce­sión eco­nó­mi­ca? Sí. Pe­ro creo que Drag­hi ha cal­cu­la­do que se­ría de­ma­sia­do pe­dir­les a los ale­ma­nes apo­yo a la deu­da es­pa­ño­la-ita­lia­na, y, al mis­mo tiem­po, el fin de la aus­te­ri­dad. De mo­do que ha si­do in­te­li­gen­te. Ra­joy y Mon­ti no de­bie­ron adop­tar ja­más el pa­que­te de aus­te­ri­dad. Re­for­mas es­truc­tu­ra­les, sí. Pe­ro aho­ra es tar­de; ten­drán que to­mar la píl­do­ra en­ve­ne­na­da y es­pe­rar el mo­men­to pa­ra fle­xi­bi­li­zar. Un eu­ro ba­ra­to no re­sol­ve­rá los pro­ble­mas de des­equi­li­brios en­tre la pe­ri­fe­ria y las paí­ses fuer­tes de Eu­ro­pa, ¿cier­to? No soy par­ti­da­rio de la te­sis de que la raíz del pro­ble­ma del eu­ro son esos des­equi­li­brios. Hu­bo erro­res de po­lí­ti­ca que crea­ron bur­bu­jas en paí­ses co­mo Es­pa­ña. ¿Qué gra­do de res­pal­do de­be­ría pro­por­cio­nar el BCE a la deu­da es­pa­ño­la? Creo que de­be­rían po­ner un te­cho a la pri­ma de ries­go de en­tre 200 y 400 pun­tos bá­si­cos. Creo que lo ha­rá, pe­ro pri­me­ro ne­ce­si­ta el apo­yo de Mer­kel y pue­de tar­dar unas se­ma­nas. ¿Cuál es el ul­ti­mo pun­to de su ‘check list’? Una re­es­truc­tu­ra­ción par­cial de la deu­da de Es­pa­ña, Ita­lia y qui­zá de Fran­cia...

ARCHIVO

El eco­no­mis­ta fran­cés Charles Wy­plosz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.