LAS PE­TRO­LE­RAS ES­TA­TA­LES CHI­NAS SE GLO­BA­LI­ZAN

La Vanguardia - Dinero - - ENERGÍA -

El pa­sa­do 23 de ju­lio, la pe­tro­le­ra es­ta­tal chi­na CNOOC anun­cia­ba que ha­bía lle­ga­do a un acuer­do pa­ra ad­qui­rir por 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res (12.140 mi­llo­nes de eu­ros se­gún el cam­bio ac­tual) la ca­na­dien­se Ne­xen, una fir­ma con im­por­tan­tes ac­ti­vos en re­cur­sos no con­ven­cio­na­les de pe­tró­leo del ti­po tar sands (are­nas as­fál­ti­cas) y con una re­co­no­ci­da sol­ven­cia tec­no­ló­gi­ca pa­ra la ex­plo­ta­ción de sha­le gas (gas de es­quis­to). La de­fi­ni­ti­va apro­ba­ción re­gu­la­to­ria to­da­vía po­dría de­mo­rar­se por es­pa­cio de nue­ve me­ses, pe­ro to­do apun­ta a que es­ta aca­ba­rá con­cre­tán­do­se.

La ofer­ta in­clu­ye una se­rie de con­tra­par­ti­das pa­ra Ca­na­dá: por ejem­plo, la se­de de CNOOC en Amé­ri­ca es­ta­rá en Cal­gary y la nue­va fir­ma se ha com­pro­me­ti­do a au­men­tar sus in­ver­sio­nes y sus es­fuer­zos de in­ves­ti­ga­ción pa­ra la ex­plo­ta­ción de las are­nas as­fál­ti­cas de Al­ber­ta. Apa­ren­te­men­te, los di­rec­ti­vos de CNOOC han apren­di­do bien las lec­cio­nes de­ri­va­das de su fra­ca­so en el 2005 al in­ten­tar com­prar la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Uno­cal, fi­nal­men­te ad­qui­ri­da por Che­vron por un va­lor in­fe­rior a los 18.000 mi­llo­nes de dó­la­res ofer­ta­dos por la pe­tro­le­ra chi­na. Una de­ci­sión en la que, sin du­da, pe­sa­ron de for­ma de­ci­si­va los ar­gu­men­tos po­lí­ti­cos que veían en la ope­ra­ción una ame­na­za a la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

En los úl­ti­mos años las prin­ci­pa­les pe­tro­le­ras es­ta­ta­les chi­nas –Chi­na Na­tio­nal Pe­tro­leum Cor­po­ra­tion (CNPC), Chi­na Pe­tro­leum & Che­mi­cal Cor­po­ra­tion (Si­no­pec) y Chi­na Na­tio­nal Offs­ho­re Oil Cor­po­ra­tion (CNOOC)– han te­ni­do oca­sión de apren­der mu­cho so­bre la ma­ne­ra de ha­cer ne­go­cios en el ex­tran­je­ro, con­sa­grán­do­se co­mo im­por­tan­tes ac­to­res en las fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes acon­te­ci­das a es­ca­la glo­bal en el sec­tor de la ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción de hi­dro­car­bu­ros. No en vano, du­ran­te el 2009 y el 2010, las tres pe­tro­le­ras chi­nas gas­ta­ron por el con­cep­to ci­ta­do un to­tal apro­xi­ma­do de 47.590 mi­llo­nes de dó­la­res (un 35% de los cua­les se des­ti­na­ron a Amé­ri­ca La­ti­na).

Aun­que ope­ran en 31 paí­ses, sus ac­ti­vi­da­des se lo­ca­li­zan so­bre to­do en An­go­la, Ka­za­jis­tán, Su­dán y Ve­ne­zue­la

Es­te ni­vel de ac­ti­vi­dad no de­be sor­pren­der­nos: en el 2009, mien­tras la de­man­da mun­dial de pe­tró­leo caía en 1,24 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios (mb/d), la de Chi­na au­men­ta­ba en 0,7 mb/d. Asi­mis­mo, mien­tras la de­man­da mun­dial de gas des­cen­dió un 2%, la del gi­gan­te asiá­ti­co au­men­tó en un 11%. Co­mo la pro­duc­ción na­cio­nal chi­na ha al­can­za­do ya su ce­nit o se en­cuen­tra pró­xi­ma a ello, pa­ra cu- brir cual­quier ba­rril de pe­tró­leo o me­tro cú­bi­co de gas que se aña­da al con­su­mo no que­da más re­me­dio que re­cu­rrir a la im­por­ta­ción o a la ac­ti­vi­dad en el ex­tran­je­ro.

Se­gún la Agen­cia Internacional de la Energía (AIE), las ad­qui­si­cio­nes han per­mi­ti­do a las pe­tro­le­ras es­ta­ta­les chi­nas (PEC) am­pliar su pro­duc­ción en el ex­tran­je­ro de 1,1 mb/d en el 2009 a 1,36 mb/d en el pri­mer tri­mes­tre del 2010 (a efec­tos com­pa­ra­ti­vos ca­be men­cio­nar que en el 2009 la pro­duc­ción na­cio­nal de Chi­na fue de 4,0 mb/d). Las PEC es­tán ope­ran­do en 31 paí­ses y pro­du­cen en 20 de es­tos, aun­que sus ac­ti­vi­da­des se lo­ca­li­zan ma­yo­ri­ta­ria­men­te en An­go­la, Ka­za­jis­tán, Su­dán y Ve­ne­zue­la.

Ge­ne­ral­men­te se da por sen­ta- do que la ac­ti­vi­dad internacional de las PEC es­tá dic­ta­da por los in­tere­ses po­lí­ti­cos y es­tra­té­gi­cos del Go­bierno de Pe­kín, has­ta el pun­to de que sus mo­vi­mien­tos po­drían tra­du­cir­se en me­nos su­mi­nis­tros y pre­cios más al­tos pa­ra el res­to de los paí­ses im­por­ta­do­res de pe­tró­leo.

Sin em­bar­go, un es­tu­dio de fe­bre­ro del 2011 de la AIE (el or­ga­nis­mo ase­sor en ma­te­ria ener­gé­ti­ca de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos de la OCDE) des­ta­ca en sus con­clu­sio­nes que la re­la­ción en­tre el Go­bierno chino y las PEC es mu­cho más com­ple­ja de lo que pa­re­ce, de for­ma que a me­nu­do am­bas par­tes mues­tran in­tere­ses di­ver­gen­tes. Se­gún di­cho es­tu­dio ( Over­seas in­vest­ments by chi­ne­se na­tio­nal oil com­pa­nies), aun­que el pro­pie­ta­rio ma­yo­ri­ta­rio de las pe­tro­le­ras sea el Es­ta­do, es­te no las di­ri­ge: su ges­tión, ba­sa­da esen­cial­men­te en in­cen­ti­vos co­mer­cia­les, se­ría en reali­dad el re­sul­ta­do de una com­pli­ca­da in­te­rac­ción en­tre in­di­vi­duos y gru­pos aso­cia­dos a las pe­tro­le­ras, cu­yos in­tere­ses no son ne­ce­sa­ria­men­te coin­ci­den­tes.

El in­for­me de la AIE des­ta­ca que a pe­sar de la exis­ten­cia de di­ver­sos me­ca­nis­mos de coor­di­na­ción, las PEC pa­re­cen go­zar de un al­to gra­do de in­de­pen­den­cia del Go­bierno y que, en oca­sio­nes, lo mis­mo su­ce­de en­tre las se­des cen­tra­les y sus fi­lia­les. El análisis co­men­ta­do se­ña­la que pe­se a que en su po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na las PEC tien­den a pre­sen­tar sus mo­vi­mien­tos en ul­tra­mar en tér­mi­nos de apo­yo a los ob­je­ti­vos na­cio­na­les de se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca, sus ac­ti­vi­da­des obe­de­cen esen­cial­men­te a mo­ti­va­cio­nes co­mer­cia­les y a ad­qui­rir ven­ta­ja en la bús­que­da de nue­vas opor­tu­ni­da­des en el mer­ca­do glo­bal. Es­te com­por­ta­mien­to in­de­pen­dien­te im­pul­sa­do por ob­je­ti­vos co­mer­cia­les se­ría par­ti­cu­lar­men­te no­to­rio en el ca­so de las in­ver­sio­nes y ope­ra­cio­nes en ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción de pe­tró­leo y gas, mien­tras que las mo­ti­va­cio­nes po­lí­ti­cas ad­qui­ri­rían una ma­yor re­le­van­cia en al­gu­nos pro­yec­tos de cons­truc­ción de in­fraes­truc­tu­ras de trans­por­te, ta­les co­mo oleo­duc­tos y ga­so­duc­tos.

Pa­ra la AIE no hay que bus­car­le los tres pies al ga­to: las in­ver­sio­nes in­ter­na­cio­na­les de las pe­tro­le­ras es­ta­ta­les chi­nas con­tri­bu­yen a in­cre­men­tar de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va los su­mi­nis­tros mun­dia­les de pe­tró­leo y gas, ju­gan­do en el mis­mo mer­ca­do glo­bal del que de­pen­de­mos el res­to de los paí­ses im­por­ta­do­res.

STEP­HEN SHA­VER / BLOOM­BERG

La de­man­da chi­na de pe­tró­leo y gas va en au­men­to

Ma­riano Mar­zo Ca­te­drá­ti­co de Re­cur­sos Ener­gé­ti­cos de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.