LOS RES­CA­TES: CAU­SAS Y VA­RIE­DA­DES

La Vanguardia - Dinero - - COYUNTURA -

La ex­pe­rien­cia evi­den­cia que ca­da si­tua­ción es di­fe­ren­te: el en­fa­do y la in­com­pren­sión de Gre­cia, la tris­te acep­ta­ción de Por­tu­gal y el brio­so es­fuer­zo de Ir­lan­da pa­ra re­cu­pe­rar­se”

Alo lar­go de es­te año, el res­ca­te fi­nan­cie­ro de Es­pa­ña e Ita­lia ha si­do un te­ma re­cu­rren­te que se pre­sen­ta­ba en dos ver­sio­nes: la im­pues­ta en lí­nea con las ex­pe­rien­cias de Gre­cia, Por­tu­gal e Ir­lan­da y una ver­sión más sua­ve apo­ya­da en la me­nor ne­ce­si­dad re­la­ti­va de es­tos otros paí­ses y en las im­pli­ca­cio­nes que pu­die­ra te­ner pa­ra el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea, em­pe­zan­do por el eu­ro. La ex­pe­rien­cia evi­den­cia que ca­da si­tua­ción es di­fe­ren­te: el en­fa­do y la in­com­pren­sión de Gre­cia, la tris­te acep­ta­ción de Por­tu­gal y el brio­so es­fuer­zo de Ir­lan­da pa­ra re­cu­pe­rar­se. En los tres ca­sos hay exi­gen­cias de ma­yor es­fuer­zo fis­cal, des­cen­so de pres­ta­cio­nes pú­bli­cas y de gas­tos, re­duc­ción drás­ti­ca del ta­ma­ño y del per­so­nal de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli-

Los res­ca­tes bus­can fa­ci­li­tar los mi­lla­res de ajus­tes que reorien­tan la asig­na­ción de los re­cur­sos

cas, ven­ta de po­se­sio­nes co­mo edi­fi­cios, te­rre­nos y em­pre­sas pú­bli­cas, et­cé­te­ra.

Los dos can­di­da­tos in péc­to­re han to­ma­do no­ta del cos­te mo­ne­ta­rio que es­tán so­por­tan­do, de la de­bi­li­dad y men­gua de sus ad­mi­nis­tra­cio­nes, del em­po­bre­ci­mien­to del país y de sus ciu­da­da­nos. Sa­ben que la ayu­da com­por­ta exi­gen­cias ne­ce­sa­rias (re­duc­ción del gas­to, com­pro­mi­so de pa­gos…) y otras que son dis­cu­ti­bles, co­mo las ven­tas in­me­dia­tas de edi­fi­cios, y otras, que se mal­ba­ra­ta­rían si se enaje­na­ran en un mo­men­to de de­pre­sión eco­nó­mi­ca. Los po­lí­ti­cos acep­tan que eso es ne­ce­sa­rio, pe­ro tam­bién es im­po­pu­lar y te­men que los re­sul­ta­dos re­quie­ran un tiem­po que va­ya más allá su le­gis­la­tu­ra. En con­se­cuen­cia, pi­den ayu­da pa­ra com­ba­tir las es­pe­cu­la­cio­nes que en­ca­re­cen su deu­da y to­man de­ci­sio­nes en el sen­ti­do exi­gi­do a los paí­ses ya in­ter­ve­ni­dos. Pe­ro in­sis­ten en sus pe­cu­lia­ri­da­des, co­mo, por ejem­plo, que en Es­pa­ña el pe­so re­la­ti­vo de la deu­da pú­bli­ca res­pec­to al pro­duc­to in­te­rior bru­to es re­la­ti­va­men­te ba­jo o que, en Ita­lia, una gran pro­por­ción de su deu­da es­tá en ma­nos de ti­tu­la­res del país… Ade­más, es­tá el pa­rón ini­cial que pue­de de­ri­var­se de es­tas me­di­das, que tam­bién da­ña­ría al con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea.

El pa­pel de Ale­ma­nia es cru- cial por­que es el país ma­yor y más ri­co de la Unión Eu­ro­pea, pe­ro tam­bién tie­ne una im­por­tan­te ex­pe­rien­cia di­rec­ta con la uni­fi­ca­ción de su país y la ayu­da a em­pre­sas con di­fi­cul­ta­des. Des­de ha­ce años, y ba­sa­dos en su ex­pe­rien­cia, eco­no­mis­tas des­ta­ca­dos y los pre­si­den­tes de las aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les ins­tan a su go­bierno a ser ri­gu­ro­so en tér­mi­nos inequí­vo­cos. Así, en sep­tiem­bre del 2009, el pro­fe­sor Hans-Pe­ter Kei­tel, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Fe­de­ral de la In­dus­tria Ale­ma­na (BDI), ex­po­nía en Al­ca­lá: “Co­mo em­pre­sa­rios y má­na­gers ope­ra­mos ba­jo nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad y no de­be­mos te­ner la me­nor du­da de que he­mos obra­do de es­ta for­ma, que de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra asu­mir el ries­go de las de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les y

Los re­cor­tes son más do­lo­ro­sos si se ha­cen en tandas reite­ra­das en lu­gar de en una úni­ca vez

sus con­se­cuen­cias… La so­cie­dad no de­be pa­gar por las de­ci­sio­nes em­pre­sa­ria­les equi­vo­ca­das”. Y, aña­día, ci­tan­do a Lud­wig Er­hard: “Un fa­vor de es­ta na­tu­ra­le­za lo pa­ga siem­pre el pue­blo, ya que nin­gún Es­ta­do pue­de dar a sus ciu­da­da­nos más de lo que de ellos ha to­ma­do”. En la mis­ma ciu­dad, en sep­tiem­bre del 2011, el doc­tor Ger­hard Braun plan­tea­ba que pa­ra crear un cli­ma fa­vo­ra­ble a la in­ver­sión con­vie­ne “re­du­cir drás­ti­ca­men­te el ele­va­do en- deu­da­mien­to pú­bli­co… El Es­ta­do se de­be con­cen­trar en las com­pe­ten­cias que le son pro­pias”.

La vi­sión opues­ta ins­ta a que sea el go­bierno quien im­pul­se la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Es la que orien­tó los pla­nes de es­tí­mu­los del Eje­cu­ti­vo de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que no lo­gra­ron su pro­pó­si­to. En es­tos ca­sos, “una vez to­ma­da es­ta de­ci­sión se con­vier­te en una ex­cu­sa pa­ra pro­po­ner y acep­tar una am­plia va­rie­dad de te­mas con in­de­pen­den­cia de si cum­plen las con­di­cio­nes de un mo­de­lo eco­nó­mi­co pa­ra ce­bar los in­cen­ti­vos que dan lu­gar a la re­cu­pe­ra­ción”, se­gún di­jo S. Hor­witz en el 2012. Los pla­nes E en­tra­rían en es­te en­fo­que.

Los re­cor­tes van en la bue­na vía. Son ne­ce­sa­rios pe­ro no sólo no son su­fi­cien­tes sino que, en los pri­me­ros me­ses, re­du­cen la dis­po­ni­bi­li­dad de me­dios de pa­go y au­men­tan el pa­ro. Tam­bién son do­lo­ro­sos, pe­ro lo son más si se ha­cen en tandas reite­ra­das en lu­gar de una úni­ca vez. Los res­ca­tes bus­can fa­ci­li­tar los mi­lla­res de ajus­tes que reorien­tan la asig­na­ción de los re­cur­sos, pe­ro no se con­si­guen en un día. La ven­ta de te­rre­nos, em­pre­sas y edi­fi­cios pú­bli­cos pue­de ayu­dar, pe­ro di­fí­cil­men­te lo pue­de lo­grar si se ven­de por de­ba­jo de cos­te o pa­ra fi­nes inapro­pia­dos.

Por el con­tra­rio, es­tas exi­gen­cias son con­ve­nien­tes si apor­tan al­go a la apa­ri­ción de nue­vas em­pre­sas y crea­ción de em­pleos, pa­ra lo que con­vie­ne dis­po­ner del tiem­po y de la re­fle­xión que fal­tan cuan­do apre­mian los ven­ci­mien­tos de la deu­da.

PA­CO CAM­POS / EFE

A Ma­riano Ra­joy y a Ma­rio Mon­ti les une la preo­cu­pa­ción de te­ner que en­fren­tar­se a un res­ca­te de los paí­ses pre­si­den

Joa­quín Trigo Di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos (IEE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.