¿Es es­tú­pi­do be­ber vino en co­mi­das de ne­go­cios?

Un es­tu­dio di­fun­di­do en Es­ta­dos Uni­dos des­ca­li­fi­ca el con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas e in­dig­na al sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la y al de la res­tau­ra­ción

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - Ra­mon Fran­càs

Be­ber vino, cer­ve­za o cual­quier otro ti­po de be­bi­da al­cohó­li­ca du­ran­te una co­mi­da de ne­go­cios o una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo ya no pa­re­ce ser una bue­na elec­ción, se­gún un con­tro­ver­ti­do es­tu­dio de in­ves­ti­ga­do­res uni­ver­si­ta­rios de Es­ta­dos Uni­dos pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Con­su­mer Psy­cho­logy. El es­tu­dio con­clu­ye que no sólo no es apro­pia­do sino que, ade­más, es de “es­tú­pi­dos”, de per­so­nas que ofre­cen una ima­gen a los de­más de me­nor in­te­li­gen­cia. O sea, que si se be­be vino en una co­mi­da de ne­go­cios la per­cep­ción que, in­cons­cien­te­men­te, van a te­ner nues­tros com­pa­ñe­ros de man­tel va a ser que la per­so­na es más bien ton­ta.

Los in­ves­ti­ga­do­res que fir­man el es­tu­dio (Scott I. Rick, de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, y Mau­ri­ce E. Sch­weit­zer, de la de Pen­sil­va­nia) han lle­ga­do a til­dar es­ta per­cep­ción, na­da más y na­da me­nos, co­mo el im­bi­bing idiot bias ex­pre­sión que po­dría tra­du­cir­se co­mo el pre­jui­cio del be­be­dor idio­ta.

Las con­clu­sio­nes han te­ni­do una no­ta­ble tras­cen­den­cia y eso ha pro­vo­ca­do la in­dig­na­ción de bue­na par­te del sec­tor del vino y tam­bién de los res­tau­ran­tes, so­bre to­do los es­pe­cia­li­za­dos en en­cuen­tros de ne­go­cios. El pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te de lu­jo Via Ve­ne­to de Bar­ce­lo­na, Jo­sep Mon­je, di­ce que no pue­de es­tar más en desacuer­do con es­te es­tu­dio. En es­te es­ta­ble­ci­mien­to de la ca­lle Gan­du­xer se lle­va ya 45 años ce­rran­do to­do ti­po de ne­go­cios, in­clu­so la crea­ción de en­ti­da­des ban­ca­rias, o se­llan­do gran­des acuer­dos po­lí­ti­cos. Co­mo re­cuer­da Mon­je, en esas me­sas “nun­ca ha fal­ta­do una co­pa de buen vino”. De he­cho, en la bo­de­ga del Via Ve­ne­to, si­tua­da a seis me­tros ba­jo tie­rra, se con­ser­van más de 10.000 bo­te­llas.

El pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te en­tien­de que el es­tu­dio de Scott I. Rick y Mau­ri­ce E. Sch­weit­zer es­tá “muy fue­ra de lu­gar”, y fal­to de “ri­gor”. La res­tau­ra­do­ra de Vi­la­fran­ca del Pe­ne­dès Ol­ga Guasch, que re­gen­ta El Gat Blau (un res­tau­ran­te de Vi­la­fran­ca del Pe­ne­dès), no se muer­de la len­gua a la ho­ra de ma­ni­fes­tar que “ya es­tá bien de tan­ta ton­te­ría y de tan­ta gen­te que pier­de el tiem­po pa­ra rea­li­zar ton­tos es­tu­dios que ni en­ri­que­cen a las per­so­nas ni a la so­cie­dad”. Tam­bién afir­ma que es­te ti­po de es­tu­dios “no po­dían ve­nir de otro si­tio que no fue­ra Es­ta­dos Uni­dos”, y se pre­gun­ta: “¿Qué sa­ben ellos de la bue­na gas­tro­no­mía y del buen vino”.

En­tre los enó­lo­gos, la cues­tión tam­po­co ad­mi­te du­da al­gu­na. En­ric Ro­ca, de la tra­di­cio­nal bo­de­ga del Pe­ne­dès Avgvstvs-Forvm, con­si­de­ra que “lo que sí es es­tú­pi­do es no dis­fru­tar de un len­gua­do con un blan­co o un ca­va o co­mer

En el Via Ve­ne­to se han se­lla­do to­do ti­po de ne­go­cios y “nun­ca ha fal­ta­do una co­pa de buen vino”

un chu­le­tón con una co­ca­co­la”. Tam­bién se pre­gun­ta: “¿Qué tie­ne que ver una co­pa de vino con la in­te­li­gen­cia?”.

Des­ta­ca­dos em­pre­sa­rios del sec­tor del vino en Es­pa­ña, co­mo es el ca­so de Jo­sé Gar­cía Ca­rrión, en­tien­den que “la res­tau­ra­ción es un es­ca­pa­ra­te ideal pa­ra la pro­mo­ción del vino, di­fun­dir sus bon­da­des y otor­gar pres­ti­gio”. De es­ta for­ma, no pocos em­pre­sa­rios la­men­tan apor­ta­cio­nes co­mo la de es­tas dos uni­ver­si­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas en un mo­men­to en el que el con­su­mo de vi­nos en los res­tau­ran­tes no de­ja de dis­mi­nuir con la cri­sis, des­pla­zán­do­se ha­cia los ho­ga­res.

La pre­si­den­ta de la pa­tro­nal Pime Ca­va, Mer­cè Ros­sell, te­me que “por el ca­mino que se lle­va” el vino “aca­be con­si­de­rán­do­se co­mo el ta­ba­co”. Opi­na que se es­tá “cri­mi­na­li­zan­do” in­jus­ta­men­te el vino mien­tras des­ta­ca que hay mu­chos es­tu­dios cien­tí­fi­cos que han con­clui­do que un con­su­mo mo­de­ra­do es sa­lu­da­ble. El pre­si­den­te de la Con­fra­ria del Ca­va Sant Sa­dur­ní, Pe­re Bo­net, pun­tua­li­za que “la in­te­li­gen­cia o la es­tu­pi­dez no es­tá en el vino ni son atri­bu­tos o de­fec­tos que dé el vino al be­be­dor”. Eso sí, re­cuer­da que con­su­mi­do con mo­de­ra­ción “real­za” los bue­nos mo­men­tos, in­clu­yen­do una co­mi­da de ne­go­cios.

Re­pre­sen­tan­tes em­pre­sa­ria­les co­mo Joaquim Gay de Mon­te­llà, pre­si­den­te de Fo­ment del Tre­ball Na­cio­nal y pro­pie­ta­rio de una bo­de­ga de Sant Pe­re de Ri­bes en la que ya en el si­glo XV los frai­les Je­ró­ni­mos ela­bo­ra­ban vino, en­tien­de que el es­tu­dio de los in­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Mi­chi­gan y Pen­sil­va­nia “re­co­gen una opinión di­fe­ren­te a la que rei­na en la cul­tu­ra eu­ro­pea y me­di­te­rrá­nea”. Aña­de que “la mo­de­ra­ción en el con­su­mo de vi­nos es fa­vo­ra­ble a crear una armonía y un cli­ma ideal pa­ra ce­rrar ne­go­cios”. Igual­men­te, Gay de Mon­te­llà re­cuer­da los es­tu­dios cien­tí­fi­cos que cer­ti­fi­can los efec­tos sa­lu­da­bles del vino, co­mo los de ca­rác­ter car­dio­vas­cu­lar, aso­cia­dos a un con­su­mo mo­de­ra­do.

De he­cho, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la del Vino (FEV) y del Ob­ser­va­to­rio Es­pa­ñol del Mer­ca­do del Vino, Fé­lix So­lís Yá­ñez, en­ca­be­zó el pa­sa­do mes de ju­nio una de­le­ga­ción del sec­tor del vino que se reunió con la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Ana Ma­to, pa­ra ex­po­ner su preo­cu­pa­ción por “las po­lí­ti­cas de sa­lud pú­bli­ca que vie­nen dic­ta­das des­de ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les en las que no se dis­tin­gue el con­su­mo del abu­so, ni hay un re­co­no­ci­mien­to a los pa­tro­nes de con­su­mo ade­cua­dos, co­mo los que si­guen los con­su­mi­do­res de vino, que no con­si­guen sino des­le­gi­ti­mar el pro­duc­to an­te la so­cie­dad”. La FEV re­cla­ma al mi­nis­te­rio una ma­yor im­pli­ca­ción en el di­se­ño de es­tas po­lí­ti­cas y se ofre­ció a ayu­dar en la crea­ción de he­rra­mien­tas “efec­ti­vas y no in­dis­cri­mi­na­das” que con­tri­bu­yan a pa­liar el pro­ble­ma del con­su­mo inade­cua­do de al­cohol.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la FEV, Pau Ro­ca, afir­ma que, “des­gra­cia­da­men­te, pa­ra con­su­mir vino hay que sa­ber mu­cho. Hay que sa­ber de va­rie­da­des, de aña­das, de de­no­mi­na­cio­nes, de mar­cas o de pro­ce­sos de pro­duc­ción”. La elec­ción re­sul­ta com­ple­ja pa­ra un pro­fano en la ma­te­ria. Por lo tan­to, aña­de Ro­ca, “el ac­to y de­ci­sión de es­co­ger un vino es to­do me­nos es­tú­pi­do: es un ac­to de in­te­li­gen­cia, en el que la vo­lun­tad del ac­to de­ci­so­rio se ha con­di­cio­na­do de­ma­sia­do por la cul­tu­ra. Es­to es un pro­ble­ma, pues se ha res­trin­gi­do mu­cho el con­su­mo y se ha vuel­to eli­tis­ta, pe­ro, por otra par­te, po­de­mos ale­gar que ca­si na­die que con­su­me vino lo ha­ce de for­ma im­pul­si­va e irre­fle­xi­va”. Así, al en­ten­der del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la FEV, el con­su­mo del vino es “un ac­to in­trín­se­ca­men­te in­te­li­gen­te”.

El sec­tor del vino, se­gún la or­ga­ni­za­ción sec­to­rial que pre­si­de So­lís, “no da la es­pal­da a los pro­ble­mas de con­su­mo inapro­pia­do, es­pe­cial­men­te en­tre los co­lec­ti­vos más sen­si­bles co­mo es el ca­so de los jó­ve­nes”. En el mar­co del pro­gra­ma Wi­ne in Mo­de­ra­tion, di­fun­den el men­sa­je de mo­de­ra­ción en el con­su­mo de vino y la edu­ca­ción del con­su­mi­dor. Di­cho pro­gra­ma for­ma par­te del com­pro­mi­so del sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la en el mar­co de la Unión Eu­ro­pea pa­ra “ha­cer una con­tri­bu­ción efec­ti­va y ac­ti­va a la so­cie­dad an­te los pro­ble­mas que cau­sa el al­cohol, ba­sa­da en la cien­cia, la in­for­ma­ción, la edu­ca­ción en sen­ti­do am­plio, y la au­to­rre­gu­la­ción sec­to­rial”.

ARCHIVO

Ce­na de tra­ba­jo en el res­tau­ran­te bar­ce­lo­nés Via Ve­ne­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.