Fa­bri­can­tes ja­po­ne­ses, víc­ti­mas del yen y del won

Los tres gran­des del sec­tor han cam­bia­do de pre­si­den­te en los úl­ti­mos me­ses

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Sony y Pa­na­so­nic, dos gi­gan­tes de la elec­tró­ni­ca de con­su­mo ja­po­ne­sa y mun­dial, han anun­cia­do que tra­ba­ja­rán jun­tos pa­ra ace­le­rar la lle­ga­da al mer­ca­do de te­le­vi­so­res con tec­no­lo­gía OLED, la úl­ti­ma ma­ra­vi­lla en la que es­ta in­dus­tria con­fía pa­ra re­vi­ta­li­zar la de­man­da en la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da. Ha­ce sólo un par de años, hu­bie­ra si­do im­pen­sa­ble una coope­ra­ción en­tre es­tos dos ad­ver­sa­rios. El ta­bú se ha ro­to por la cri­sis, no exac­ta­men­te la eco­nó­mi­ca –que tam­bién–, sino la de re­sul­ta­dos, pro­vo­ca­da por la in­ha­bi­li­dad de los fa­bri­can­tes ni­po­nes pa­ra com­pe­tir con sus ri­va­les co­rea­nos, Sam­sung y LG.

En ma­yo, la re­vis­ta Nik­kei Bu­si­ness lle­va­ba a su por­ta­da un ti­tu­lar ca­tas­tro­fis­ta: “Sayonara TV”, pa­ra una cró­ni­ca se­gún la cual la in­dus­tria ja­po­ne­sa ne­ce- si­ta sa­lir­se de la fa­bri­ca­ción de te­le­vi­so­res, pe­ro no pue­de aban­do­nar­la brus­ca­men­te y, al mis­mo tiem­po, sa­be que se­rá di­fí­cil que vuel­va a ga­nar di­ne­ro con esa lí­nea de ne­go­cio. Sin lle­gar a tal ex­tre­mo, los fa­bri­can­tes ci­ta­dos tra­tan de com­bi­nar tres mo­vi­mien­tos: re­ti­rar­se de las ca­te­go­rías no ren­ta­bles, coope­rar en las tec­no­lo­gías que pu­die­ran de­vol­ver­les re­le­van­cia fu­tu­ra, y apo­yar­se en Chi­na y Tai­wán pa­ra com­ba­tir la he­ge­mo­nía co­rea­na.

En los años 80 y 90, los fa­bri­can­tes ja­po­ne­ses ma­cha­ca­ron a las mar­cas oc­ci­den­ta­les gra­cias a dos ven­ta­jas que pa­re­cían im­ba­ti­bles: tec­no­lo­gía su­pe­rior y con­trol de los cos­tes. Des­de en­ton­ces, esas cua­li­da­des no son ex­clu­si­vas, y el al­za del yen ha li­qui­da­do aque­lla si­tua­ción en la que, de he­cho, el con­su­mi­dor ja­po­nés sub­ven­cio­na­ba las ven­tas al ex­te­rior. En los cin­co úl­ti­mos años, el yen se ha en­ca­re­ci­do un 80% con res­pec­to al won, la mo­ne­da co­rea­na, y es­to ex­pli­ca mu­chas co­sas: pa­ra Sony, Pa­na­so­nic y Sharp, ex­por­tar te­le­vi­so­res des­de Ja­pón es una ruina. Una tras otra, las com­pa­ñías han en­tra­do en pér­di­das y, en con­se­cuen­cia, su va­lor bur­sá­til ha caí­do más de un 60%.

Los tres gran­des han re­no­va­do su cú­pu­la di­rec­ti­va en los úl­ti­mos me­ses. Tras cua­tro años de

El te­le­vi­sor ha de­ja­do de ser el cen­tro del en­tre­te­ni­mien­to do­més­ti­co de­bi­do al au­ge de in­ter­net De los nue­vos pre­si­den­tes se es­pe­ra que cie­rren fá­bri­cas y des­pla­cen la pro­duc­ción a otros paí­ses asiá­ti­cos

pér­di­das, Sony ha en­cum­bra­do a Ka­zuo Hi­rai, y vuel­ve a te­ner un pre­si­den­te ja­po­nés tras la po­co fe­liz ex­pe­rien­cia de Ho­ward Strin­ger. Por su la­do, Sharp, que ha­bía acu­mu­la­do la ma­yor ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de pa­ne­les LCD, ha sus­ti­tui­do a Mi­kio Ka­ta­ya­ma, ar­tí­fi­ce de esa es­tra­te­gia ex­pan­si­va, por Ta­kas­hi Oku­da, y lo pri­me­ro que es­te ha di­cho es: “No vol­ve­re­mos a ven­der a me­nos del cos­te”. A fi­na­les de ju­nio, Ka­zuhi­ro Tsu­ga ha to­ma­do el ti­món de Pa­na­so­nic, de ma­nos de Fu­mio Oht­su­bo, que ya ha­bía ini­cia­do la di­ver­si­fi­ca­ción ha­cia los ne­go­cios ver­des.

De los tres di­rec­ti­vos en­tran­tes se sub­ra­ya que tie­nen un ras­go en co­mún: en sus res­pon­sa­bi­li­da­des an­te­rio­res, no les ha tem­bla­do la mano a la ho­ra de to­mar me­di­das drás­ti­cas. Y eso es lo que se es­pe­ra: que re­nun­cien a la in­te­gra­ción ver­ti­cal, cie­rren fá­bri­cas, sa­cri­fi­quen em­pleos y des­pla­cen la pro­duc­ción a otros paí­ses asiá­ti­cos. Se­gún la te­sis co­rrien- te, Ja­pón cuen­ta con tec­no­lo­gía, Chi­na con mano de obra ba­ra­ta y un mer­ca­do an­sio­so, Tai­wán sa­be có­mo ges­tio­nar efi­cien­te­men­te los cos­tes.

Con­cep­tual­men­te, la raíz del pro­ble­ma es que, por pri­me­ra vez, el te­le­vi­sor va de­jan­do de ser el cen­tro del en­tre­te­ni­mien­to do­més­ti­co; o lo si­gue sien­do a con­di­ción de su­bor­di­nar­se co­mo otra pan­ta­lla a los con­te­ni­dos y ser­vi­cios que van y vie­nen por in­ter­net. Y es­te, pre­ci­sa­men­te, es un flan­co débil de la in­dus­tria ni­po­na, que por ra­zo­nes opi­na­bles no ha sa­bi­do adap­tar­se.

“Sayonara TV” es sin du­da un ti­tu­lar for­za­do, pe­ro los sín­to­mas de re­ti­ra­da son vi­si­bles. En su pro­gra­ma pa­ra que Sony vuel­va a ser ren­ta­ble el pró­xi­mo año, Hi­rai ha enun­cia­do tres pi­la­res bá­si­cos: ima­gen di­gi­tal, vi­deo­jue­gos y mó­vi­les. La mar­ca se­gui­rá ven­dien­do te­le­vi­so­res fa­bri­ca­dos por ter­ce­ros, pe­ro no in­ten­ta­rá re­cu­pe­rar a cual­quier cos­te el te­rreno per­di­do. Por su la­do, el nue­vo je­fe de Pa­na­so­nic ha enu­me­ra­do las áreas prio­ri­ta­rias: lí­nea blanca, pa­ne­les so­la­res, ba­te­rías, cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas y, en un plano se­cun­da­rio, los te­le­vi­so­res.

A su ma­ne­ra, la ta­rea de Ka­zuhi­ro Tsu­ga es pre­pa­rar a Pa­na­so­nic pa­ra la era post-TV. Sin de­cir­lo abier­ta­men­te, pe­ro re­co­no­cien­do an­te los ac­cio­nis­tas que en uno de ca­da tres te­le­vi­so­res que ven­de la mar­ca pier­de di­ne­ro. Por con­si­guien­te, su plan in­clu­ye una re­duc­ción del ca­tá­lo­go y la ex­ter­na­li­za­ción de la pro­duc­ción.

La so­lu­ción más au­daz es la adop­ta­da por Sharp. En su ca­so, no po­dría des­lo­ca­li­zar, tras ha­ber in­ver­ti­do ma­si­va­men­te en Ja­pón, pe­ro sí pue­de me­ter un so­cio chino en ca­sa, y por es­to ha ven­di­do el 10% de sus ac­cio­nes al gru­po tai­wa­nés Hon Hai (más co­no­ci­do co­mo Fox­conn), que a su vez se ha com­pro­me­ti­do a ab­sor­ber par­te de la pro­duc­ción de la fá­bri­ca de pa­ne­les de Sa­kai, que fun­cio­na al 30% de su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da. Se da por se­gu­ro que los fu­tu­ros te­le­vi­so­res de Ap­ple lle­va­rán pan­ta­llas fa­bri­ca­das por Sharp y se­rán mon­ta­dos en al­gu­na de las fá­bri­cas que Fox­conn tie­ne en Chi­na. Si es­ta ini­cia­ti­va pue­de lle­var a una pér­di­da del con­trol ja­po­nés de una com­pa­ñía cen­te­na­ria, es ma­te­ria de con­tro­ver­sia. ¿Cuál es el por­cen­ta­je asu­mi­ble de de­pen­den­cia an­tes de que Sharp de­je de con­si­de­rar­se ja­po­ne­sa? Con acen­tos geo­po­lí­ti­cos, hay ana­lis­tas en To­kio que pre­co­ni­zan es­ta fór­mu­la: “Aso­ciar­se con Chi­na es el úni­co mo­do de fre­nar a Co­rea”.

Na­tu­ral­men­te, to­dos es­tos pla­nes ten­drán con­se­cuen­cias so­bre la es­truc­tu­ra in­dus­trial y la­bo­ral de Ja­pón. Pa­na­so­nic, por ejem­plo, es el ma­yor em­plea­dor del país (con 330.000 tra­ba­ja­do­res a fi­na­les del mes de mar­zo), y Tsu­ga ya ha de­cla­ra­do que es im­pres­cin­di­ble re­du­cir sus­tan­cial­men­te ese nú­me­ro.

TOMOHIRO OHSUMI / BLOOM­BERG

Ka­zuhi­ro Tsu­ga to­mó el ti­món de Pa­na­so­nic a fi­na­les de ju­nio y su mi­sión co­mo pre­si­den­te es pre­pa­rar al fa­bri­can­te ja­po­nés pa­ra la era post-TV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.