Cuan­do el tra­ba­jo abra­sa

Pro­fe­sio­na­les que ejer­cen al sol o en es­pa­cios ce­rra­dos y ca­lu­ro­sos pue­den su­frir es­trés tér­mi­co

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Pe­láez

Mien­tras lee es­tas lí­neas, pro­ba­ble­men­te los ter­mó­me­tros es­ta­rán mar­can­do en la ca­lle más de 30 gra­dos; se­gún dón­de se en­cuen­tre, qui­zá más de 40. Una tem­pe­ra­tu­ra ideal pa­ra es­tar de va­ca­cio­nes, pe­ro son mu­chos los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan du­ran­te to­do el ve­rano al ai­re li­bre ba­jo un sol abra­sa­dor, o qui­zás en un es­pa­cio ce­rra­do pe­ro tam­bién con un ca­lor ex­tre­mo. Una si­tua­ción in­có­mo­da que, ade­más, si el cuer­po no es ca­paz de en­friar­se a sí mis­mo, pue­de ge­ne­rar lo que se de­no­mi­na “es­trés tér­mi­co”, con se­rias –a ve­ces, fa­ta­les– con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud del tra­ba­ja­dor.

El es­trés tér­mi­co es la car­ga de ca­lor que acu­mu­lan en su cuer­po los tra­ba­ja­do­res por la unión de tres fac­to­res: las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que rea­li­zan y la ro­pa que lle­van. Pro­fe­sio­na­les es­pe­cial­men­te pro­pen­sos son to­dos aque­llos que tra­ba­jan al ai­re li­bre, en sec­to­res co­mo la agri­cul­tu­ra, la cons­truc­ción, ex­plo­ta­cio­nes fo­res­ta­les, jar­di­ne­ría y man­te­ni­mien­to ur­bano…, pe­ro tam­bién aque­llos que tra­ba­jan en si­tios ce­rra­dos ca­lu­ro­sos y con po­si­ble fal­ta de ven­ti­la­ción, co­mo fun­di­cio­nes, hor­nos, co­ci­nas o la­van­de­rías.

Cuan­do se al­can­za una si­tua- ción de es­trés tér­mi­co, el cuer­po se al­te­ra. “La so­bre­car­ga fi­sio­ló­gi­ca ha­ce que el pro­fe­sio­nal em­pie­ce a no­tar un gran can­san­cio, co­mo si es­tu­vie­ra ha­cien­do un gran so­bre­es­fuer­zo, ya que sus me­ca­nis­mos de pér­di­da de ca­lor em­pie­zan a ac­tuar pa­ra ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra: se em­pie­za a su­dar, se abren los po­ros, et­cé­te­ra”, ex­pli­ca Ri­cart Cla­ria­na, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Es­pe­cia­lis­tas en Prevención y Sa­lud La­bo­ral (Aep­sal) y téc­ni­co su­pe­rior en Hi­gie­ne y Er­go­no­mía.

Si la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral su­pera los 38 gra­dos (al­gu­nos ex­per­tos fi­jan el lí­mi­te en 37) se pue­den pro­du­cir da­ños gra­ves. Hay que te­ner en cuen­ta que el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra pro­vo­ca­do por el es­trés cor­po­ral es un fe­nó­meno di­fe­ren­te a la fie­bre. “Cuan­do una per­so­na es­tá en­fer­ma y tie­ne fie­bre por en­ci­ma de los 38 gra­dos su cuer­po reac­cio­na con sen­sa­ción de frío –des­ta­ca Cla­ria­na–. Un tra­ba­ja­dor que es­tá ha­cien­do un es­fuer­zo fí­si­co no es­tá en­fer­mo: su cuer­po reac­cio­na su­dan­do en gran can­ti­dad pa­ra eva­po­rar un ca­lor que no ha si­do ge­ne­ra­do por su pro­pio cuer­po, sino que pro­ce­de del ex­te­rior”. Al­gu­nas per­so­nas tie­nen ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra eli­mi­nar ca­lor por sus pro­pios me­dios: la obe­si­dad, la edad avan­za­da o la ba­ja for­ma fí­si­ca son al­gu­nos de los fac­to­res que obs­ta­cu­li­zan es­ta mi­sión y, por tan­to, fa­vo­re­cen el es­trés tér­mi­co.

El es­trés tér­mi­co ge­ne­ra di­ver- sos ti­pos de con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud. Un efec­to ha­bi­tual son los ma­reos, vó­mi­tos o des­ma­yos. Ade­más, pue­de agra­var las do­len­cias pre­vias de los afec­ta­dos, co­mo pue­den ser pa­to­lo­gías res­pi­ra­to­rias, re­na­les, car­dio­vas­cu­la­res o dia­be­tes. Otra po­si­ble con­se­cuen­cia es el de­no­mi­na­do sín­co­pe por ca­lor, pro­du­ci­do cuan­do el tra­ba­ja­dor per­ma­ne­ce in­mó­vil de pie mu­cho tiem­po en un lu­gar ca­lu­ro­so y la va­so­di­la­ta­ción im­pi­de que lle­gue su­fi­cien­te san­gre al ce­re­bro: “Un ca­so tí­pi­co es el de mi­li­ta­res que se des­va­ne­cen du­ran­te des­fi­les a pleno sol”, ejem­pli­fi­ca el vi­ce­pre­si­den­te de Aep­sal.

El es­trés tér­mi­co agra­va la sen­sa­ción de ago­ta­mien­to y se ha re­la­cio­na­do con un po­si­ble au­men­to de ac­ci­den­tes la­bo­ra­les y, en ca­sos ex­tre­mos, pue­de lle­gar a pro­du­cir la muer­te. “Un bom­be­ro tra­ba­jan­do en la ex­tin­ción de un in­cen­dio en un en­torno ya de por sí ca­lu­ro­so pue­de lle­gar a su­frir un ata­que al co­ra­zón”, ad­vier­te Cla­ria­na. Los ex­per­tos en prevención de ries­gos la­bo­ra­les in­sis­ten ca­da año en una se­rie de re­co­men­da­cio­nes bá­si­cas tan­to pa­ra el em­pre­sa­rio co­mo, so­bre to­do, pa­ra los pro­pios tra­ba­ja­do­res (véa­se cua­dro ad­jun­to), aun­que, se­gún el ex­per­to, “mu­chos no ha­cen ca­so” y co­me­ten erro­res co­mo com­ba­tir el ca­lor con una cer­ve­za he­la­da, cuan­do el al­cohol, y tam­bién la ca­feí­na, con­tri­bu­ye a ele­var aún más la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral.

ALES­SIA PIER­DO­ME­NI­CO / BLOOM­BERG

Los em­plea­dos que tra­ba­jan en es­pa­cios ce­rra­dos, con al­tas tem­pe­ra­tu­ras y po­ca ven­ti­la­ción, co­mo el pa­na­de­ro de la fo­to, son un co­lec­ti­vo de ries­go pa­ra el es­trés tér­mi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.