Ban­co ma­lo pa­ra di­ge­rir el la­dri­llo

Es­pa­ña e Ir­lan­da es­tán pa­gan­do sus bur­bu­jas inmobiliarias. Mien­tras se ul­ti­ma el res­ca­te a la ban­ca es­pa­ño­la, el pre­ce­den­te ir­lan­dés no es na­da alen­ta­dor

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - La­lo Agus­ti­na

No sé por qué Eu­ro­pa in­sis­te tan­to en que cree­mos bancos ma­los; qui­zá por­que no se han en­te­ra­do de que aquí ya te­ne­mos unos cuan­tos”, bro­mea­ba es­ta se­ma­na un al­to di­rec­ti­vo de uno de los prin­ci­pa­les gru­pos fi­nan­cie­ros co­ti­za­dos. Pe­ro es así. El acuer­do fir­ma­do el pa­sa­do 9 de ju­lio en­tre el Go­bierno y Bru­se­las pa­ra in­yec­tar has­ta 100.000 mi­llo­nes en la ban­ca es­pa­ño­la –con­cre­ta­do en el Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to– es­ta­ble­ce en su pun­to nú­me­ro 21 de for­ma ta­xa­ti­va que “los ac­ti­vos pro­ble­má­ti­cos de los bancos con ayu­das pú­bli­cas de­be­rán ser rá­pi­da­men­te qui­ta­dos de los ba­lan­ces de los bancos”. Su des­tino: las so­cie­da­des de ges­tión de ac­ti­vos, co­no­ci­das po­pu­lar­men­te co­mo bancos ma­los.

¿Có­mo fun­cio­na un ban­co ma­lo? En esen­cia, es sencillo. La en­ti­dad pú­bli­ca com­pra a uno o va­rios bancos los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios pa­ra su pos­te­rior co­mer­cia­li­za­ción. El ban­co ma­lo se nu­tre de re­cur­sos pú­bli­cos –en es­te ca­so, de Eu­ro­pa, que lle­ga­rán a Es­pa­ña a tra­vés del Fon­do de Re­es­truc­tu­ra­ción Or­de­na­da Ban­ca­ria (FROB), de­pen­dien­te del Ban- co de Es­pa­ña– y tie­ne una ges­tión in­de­pen­dien­te. Los bancos “des­con­so­li­dan” –en ex­pre­sión del mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos– sus ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios y asu­men unas pér­di­das que se en­ju­gan bien di­rec­ta­men­te con el di­ne­ro que les pa­ga el ban­co ma­lo o a tra­vés de am­plia­cio­nes de ca­pi­tal rea­li­za­das por el mis­mo FROB.

El Go­bierno fue rea­cio a es­ta so­lu­ción que al fi­nal ha si­do im­pues­ta por Bru­se­las den­tro del res­ca­te a la ban­ca

Los de­ta­lles fi­na­les aún es­tán en dis­cu­sión. El Go­bierno, que al prin­ci­pio se mos­tró rea­cio a es­ta fór­mu­la por su fuer­te im­pac­to en el dé­fi­cit pú­bli­co, tra­ba­ja a des­ta­jo pa­ra apro­bar un de­cre­to ley el pró­xi­mo vier­nes en el que se fi­je el ca­mino que se­guir por la par­te del sec­tor afec­ta­da. Se­rán to­dos los bancos na­cio­na­li­za­dos –Ban­kia, No­va Ga­li­cia, Ca­ta­lu-

Pa­ra no hun­dir más a los bancos so­co­rri­dos, los ac­ti­vos se pa­ga­rán a un pre­cio ra­zo­na­ble en el me­dio pla­zo

nya Banc y Ban­co de Valencia– y to­dos los que re­ci­ban ayu­das a par­tir de aho­ra.

Bru­se­las es­ta­ble­ció que el tras­pa­so de ac­ti­vos se ha­ría te­nien­do en cuen­ta su hi­po­té­ti­co va­lor a lar­go pla­zo. Los bancos re­ci­bi­rán una pe­que­ña par­ti­ci­pa­ción en el ban­co ma­lo, que de­be­rá es­tar ope­ra­ti­vo co­mo muy tar­de en no­viem­bre.

Se­gún da­tos del Ban­co de Es­pa­ña, el con­jun­to del sec­tor te­nía, a cie­rre del 2011, 308.000 mi­llo­nes de eu­ros in­ver­ti­dos en el sec­tor pro­mo­tor y cons­truc­tor, de los que 184.000 mi­llo­nes (ca­si el 60%) eran pro­ble­má­ti­cos: es de­cir, mo­ro­sos, subes­tán­dar (en pe­li­gro in­mi­nen­te de mo­ra) y ac­ti­vos ad­ju­di­ca­dos. Los prés­ta­mos

ESPERET

El de­cre­to ley del pró­xi­mo vier­nes fi­ja­rá el ca­mino que se­guir a los bancos na­cio­na­li­za­dos –Ban­kia, No­va Ga­li­cia, Ca­ta­lun­ya Banc y Ban­co de Valencia– y a to­dos los que re­ci­ban ayu­das a par­tir de aho­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.