La eco­no­mía bra­si­le­ña tam­bién se en­fría

Rous­seff apues­ta por la in­dus­tria y las in­fraes­truc­tu­ras pa­ra amor­ti­guar el fre­na­zo eco­nó­mi­co

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Fernando Gar­cía

La cri­sis de la zo­na eu­ro tam­bién pa­sa fac­tu­ra a Bra­sil. Le­jos del lus­tro­so 7,5% de cre­ci­mien­to co­se­cha­do por la eco­no­mía bra­si­le­ña en el 2010, los ex­per­tos cal­cu­lan que es­te año la ci­fra fi­nal po­dría ser de sólo el 1,8%. Pa­ra im­pul­sar la eco­no­mía, el Go­bierno aca­ba de apro­bar un ambicioso plan cen­tra­do en la in­dus­tria y las in­fraes­truc­tu­ras.

El gi­gan­te bra­si­le­ño es­tá es­mi­rria­do. Su eco­no­mía si­gue sien­do un cam­po enor­me y fron­do­so, pe­ro ca­da día más agos­ta­do por los efec­tos de la se­quía y las he­la­das. Par­te de la cul­pa la tie­nen los gé­li­dos vien­tos del nor­te y del otro la­do del Atlán­ti­co, pe­ro tam­bién son ya pa­ten­tes las ca­ren­cias del te­rreno y los erro­res en el ám­bi­to de la agri­cul­tu­ra.

Las pri­me­ras se­ña­les de en­fria­mien­to lle­ga­ron ha­ce más de un año. Pe­ro fue al co­no­cer­se los gran­des da­tos del 2011 cuan­do los peo­res te­mo­res se con­fir­ma­ron. Al ma­gro cre­ci­mien­to del ejer­ci­cio se le bau­ti­zó co­mo O PI­Bin­ho, un sim­pá­ti­co pa­la­bro que ex­pre­sa­ba una de­cep­ción en tér­mi­nos re­la­ti­vos pe­ro in­sos­la­ya­bles: le­jos del lus­tro­so 7,5% de cre­ci­mien­to co­se­cha­do en el 2010, el in­di­ca­dor se li­mi­tó a un 2,7%, im­pro­pio de una na­ción emer­gen­te y de­ma­sia­do cor­to pa­ra una so­cie­dad to­da­vía muy ca­ren­te.

Aho­ra ya ni si­quie­ra se ha­cen bro­mas con el asun­to. Tras un pri­mer tri­mes­tre con un anémi­co in­cre­men­to del 0,2% que obli­gó al Go­bierno a re­du­cir del 4,5% al 3% su pre­vi­sión pa­ra to­do el año, los eco­no­mis­tas de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a los que el Ban­co Cen­tral con­sul­ta re­gu­lar­men­te no apues­tan ni un real a que el cre­ci­mien­to al­can­ce el 2%, y lo cal­cu­lan en un po­bre 1,8%. Y la in­fla­ción en al­za, en par­te por un pro­gre­si­vo re­cor­te de ti­pos de in­te­rés (del 12,5% al 8% en unos me­ses) que, sin em­bar­go, ape­nas ha fre­na­do los alar­man­tes re­tro­ce­sos en la pro­duc­ción y el em­pleo in­dus­tria­les.

Ahí, en la in­dus­tria, es­ta­ría la ma­dre del cor­de­ro de esa es­pe­cie de as­te­nia pri­ma­ve­ral que pa­de­ce la eco­no­mía bra­si­le­ña, se­gún coin­ci­den los ex­per­tos y dic­ta el sen­ti­do co­mún. Los al­tos cos­tes (so­bre to­do sa­la­ria­les), la fal­ta de per­so­nal cua­li­fi­ca­do y las fa­llas de in­fra­es­truc­tu­ra se­rían las prin­ci­pa­les de­fi­cien­cias vi­ta­mí­ni­cas.

No en vano el Eje­cu­ti­vo de Dil­ma Rous­seff ha de­ci­di­do cen­trar­se en la in­dus­tria y las in­fraes­truc­tu­ras al lan­zar un nue­vo plan que, en­tre otras co­sas, bus- ca es­ti­mu­lar la pri­me­ra me­dian­te el desa­rro­llo de las se­gun­das.

El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Gui­do Man­te­ga, anun­ció el plan a to­do tra­po, con el ma­yor es­me­ro por abrir ex­pec­ta­ti­vas a una me­jo­ra que a su en­ten­der de­be­ría dar fru­tos ya en el se­gun­do se­mes­tre del año. Así sea, pe­ro hay que re­cor­dar que sólo han pa­sa­do cua­tro me­ses y me­dio des­de que Bra­si­lia anun­ció su úl­ti­mo y ambicioso pa­que­te de me­di­das de ayu­da al sec­tor se­cun­da­rio, en aquel ca­so con los in­cen­ti­vos fis­ca­les co­mo ele­men­to cen­tral. Y los re­sul­ta­dos to­da­vía es­tán por ver.

A las ma­las no­ti­cias ma­cro­eco­nó­mi­cas se su­mó, a pri­me­ros de agos­to, el bom­ba­zo de las pér­di­das que el co­lo­so Pe­tro­bras re­gis­tró en el se­gun­do tri­mes­tre y por vez pri­me­ra en tre­ce años; más exac­ta­men­te, des­de que la fuer­te de­pre­cia­ción del real en enero de 1999 tum­bó el ba­lan­ce de la fir­ma en el pri­mer cuar­to de aquel año.

La ra­zón de la caí­da fue, es­ta vez, la en­tra­da en la con­ta­bi­li­dad de los rui­no­sos gas­tos efec­tua­dos en na­da me­nos que 41 po­zos se­cos o sub­co­mer­cia­les. Así lo ex­pli- có la pre­si­den­ta de la em­pre­sa es­ta­tal de ca­pi­tal mix­to, Graça Fos­ter; en con­cre­to, los pin­cha­zos cos­ta­ron 1.092 mi­llo­nes de eu­ros y con­du­je­ron a un glo­bal ne­ga­ti­vo de 536 mi­llo­nes. En los ya­ci­mien­tos de Cam­pos y San­tos, la pro­por­ción de fias­cos ha­bía al­can­za­do el 32% so­bre el to­tal de pros­pec­cio­nes, se­gún el dia­rio Va­lor. En to­do ca­so, na­die es­pe­ra­ba se­me­jan­te ba­ta­ca­zo.

Fos­ter ase­gu­ró que tan abul­ta­das ci­fras de fa­lli­dos no se re­pe­ti­rían en los pró­xi­mos me­ses, e in­sis­tió en el ne­ga­ti­vo im­pac­to que tu­vo so­bre los re­sul­ta­dos la de­pre­cia­ción del real fren­te al dó­lar, de un 18% du­ran­te el pe­rio­do en cues­tión. A sus de­cla­ra­cio­nes se unió la ex­ten­di­da per­cep­ción de que lo que pa­sa es que la nue­va pre­si­den­ta, nom­bra­da en fe­bre­ro por Rous­seff, es­tá “sa­can­do es­que­le­tos del ar­ma­rio” y po­nien­do al día una ges­tión y unas cuen­tas has­ta aho­ra de­ma­sia­do con­di­cio­na­das por los in­tere­ses po­lí­ti­cos. Lo uno y lo otro tran­qui­li­za­ron mí­ni­ma­men­te los áni­mos de los in­ver­so­res en la bol­sa del país. El mar­tes, ade­más, Pe­tro­bras anun­ció el ha­llaz­go de una pro­mi­so­ria re­ser­va en aguas pro­fun­das de San­tos. Con to­do, el pa­lo de los pé­si­mos re­sul­ta­dos en el se­gun­do se­mes­tre que­dó ahí.

Al cre­ci­mien­to del 2,7% lo lla­ma­ron ‘O PI­Bin­ho’, pe­ro aho­ra ya ni se ha­cen bro­mas so­bre ello El ca­so de Pe­tro­bras, que ha re­gis­tra­do su pri­mer tri­mes­tre en pér­di­das en 13 años, es to­da una me­tá­fo­ra

Los po­zos se­cos de la que cons­ti­tu­ye la ma­yor com­pa­ñía del país y una de las prin­ci­pa­les pe­tro­le­ras del pla­ne­ta son a la vez una me­tá­fo­ra y un sín­to­ma de lo que es­tá ocu­rrien­do con la eco­no­mía bra­si­le­ña: se di­ría que, sien­do aún im­po­nen­te por su ta­ma­ño y por la evo­lu­ción de su mer­ca­do, no es lo que to­dos es­pe­ra­ban.

No es que de re­pen­te Bra­sil ha­ya per­di­do to­do su im­pul­so y su sex-ap­peal pa­ra el ca­pi­tal fo­rá­neo. Las gran­des re­ser­vas de di­vi­sa que la Re­pú­bli­ca ate­so­ra, la inago­ta­ble ofer­ta de ma­te­rias pri­mas, los ele­va­dos ni­ve­les de em­pleo y, an­te to­do, el cre­ci­mien­to de la de­man­da a con­se­cuen­cia de la su­pera­ción de la po­bre­za y el ac­ce­so al con­su­mo por par­te de mi­llo­nes de per­so­nas des­acon­se­jan va­ti­ci­nios de­ma­sia­do ne­ga­ti­vos. Los avi­sos de la po­si­ble en­tra­da en re­ce­sión a me­dio pla­zo, que ya se es­cu­chan den­tro y fue­ra del país, pue­den ser apre­su­ra­dos.

El emer­gen­te sud­ame­ri­cano si­gue sien­do uno de los mer­ca­dos pre­fe­ri­dos pa­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, se­gún un son-

deo de Ernst & Young di­vul­ga­do ha­ce unos días. El Ban­co Cen­tral pre­vé que el mon­tan­te de esas in­ver­sio­nes as­cen­de­rá es­te año a unos 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res, con­tra los 60.000 mi­llo­nes del pa­sa­do 2011: una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va pe­ro pue­de que acep­ta­ble te­nien­do en cuen­ta el con­tex­to internacional.

Al­go más im­pac­tan­te es el re­tro­ce­so del 40% en el pri­mer se­mes­tre del año y res­pec­to a igual pe­rio­do del 2011 en la en­tra­da de ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros pa­ra la com­pra de ac­cio­nes y ren­ta fi­ja (de 12.400 mi­llo­nes de dó­la­res a 7.500). Se­gún los ana­lis­tas, la agre­si­va in­ter­ven­ción del Go­bierno de Bra­sil en la tri­bu­ta­ción de esos tí­tu­los, en el cam­bio del real y en los már­ge­nes ban­ca­rios, es­ta­rían ahu­yen­tan­do a los in­ver­so­res tan­to o más que el pro­pio em­peo­ra­mien­to de las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas.

Se di­rá, co­mo de he­cho re­co­no­ce ya el Eje­cu­ti­vo, que na­die es­ca­pa de una cri­sis que es ya glo­bal des­de ha­ce tiem­po. Pue­de, pe­ro has­ta cier­to pun­to. Mien­tras Bra­sil vi­ve una cier­ta fu­ga de ca­pi­ta­les, Mé­xi­co se lu­cra de esas hui­das y dis­fru­ta el fe­nó­meno in­ver­so. Se­gún el di­rec­tor de in­ves­ti­ga­ción pa­ra los emer­gen­tes del ban­co ja­po­nés No­mu­ra, Tony Vol­pon, de he­cho, mu­chos clien­tes ni­po­nes y nor­te­ame­ri­ca­nos es­tán cam­bian­do Bra­sil por Mé­xi­co en sus apues­tas fi­nan­cie­ras por de­ba­jo del Río Bra­vo.

Vol­pon lo en­cuen­tra nor­mal: “Un cre­ci­mien­to ba­sa­do en com

mo­di­ties va­lo­ri­za­das y en el au­men­to del con­su­mo no va a sus­ten­tar una ex­pan­sión de Bra­sil al 4% anual co­mo ocu­rrió en los úl­ti­mos años. El po­ten­cial de cre­ci­mien­to es me­nor de lo que se ima­gi­na­ba. Hay que in­ver­tir más y ha­cer re­for­mas. El mer­ca­do fi­nan­cie­ro si­gue el éxi­to, y, en es­te mo­men­to, la eco­no­mía de Bra­sil lo tie­ne to­do me­nos eso”, afir­ma.

“En es­te mo­men­to”, di­ce Vol­pon. Y con­vie­ne sub­ra­yar­lo pa­ra no caer hoy, al ha­blar de la pri­me­ra ini­cial de los BRIC, en un pe­si­mis­mo tan ex­tre­mo co­mo ex­tre­mo fue el op­ti­mis­mo con que el país se veía has­ta ha­ce po­co. Co­mo sos­tie­ne el ex­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral bra­si­le­ño, Arminio Fra­ga, pue­de que los in­ver­so­res fo­rá­neos es­tén “exa­ge­ran­do en sus eva­lua­cio­nes” so­bre el emer­gen­te su­re­ño, que a su en­ten­der no es­tá sino atra­ve­san­do “una des­ace­le­ra­ción cí­cli­ca in­fluen­cia­da por la cri­sis eu­ro­pea”. Lo úni­co que en su opinión ha cam­bia­do del to­do es pre­ci­sa­men­te la per­cep­ción ex­ter­na. “Bra­sil va bien, aun­que tie­ne desafíos pa­ra sos­te­ner un cre­ci­mien­to ma­yor, co­mo in­ver­tir más y edu­car me­jor”, cree Fra­ga.

Así que el va­so pue­de aún ver­se me­dio lleno. Y las me­di­das del Go­bierno pue­den ve­nir co­mo el agua de ma­yo. Lo que na­die pue­de ne­gar es que, hoy por hoy, Bra­sil es­tá en ple­na se­quía.

DA­DO GALDIERI / BLOOM­BERG

Pla­ta­for­ma pe­tro­lí­fe­ra de Pe­tro­bas en Río de Ja­nei­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.