Lo que hay que evi­tar en Du­blín

En Ir­lan­da, el res­ca­te de los bancos in­sol­ven­tes que­bró tam­bién al Es­ta­do

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Se­gún el Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to que Es­pa­ña apro­ba­rá ofi­cial­men­te el pró­xi­mo 24 de agos­to a cam­bio de re­ci­bir has­ta 100.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la re­ca­pi­ta­li­za­ción de la ban­ca, se crea­rá un lla­ma­do ban­co ma­lo, la Com­pa­ñía de Ges­tión de Ac­ti­vos (AMC, se­gún sus si­glas en inglés), con el fin de “res­tau­rar y for­ta­le­cer la so­li­dez de los bancos es­pa­ño­les” y, al mis­mo tiem­po, “mi­ni­mi­zar el cos­te pa­ra los con­tri­bu­yen­tes de la re­es­truc­tu­ra­ción”.

Es un do­ble ob­je­ti­vo loa­ble. Pe­ro, se­gún la ex­pe­rien­cia del país cu­ya cri­sis más se ase­me­ja a la de Es­pa­ña, se­rá im­po­si­ble de rea­li­zar. Adop­tan­do un plan muy pa­re­ci­do al que se es­tu­dia en Es­pa­ña tras crear en enero del 2009 la Agen­cia Na­cio­nal de Ges­tión de Ac­ti­vos (NA­MA), Ir­lan­da aca­bó me­tién­do­se en el peor de los mun­dos po­si­bles: no sólo que­bró el sis­te­ma ban­ca­rio sino tam­bién el Es­ta­do. “Hay mu­chos des­víos en el ca­mino al cie­lo e Ir­lan­da los ha co­gi­do to­dos”, iro­ni­zó Pe­ter Ba­con, el di­se­ña­dor prin­ci­pal del NA­MA en enero del 2009 en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Di­ne­ro.

Tal vez sea por el pe­so de la ley de Murphy en su país de ori­gen –que si un desas­tre pue­de ocu­rrir, ocu­rri­rá– . Pe­ro en una zo­na eu­ro que pa­re­ce es­tar re­gi­da úl­ti­ma­men­te por es­ta mis­ma ley, Es­pa­ña pue­de es­tar a pun­to de en­trar en los mis­mos ca­lle­jo­nes sin sa­li­da que Ir­lan­da. “Aquí te­ne­mos la sen­sa­ción de que Es­pa­ña es­tá co­me­tien­do exac­ta­men­te el mis­mo error que co­me­ti­mos; res­ca­tar bancos in­sol­ven­tes con di­ne­ro pú­bli­co”, di­jo Eoin Ó Broin, eco­no­mis­ta de la ofi­ci­na par­la­men­ta­ria del par­ti­do an­ti­aus­te­ri­dad Sinn Féin.

Des­de el prin­ci­pio, el NA­MA pro­vo­có “un debate en­de­mo­nia­do so­bre el pre­cio que se de­be­ría pa­gar por los ac­ti­vos ban­ca­rios”, di­ce Ba­con. Ba­jo su plan, la nue­va agen­cia em­pe­zó a com­prar­les a los bancos deu­da inmobiliaria tan­to bue­na co­mo ma­la, pa­gan­do con bo­nos de ba­jo in­te­rés que po­dían ser usa­dos co­mo ava­les pa­ra con­se­guir cré­di­tos del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE). La agen­cia Moody’s lo ca­li­fi­có co­mo un “me­ca­nis­mo in­ge­nio­so” que per­mi­ti­ría cua­drar el círcu­lo de apo­yar tan­to a los bancos co­mo al Go­bierno.

Pe­ro, mu­chos pre­gun­ta­ban: ¿cuán­to se de­be­ría pa­gar por cré­di­tos ava­la­dos por ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios en caí­da li­bre tras al­can­zar pre­cios es­tra­tos­fé­ri­cos du­ran­te la bur­bu­ja? Ha­bía quie­nes apo­ya­ban pa­gar el pre­cio ac­tual de mer­ca­do del 2009 pa­ra mi­ni­mi­zar las pér­di­das pa­ra el Es­ta­do. Pe­ro “eso ha­bría ani­qui­la­do a la ban­ca”, di­ce Ba­con.

Otros de­fen­dían pa­gar un pre­cio su­fi­cien­te­men­te ele­va­do co­mo pa­ra re­for­zar los ba­lan­ces de los bancos y dar­les in­cen­ti­vos pa­ra es­ti­mu­lar la con­ce­sión de cré­di­tos a la eco­no­mía real. Es­to, se

“Te­ne­mos la sen­sa­ción de que Es­pa­ña va a co­me­ter los mis­mos erro­res que no­so­tros”

ar­gu­men­ta­ba, im­pul­sa­ría los pre­cios in­mo­bi­lia­rios en ge­ne­ral y ayu­da­ría a que el NA­MA re­cu­pe­ra­se su di­ne­ro al ven­der los su­yos. Pe­ro la gen­te “pu­so el gri­to en el cie­lo por­que eso se con­si­de­ra­ba un res­ca­te a la ban­ca con di­ne­ro pú­bli­co”, di­ce Ba­con. Al fi­nal, “la per­cep­ción es que se pa­gó de­ma­sia­do”, re­co­no­ce.

En reali­dad, to­dos te­nían par­te de ra­zón. No ha­bía for­ma de com­prar ac­ti­vos sin que su­pu­sie­ra una enor­me trans­fe­ren­cia des­de el con­tri­bu­yen­te a la ban­ca. Por­que, co­mo ad­vier­te Matt Coo­per en su li­bro How Ire­land went bust (có­mo Ir­lan­da que­bró), el plan del NA­MA sólo fun­cio­na­ría “si el pro­ble­ma de los bancos fue­se de li­qui­dez y no de sol­ven­cia”.

“Po­ner pre­cio de mer­ca­do a los ac­ti­vos com­pra­dos ha­bría que­bra­do a la ban­ca”

Pe­ro, con­for­me la cri­sis se fue pro­fun­di­zan­do con la des­truc­ción del 10% del PIB ir­lan­dés en un año (2008-2009) y una caí­da del 40% de los pre­cios de la vi­vien­da –to­do agra­va­do por las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad–, que­dó cla­ro que la ma­yo­ría de los bancos ir­lan­de­ses, en­ca­be­za­dos por los dos gran­des, An­glo Irish y AIB, eran in­via­bles. Los gran­des in­mo­bi­lia­rios –mul­ti­mi­llo­na­rios co­mo Sean Dun­ne y De­rek Quin­lan am­bos exi­lia­dos en Sui­za– no po­dían pa­gar sus deu­das. Mi­les de pro­mo­to­res más pe­que­ños y mi­llo­nes de fa­mi­lias hi­po­te­ca­das tam­po­co. An­glo Irish des­ta­pó un agu­je­ro de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros. AIB, de 23.000 mi­llo­nes.

Se­gún cual­quier prin­ci­pio de eco­no­mía de mer­ca­do, lo ló­gi­co ha­bría si­do de­jar caer a los bancos in­sol­ven­tes sin pa­gar a sus ac­cio­nis­tas ni a sus acree­do­res (bancos eu­ro­peos, fon­dos de pen­sio­nes ir­lan­de­ses y ex­tran­je­ros), mien­tras se pro­te­gie­se a sus de­po­si­tan­tes me­dian­te la trans­fe­ren­cia de sus aho­rros a bancos sa­nos. Sólo así se po­dría ha­ber evi­ta­do que la in­sol­ven­cia ban­ca­ria aca­ba­se que­bran­do al Es­ta­do.

Pe­ro Ir­lan­da ya ha­bía ga­ran­ti­za­do to­dos los de­pó­si­tos y to­da la deu­da del sis­te­ma ban­ca­rio. En sep­tiem­bre del 2008, du­ran­te el te­rre­mo­to de Leh­man Brot­hers, una ga­ran­tía in­con­di­cio­nal pa­re­cía la me­jor for­ma de res­ta­ble­cer la cal­ma, al me­nos eso de­cía el BCE. “Aho­ra sa­be­mos que fue una de­ci­sión ca­tas­tró­fi­ca; hi­zo inevi­ta­ble el res­ca­te de la ban­ca más cos­to­so de la his­to­ria”, di­ce Tom McDon­nell, eco­no­mis­ta je­fe del ins­ti­tu­to du­bli­nés Tasc. Al anun­ciar la ga­ran­tía, el Go­bierno cal­cu­la­ba que ha­bría un agu­je­ro de unos 4.000 mi­llo­nes de eu­ros en la ban­ca. Cua­tro años des­pués, el cos­te to­tal del res­ca­te as­cien­de a 64.000 mi­llo­nes, el 40% del PIB. Ir­lan­da sólo se man­tie­ne sol­ven­te gra­cias al res­ca­te de la troi­ka (UE, BCE y FMI).

Si­guien­do con­se­jos de la troi­ka –aun­que el FMI se opu­so–, el Es­ta­do ir­lan­dés se com­pro­me­tió a pa­gar a los te­ne­do­res de bo­nos sé­nior que, tras la re­ba­ja de la deu­da eran prin­ci­pal­men­te in­ver­so­res es­pe­cu­la­do­res co­mo hed­ge funds. “Exis­te ra­bia ge­ne­ra­li­za­da en Ir­lan­da por­que es­ta­mos pa­gan­do a hed­ge funds con di­ne­ro pú­bli­co”, di­ce McDon­nell. Mien­tras, pro­mo­to­res co­mo Dun­ne –que vi­ve en una man­sión en Green­wich (Con­nec­ti­cut, Es­ta­dos Uni­dos)– si­guen vi­vien­do la dolce vita.

El cos­te por año de ga­ran­ti- zar la deu­da del in­sol­ven­te An­glo Irish, que des­apa­re­ce­rá en cuan­to se pa­gue a sus acree­do­res, equi­va­le al presupuesto anual de la en­se­ñan­za pri­ma­ria. “Con la ayu­da de NA­MA, Ir­lan­da se con­vir­tió en el ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de una so­cie­dad que pri­va­ti­za­ba los be­ne­fi­cios y so­cia­li­zó las pér­di­das”, sen­ten­cia Coo­per en su li­bro. Y, pe­se al pre­cio ge­ne­ro­so pa­ga­do por sus ac­ti­vos tó­xi­cos, los bancos ir­lan­de­ses si­guen sien­do ex­tre­ma­da­men­te rea­cios a pres­tar di­ne­ro en la eco­no­mía real.

De ahí la pri­me­ra lec­ción: “Es­pa­ña no de­be­ría, ba­jo nin­gún con­cep­to, ga­ran­ti­zar la deu­da de sus bancos; aun­que pien­se que son sol­ven­tes, la ver­da­de­ra si­tua­ción es siem­pre mu­cho peor”, di­ce McDon­nell.

Los eco­no­mis­tas con­sul­ta­dos en Ir­lan­da acon­se­jan que Es­pa­ña se­lec­cio­ne cui­da­do­sa­men­te los bancos que quie­re res­ca­tar y

Mu­chos eco­no­mis­tas acon­se­jan que Es­pa­ña se­lec­cio­ne bien las en­ti­da­des y de­je caer a las in­sol­ven­tes

que de­je caer a los in­sol­ven­tes pro­te­gien­do so­la­men­te a los de­po­si­tan­tes. El me­mo­rán­dum es­pa­ñol sí de­fien­de “com­par­tir la car­ga del res­ca­te con ac­cio­nis­tas, acree­do­res su­bor­di­na­dos e in­ver­so­res en ca­pi­tal hí­bri­do (los des­gra­cia­dos aho­rra­do­res que com­pra­ron ac­cio­nes pre­fe­ren­tes). Pe­ro los sé­nior es­tán pro­te­gi­dos.

La se­gun­da lec­ción es mi­ni­mi­zar el pre­cio que el AMC pa­gue por los ac­ti­vos. “No ha­gan lo que hi­ci­mos no­so­tros; es mu­cho me­jor pa­gar a pre­cio de mer­ca­do y si los bancos no aguan­tan, pues na­cio­na­li­zar­los, es de­cir, que la deu­da tó­xi­ca se man­ten­ga en el sec­tor pri­va­do”, afir­ma Mi­chael Bur­ke, exe­co­no­mis­ta de Ci­ti­bank, de ori­gen ir­lan­dés y afin­ca­do en Lon­dres.

En Es­pa­ña ni tan si­quie­ra se ha de­ba­ti­do pú­bli­ca­men­te so­bre el pre­cio. El me­mo­rán­dum de­fien­de pa­gar el “va­lor eco­nó­mi­co a lar­go pla­zo”. Pe­ro, con un pa­no­ra­ma de ajus­tes per­ma­nen­tes, in­clu­so el lar­go pla­zo pro­ba­ble­men­te se­rá de ba­jo cre­ci­mien­to y es­tan­ca­mien­to in­mo­bi­lia­rio.

Y ter­ce­ra lec­ción: es­pe­rar has­ta que el mer­ca­do se re­cu­pe­re an­tes de ven­der los ac­ti­vos. NA­MA aca­ba de ven­der los cré­di­tos por 800 mi­llo­nes que el in­mo­bi­lia­rio Paddy McKi­llen ha­bía des­em­bol­sa­do pa­ra com­prar el gru­po ho­te­le­ro May­bour­ne. “Han ven­di­do lo me­jor y se han que­da­do con las ur­ba­ni­za­cio­nes fantasma”, di­ce Ba­con.

AI­DAN CRAW­LEY / BLOOM­BERG

La cri­sis ban­ca­ria ir­lan­de­sa tam­bién tie­ne un ori­gen in­mo­bi­lia­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.