EU­RO­PA ¿NOS IN­TERE­SA?

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

El ami­go Ló­pez Bur­niol ter­mi­na­ba uno de sus ar­tícu­los re­cien­tes con es­ta pre­gun­ta: “Eu­ro­pa ¿nos in­tere­sa?”. Es una pre­gun­ta per­fec­ta­men­te le­gí­ti­ma, que me­re­ce una res­pues­ta al­go me­jor que la ha­bi­tual, que con­sis­te en asus­tar a quien la ha­ce con las con­se­cuen­cias, li­te­ral­men­te in­cal­cu­la­bles, de una sa­li­da de Es­pa­ña del eu­ro. Qui­zá val­ga la pe­na re­cor­dar, pa­ra em­pe­zar, la res­pues­ta del pre­si­den­te Wil­son a una de­le­ga­ción ale­ma­na que fue a que­jar­se de la du­re­za de las con­di­cio­nes que el tra­ta­do de Ver­sa­lles im­po­nía a Ale­ma­nia: “Es ne­ce­sa­rio que los tér­mi­nos sean du­ros –con­tes­tó Wil­son–, lo que no que­re­mos es que sean in­jus­tos”.

Los tér­mi­nos que nos im­po­nen las au­to­ri­da­des eu­ro­peas son, des­de lue­go, du­ros, pe­ro tam­bién ne­ce­sa­rios. Y las re­for­mas que se nos pi­de son, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les y sin en­trar en de­ta­lles, sus­cep­ti­bles de me­jo­ra, pe­ro tam­bién lo que ha­ce fal­ta pa­ra sa­near nues­tra eco­no­mía y ha­cer po­si­ble su pros­pe­ri­dad en el nú­cleo de Eu­ro­pa. Si al­go hay que la­men­tar es nues­tra ma­ni­fies­ta in­ca­pa­ci­dad pa­ra ha­ber­las pues­to en mar­cha en tiem­pos de bo­nan­za.

El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res ale­mán, Wes­ter­we­lle, es­tá en lo cier­to cuan­do di­ce que Es­pa­ña tie­ne una eco­no­mía só­li­da. Pe­ro la par­te de nues­tra eco­no­mía que po­de­mos con­si­de­rar co­mo tal es aún de­ma­sia­do pe­que­ña, y ex­ten­der esa so­li­dez lle­va­rá bas­tan­te tiem­po y exi­gi­rá sa­cri­fi­cios. Hay que pur­gar los años en que he­mos gas­ta­do re­cur­sos en crear em­pleos

Las re­for­mas im­pues­tas por las au­to­ri­da­des eu­ro­peas son me­jo­ra­bles, pe­ro ne­ce­sa­rias

de po­ca ca­li­dad, re­cu­rrien­do al en­deu­da­mien­to de las fa­mi­lias pa­ra com­pen­sar el es­ca­so cre­ci­mien­to de sus in­gre­sos reales, pa­ra dar así la ilu­sión de una ri­que­za que era, en reali­dad, pres­ta­da.

Los em­pre­sa­rios han de mos­trar­se ca­pa­ces de crear em­pleos que se co­rres­pon­dan a las ca­pa­ci­da­des –y a al­gu­nas de las as­pi­ra­cio­nes– de los jó­ve­nes, y no sólo aptos pa­ra in­mi­gran­tes y de­pen­dien­tes de una ex­pan­sión in­mo­bi- lia­ria y de in­ver­sio­nes en in­fraes­truc­tu­ras que se ha re­ve­la­do in­sos­te­ni­ble. En po­cas pa­la­bras: la de­bi­li­dad de la de­man­da en­mas­ca­ra una eco­no­mía po­co pro­duc­ti­va y has­ta que es­ta no se ha­ya trans­for­ma­do si­guien­do las pau­tas de nues­tro sec­tor ex­por­ta­dor, no po­dre­mos ofre­cer a to­dos em­pleos me­dia­na­men­te de­cen­tes.

Es­ta es una pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to len­to y de cam­bios muy tra­ba­jo­sos, pe­ro con un ob­je­ti­vo desea­ble, el de ha­cer po­si­ble vi­vir bien de lo nues­tro, y con una exi­gen­cia: man­te­ner un mí­ni­mo de equi­dad, de tal mo­do que los sa­cri­fi­cios va­yan me­dia­na­men­te bien re­par­ti­dos, pa­ra evi­tar que las re­for­mas sean per­ci­bi­das co­mo in­jus­tas. Tam­bién ahí que­da mu­cho por ha­cer.

Pe­ro du­do de que nues­tra eco­no­mía, así mo­der­ni­za­da, sea ca­paz de de­vol­ver en su to­ta­li­dad la mon­ta­ña de deu­da pri­va­da que ha de­ja­do tras de sí la bur­bu­ja inmobiliaria. Es en esa exi­gen­cia, al pa­re­cer in­ape­la­ble, don­de re­si­de la as­fi­xia a la que se re­fie­re Ló­pez Bur­niol, y es ahí don­de los tér­mi­nos que se nos im­po­ne son in­jus­tos. La res­pon­sa­bi­li­dad de la fi­nan­cia­ción de la bur­bu­ja es com­par­ti­da. Los pres­ta­mis­tas te­nían ac­ce­so a la in­for­ma­ción de los pres­ta­ta­rios, sa­bían –o de­bían sa­ber– en qué se gas­ta­ban es­tos el di­ne­ro, y vie­ron –o de­bie­ron ver– que la co­sa no po­día te­ner un buen fi­nal. Si unos fue­ron op­ti­mis­tas en el pe­dir, los otros fue­ron im­pru­den­tes en el dar.

Con­si­de­rar aho­ra la deu­da pri­va­da co­mo si fue­ra so­be­ra­na es un abu­so, y el asun­to no se arre­gla­rá sin una ne­go­cia­ción en­tre unos y otros que re­par­ta las pér­di­das de for­ma me­dia­na­men­te

Exi­gir que Es­pa­ña de­vuel­va la to­ta­li­dad de la deu­da pri­va­da del país es in­jus­to ade­más de in­via­ble

equi­ta­ti­va. Los ex­pe­dien­tes adop­ta­dos has­ta el mo­men­to, siem­pre ba­jo for­ma de prés­ta­mo, no ha­cen más que agra­var el pro­ble­ma y ha­cer ca­da vez más di­fí­cil su so­lu­ción.

Con to­do, la pre­gun­ta del ami­go Ló­pez Bur­niol no pue­de ser con­tes­ta­da sin te­ner en cuen­ta que la in­te­gra­ción de pleno de­re­cho en Eu­ro­pa es nues­tro úni­co pro­yec­to co­mún; po­dría­mos de­cir que es el ce­men­to que man- tie­ne uni­do es­te país siem­pre frá­gil, que aún hoy bus­ca, ca­da vez de peor ga­na, có­mo or­ga­ni­zar­se de ma­ne­ra que to­dos es­te­mos me­dia­na­men­te sa­tis­fe­chos de vi­vir en él. La sa­li­da del eu­ro se­ría, des­de lue­go, un re­vul­si­vo; pe­ro ¿nos ha­ría des­per­tar de nues­tros ma­los há­bi­tos, de nues­tro sem­pi­terno cai­nis­mo, nos es­ti­mu­la­ría a po­ner nues­tras vir­tu­des en co­mún o, por el con­tra­rio, vol­ve­ría a dar rien­da suel­ta a unos de­mo­nios has­ta aho­ra ador­me­ci­dos? Te­mo, y la­men­to de­cir­lo, que se­ría lo se­gun­do.

A mi en­ten­der, el Go­bierno tie­ne hoy tres ta­reas prin­ci­pa­les. La pri­me­ra es po­ner en prác­ti­ca las re­for­mas anun­cia­das, aun­que ahí es pro­ba­ble que sea ne­ce­sa­rio al­go más de ex­pli­ca­ción. La se­gun­da es im­pe­dir que pro­si­ga la so­cia­li­za­ción de la deu­da pri­va­da e in­sis­tir en la ver­da­de­ra so­lu­ción. Y la ter­ce­ra es ase­gu­rar­se de que el pro­yec­to de unión po­lí­ti­ca va en se­rio y no es, co­mo di­cen que di­jo Ot­mar Is­sing, una idea dig­na de sá­ti­ra, por­que es el ob­je­ti­vo que he­mos per­se­gui­do des­de el prin­ci­pio y en aras del cual he­mos he­cho no pocos es­fuer­zos. Si se tra­ta­ra de una bro­ma, Eu­ro­pa de­be­ría de­jar de in­tere­sar­nos aho­ra mis­mo.

DE­NIS DOY­LE / BLOOM­BERG

Res­pon­der si nos in­tere­sa es­tar en Eu­ro­pa o no es una cues­tión com­ple­ja que va más allá de los po­si­bles ries­gos y con­se­cuen­cias que con­lle­va­ría sa­lir de la zo­na eu­ro

Al­fre­do Pas­tor

Cá­te­dra Iese-Banc Sa­ba­dell de Eco­no­mías Emer­gen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.