RIES­GOS DEL ‘IM­PAS­SE’ FI­NAN­CIE­RO

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

Es­te ve­rano de ten­sión con­te­ni­da ha de­ja­do a la eu­ro­zo­na en un te­rreno de in­de­fi­ni­ción y en una pe­li­gro­sa es­pe­ra No se pre­vé que una even­tual so­li­ci­tud de ayu­da lle­ve apa­re­ja­da una im­por­tan­te con­di­cio­na­li­dad a cor­to

Has­ta aho­ra las prin­ci­pa­les po­lí­ti­cas de re­so­lu­ción a la cri­sis a am­bos la­dos del Atlán­ti­co ha­bían ve­ni­do pro­pi­cia­das por res­ca­tes ban­ca­rios y por ope­ra­cio­nes mo­ne­ta­rias de in­yec­ción de li­qui­dez. En Eu­ro­pa –don­de se es­tá ha­cien­do evi­den­te la ur­gen­cia de crear una ver­da­de­ra unión ban­ca­ria y fis­cal–, ca­da mues­tra de es­tan­ca­mien­to e in­ca­pa­ci­dad de la go­ber­nan­za eu­ro­pea pa­ra avan­zar ha­cia ese fin ha si­do con­tra­rres­ta­da con al­gún ti­po de ali­vio mo­ne­ta­rio cortesía del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE).

En nu­me­ro­sas oca­sio­nes se han re­vi­sa­do las vir­tu­des y pro­ble­mas de es­te jue­go di­ná­mi­co. En­tre las pri­me­ras, la li­qui­dez ofi­cial ha per­mi­ti­do dar ai­re a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras eu­ro­peas. A to­das, no sólo a las de las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas. Fue­ron ope­ra­cio­nes de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va muy im­por­tan­tes pa­ra su­pe­rar mo­men­tos de ele­va­da ten­sión. Pe­ro era una so­lu­ción sólo tem­po­ral y, co­mo to­da anes­te­sia, con im­por­tan­tes efec­tos co­la­te­ra­les. En­tre ellos, ca­be des­ta­car dos.

El pri­me­ro, que es­tas ope­ra­cio­nes de li­qui­dez han ido avan­zan­do ha­cia una si­tua­ción en la que han si­do los bancos de las eco­no­mías más de­te­rio­ra­das los que han aca­ba­do com­pran­do la deu­da so­be­ra­na de sus pro­pios paí­ses, crean­do una es­pi­ral pe­li­gro­sa en­tre ries­go so­be­rano y ries­go ban­ca­rio. La se­gun­da, que ca­da vez que el BCE ha ac­tua­do, los lí­de­res eu­ro­peos han re­tra­sa­do aún más sus de­be­res pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de fon­do de la eco­no­mía eu­ro­pea y de la unión mo­ne­ta­ria. A ca­da anes­te­sia ha sur­gi­do un pa­rón has­ta el si­guien­te sus­to y los avan­ces has­ta la fe­cha pa­ra con­so­li­dar el pro­yec­to de la zo­na eu­ro de­jan bas­tan­te que desear.

Es­ta fue la re­gla del jue­go has­ta que Ma­rio Drag­hi im­pu­so un cam­bio de pa­so el pa­sa­do 2 de agos­to, to­man­do a Es­pa­ña co­mo re­fe­ren­cia fun­da­men­tal de su apues­ta. En aque­lla con­fe­ren­cia de pren­sa, el pre­si­den­te del BCE in­sis­tió en su pos­tu­ra de que el ban­co cen­tral no es­tá pa­ra sol­ven­tar pro­ble­mas que co­rres­pon­den a los lí­de­res po­lí­ti­cos e in­vi­tó a Es­pa­ña a pe­dir un res­ca­te/ayu­da al Fon­do Eu­ro­peo de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (FEEF) si con­si­de­ra­ba que era pre­ci­so al­gún ti­po de asis­ten­cia so­bre su deu­da so­be­ra­na.

Sus pa­la­bras cons­ti­tu­ye­ron una sor­pre­sa al pro­du­cir­se al­gu­nos días des­pués de que di­je­ra que “ha­ría to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra sal­va­guar­dar al eu­ro” y que lo que hi­cie­ra “se­ría su­fi­cien­te”. Aun­que aho­ra pue­da pa­re­cer ex­tra­ño, es po­si­ble que Drag­hi efec­ti­va­men­te hi­cie­ra eso el 2 de agos­to, lo úni­co que se po­día ha­cer pro­ba­ble­men­te pa­ra im­pul­sar una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va: in­vi­tar a los lí­de­res eu­ro­peos a po­ner­se las pi­las y asu­mir un li­de­raz­go que no co­rres­pon­de al BCE.

Lo que su­ce­de es que el pre­si­den­te del ins­ti­tu­to emi­sor eu­ro­peo ha cam­bia­do las re­glas del jue­go di­ná­mi­co que lle­va­mos vi­vien­do en los úl­ti­mos tres años, al­te­ran­do las ex­pec­ta­ti­vas y crean­do un im­pas­se de es­tío in­có­mo­do pa­ra to­das las par­tes. Pa­ra Es­pa­ña, por­que el res­ca­te pa­re­ce ya una cues­tión inevi­ta­ble y, en par­te, pue­de que ne­ce­sa­ria. Pa­ra Ale­ma­nia y el lla­ma­do nú­cleo du­ro por­que aho­ra más que nun­ca la es­ta­bi­li­dad del eu­ro re­cae so­bre las de­ci­sio­nes que se pue­dan adop­tar en ma­te­ria de so­li­da­ri­dad y unión fis­cal y ban­ca­ria. Pa­ra Ita­lia por­que si Es­pa­ña acu­de al res­ca­te pue­de que a me­dio pla­zo de­je al país trans­al­pino en un pe­li­gro­so lim­bo en­tre el co­lap­so de la inac­ción y el caos po­lí­ti­co de cual­quier otra ini­cia­ti­va.

En de­fi­ni­ti­va, un ve­rano de ten­sión con­te­ni­da que ha de­ja­do a la eu­ro­zo­na –y, en par­ti­cu­lar, a Es­pa­ña– en una zo­na de in­de­fi­ni­ción y en una pe­li­gro­sa es­pe­ra. Con­ven­dría pro­ba­ble­men­te an­ti­ci­par­se por­que las po­si­bi­li­da­des que se han abier­to con­tie­nen ries­gos, pe­ro son tam­bién in­tere­san­tes por su no­ve­dad.

Pa­ra em­pe­zar, ¿qué es­tá dis­pues­to a ha­cer el BCE? De las pa- la­bras de Drag­hi y de un sin­fín de análisis es­pe­cia­li­za­dos se da por sen­ta­do –y, de he­cho, así es­tá su­ce­dien­do– que la ac­ción del BCE se cen­tra­rá en ope­ra­cio­nes de cor­to pla­zo, mien­tras que la fi­nan­cia­ción que más pe­sa a los bancos y los es­ta­dos so­be­ra­nos, la de lar­go pla­zo, ten­drá que ve­nir de otras al­ter­na­ti­vas. En tér­mi­nos sim­ples, el BCE es­tá di­cien­do a los es­ta­dos miem­bros del eu­ro que les pue­de ayu­dar a na­dar los pri­me­ros me­tros pe­ro que lle­gar a la ori­lla va a ser su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad.

Pe­ro Drag­hi lan­zó tam­bién un ór­da­go. To­mó la pa­la­bra a los com­pro­mi­sos que se ha­bían he­cho so­bre la ca­pa­ci­dad del FEEF pa­ra com­prar deu­da y su­gi­rió a Es­pa­ña la “ca­pa­ci­dad ili­mi­ta­da” de ese fon­do, lo que a buen se­gu­ro ha pues­to ner­vio­sos a los po­lí­ti­cos ger­ma­nos y, de he­cho, al­gu­nos de ellos han lle­ga­do in­clu­so a de­cla­rar que Es­pa­ña no pre­ci­sa­rá de un nue­vo res­ca­te, cuan­do mu­chos de los miem­bros del nú­cleo du­ro ya ha­bían en­se­ña­do esa puer­ta a Es­pa­ña en va­rias oca­sio­nes. Es­to sólo se ex­pli­ca por­que Ale­ma­nia –y de al­gún mo­do to­dos los so­cios eu­ro­peos– pre­ten­den ga­nar tiem­po. Por eso es cu­rio­so pre­gun­tar­nos cuál se­ría su reac­ción si Es­pa­ña se an­ti­ci­pa y so­li­ci­ta esa ayu­da fi­nan­cie­ra an­tes de lo que se es­pe­ra. Pa­ra em­pe­zar, al­guien de­be­ría to­mar el li­de­raz­go en Bru­se­las y ex­pli­car qué es­tá pa­san­do por­que el ner­vio­sis­mo cre­ce y las ex­pe­rien­cias pa­sa­das de in­ca­pa­ci­dad y fias­cos de las cum­bres eu­ro­peas pe­san ya de­ma­sia­do en las ex­pec­ta­ti­vas de los mer­ca­dos.

En­tre tan­to, Es­pa­ña ha pre­sen­ta­do a Bru­se­las un plan plu­ri­anual de ajus­tes, al tiem­po que ter­mi­na­ba de ce­rrar las con­di­cio­nes del Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to Ban­ca­rio. Mu­cho que­da por im­ple­men­tar y me­jo­rar, pe­ro se han es­ta­ble­ci­do im­por­tan­tes com­pro­mi­sos y no se es­pe­ra que una even­tual so­li­ci­tud de ayu­da lle­ve apa­re­ja­da una im­por­tan­te con­di­cio­na­li­dad a cor­to pla­zo. Lo que sí es cier­to es que Es­pa­ña ten­drá que de­ci­dir y ha­cer­lo pron­to por­que man­te­ner una pri­ma de ries­go por en­ci­ma de los 500 pun­tos es in­sos­te­ni­ble, es co­mo con­du­cir una vie­ja mo­to­ci­cle­ta por el de­sier­to un día tras otro y es­pe­rar que el mo­tor no se gri­pe.

El im­pas­se del es­tío co­mien­za a pe­sar de­ma­sia­do y es­pe­rar no pa­re­ce la me­jor op­ción. Ne­go­ciar tam­bién con­sis­te en exi­gir que se cum­plan los com­pro­mi­sos y las cum­bres eu­ro­peas han es­ta­do lle­nos de ellos y se­gui­dos de muy po­ca ac­ción. Tal vez por­que se pen­sa­ba que el BCE lle­ga­ría una vez más al res­ca­te... pe­ro han cam­bia­do las re­glas del jue­go.

HANNELORE FOERSTER / BLOOM­BERG

Ma­rio Drag­hi tie­ne cla­ro que el BCE no es­tá pa­ra sol­ven­tar pro­ble­mas que co­rres­pon­den a los lí­de­res po­lí­ti­cos

Santiago Carbó Val­ver­de

Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía y Fi­nan­zas de la Ban­gor Bu­si­ness School y ase­sor de Fun­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.