El nue­vo El­do­ra­do de Asia

Las gran­des mul­ti­na­cio­na­les mi­ran ha­cia Bir­ma­nia, un país que po­see abun­dan­tes re­cur­sos na­tu­ra­les y don­de to­da­vía es­tá to­do por ha­cer

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - Isi­dre Am­brós

En 1945 Raoul Walsh di­ri­gió una pe­lí­cu­la, pro­ta­go­ni­za­da por Errol Flynn, que lle­va­ba por tí­tu­lo Ob­je­ti­vo Bir­ma­nia. El ar­gu­men­to si­túa la ac­ción en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y cuen­ta las pe­ri­pe­cias de un pe­lo­tón es­ta­dou­ni­den­se que es lan­za­do en pa­ra­caí­das so­bre la jungla de Bir­ma­nia, tras las lí­neas ja­po­ne­sas, con la mi­sión de des­truir una es­ta­ción de ra­dar enemi­ga.

Se­sen­ta y sie­te años des­pués, la his­to­ria se vuel­ve reali­dad. La úni­ca di­fe­ren­cia es que en lu­gar de sol­da­dos en pa­ra­caí­das, son hom­bres de ne­go­cios los que lle­gan to­dos los días al ae­ro­puer­to de Ran­gún pa­ra ex­plo­rar las po­si­bi­li­da­des de in­ver­sión en un país que to­do es­tá por ha­cer, tras cin­cuen­ta años de fé­rreas dic­ta­du­ras y tan sólo die­ci­ocho me­ses de tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca.

Y es que Bir­ma­nia se ha con­ver­ti­do en el ob­je­ti­vo de las gran­des em­pre­sas de to­do el mun­do. Es­pe­cial­men­te des­pués de la vi­si­ta que reali­zó en di­ciem­bre del 2011 la se­cre­ta­ria de Es­ta­do de EE.UU., Hi­llary Clin­ton. En ese via­je Clin­ton se en­tre­vis­tó con el pre­si­den­te del país, Thein Sein, y con la his­tó­ri­ca lí­der opo­si­to­ra y pre­mio No­bel de la Paz, Aung San Suu Kyi. Fue el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da pa­ra que las com­pa­ñías ex­tran­je­ras em­pe­za­ran a to­mar po­si­cio­nes.

Un aval que re­fren­dó po­co des­pués un in­for­me del Fon­do Mo­ne­ta­rio Internacional (FMI). En su análisis, es­te or­ga­nis­mo se­ña­la­ba que Bir­ma­nia es “un país con un fuer­te po­ten­cial de cre­ci­mien-

La energía con­cen­tra­rá los es­fuer­zos in­ver­so­res de las com­pa­ñías ex­tran­je­ras en los pró­xi­mos años

to” y que tie­ne “una oca­sión his­tó­ri­ca” de ace­le­rar su desa­rro­llo. Y sub­ra­ya­ba, fi­nal­men­te, que si sa­be apro­ve­char sus ven­ta­jas, sus re­cur­sos na­tu­ra­les, la ju­ven­tud de su mano de obra –en par­te an­gló­fo­na– y la pro­xi­mi­dad de las eco­no­mías más di­ná­mi­cas del pla­ne­ta, “Bir­ma­nia pue­de con­ver­tir­se en el nue­vo El­do­ra­do de Asia”.

La reali­dad es que es­te país del Sud­es­te Asiá­ti­co, uno de los más ri­cos de la re­gión, pe­ro con una de las po­bla­cio­nes más em­po­bre- ci­das de­bi­do al ex­po­lio de que ha si­do víc­ti­ma por par­te de los mi­li­ta­res, go­za de unos ac­ti­vos pri­vi­le­gia­dos. El país po­see enor­mes ri­que­zas en ma­te­ria de gas na­tu­ral, pe­tró­leo, tie­rras ra­ras (de­no­mi­na­ción que se da a los mi­ne­ra­les es­tra­té­gi­cos con que se fa­bri­can pro­duc­tos de al­ta tec­no­lo­gía), pie­dras pre­cio­sas, re­cur­sos pes­que­ros y ma­de­ras. Go­za de unas cos­tas vír­ge­nes y, ade­más, dis­fru­ta de una si­tua­ción geo­es­tra­té­gi­ca pri­vi­le­gia­da, ya que se en­cuen­tra en­tre In­dia y Chi­na.

Pe­ro el des­pe­gue eco­nó­mi­co de Bir­ma­nia no se­rá fá­cil. “Ne­ce­si­ta­rá mu­cho tiem­po”, ad­vir­tió en la BBC Ro­main Cai­llaud, un con­sul­tor de em­pre­sas es­pe­cia­li­za­do en el Sud­es­te Asiá­ti­co. “Las com­pa­ñías que se ins­ta­len de­ben asu­mir de que no ob­ten­drán be­ne­fi­cios rá­pi­da­men­te”, sub­ra­yó.

La reali­dad es que to­do es­tá por ha­cer: trans­por­tes, sis­te­ma ban­ca­rio, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes o el sis­te­ma eléc­tri­co. Y el par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co es­tá in­te­gra­do, en su ma­yor par­te, por coches ja­po­ne­ses de se­gun­da mano.

A pe­sar de es­ta cru­da reali­dad, las pre­vi­sio­nes de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les son op­ti­mis­tas. El Ban­co Asiá­ti­co de Desa­rro­llo pre­vé una ta­sa de cre­ci­mien­to del 6% es­te año y del 6,3% el pró­xi­mo. Unos da­tos que su­po­nen a una fuer­te ace­le­ra­ción del PIB res­pec­to al 5,5% del 2011 y al 4,9% del ejer­ci­cio an­te­rior.

Y es que se es­pe­ra un pro­gre­si­vo desa­rro­llo de la mano de la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Una pre­sen­cia que has­ta aho­ra se ha con­cen­tra­do en los sec­to­res del gas, pe­tró­leo, energía hi­dro­eléc­tri­ca, mi­nas y pe­tró­leo. Los ana­lis­tas tam­bién es­tán con­ven­ci­dos de que la energía con­cen­tra­rá los es­fuer­zos in­ver­so­res de las com­pa­ñías ex­tran­je­ras en los pró­xi­mos años. En­tre otras co­sas, por­que prác­ti­ca­men­te na­die co­no­ce exac­ta­men­te la ex­ten­sión de es­tas re­ser­vas.

En es­te sen­ti­do, los paí­ses asiá­ti­cos ya han to­ma­do la ini­cia­ti­va y van muy por de­lan­te del res­to. Ja­pón, por ejem­plo, con­do­nó una deu­da de 3.700 mi­llo­nes de dó­la­res a Bir­ma­nia en abril y sus em­pre­sas in­ten­tan ce­rrar pro­yec­tos en los sec­to­res de la energía, trans­por­tes y ex­plo­ta­ción de mi­ne­ra­les es­tra­té­gi­cos. Ma­la­sia, por su par­te, apo­ya a sus em­pre­sas del sec­tor ho­te­le­ro y las de Co­rea del Sur es­tán in­vir­tien­do en el sec­tor ener­gé­ti­co.

Pe­ro son los paí­ses ve­ci­nos de Tai­lan­dia y Chi­na los más com­pro­me­ti­dos con el desa­rro­llo de Bir­ma­nia. En­tre am­bos su­ma­ron un vo­lu­men de ne­go­cio de 9.400 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2010, se­gún las es­ta­dís­ti­cas de la Unión Eu­ro­pea. Y son las com­pa­ñías del gi­gan­te asiá­ti­co las más di­ná­mi­cas. La em­pre­sa es­ta­tal Chi­na Na­tio­nal Pe­tro­leum Cor­po­ra­tion (CNPC) es el so­cio ma­yo­ri­ta­rio en la cons­truc­ción de un ga­so­duc­to que de­be trans­por­tar gas bir­mano a Chi­na y un oleo­duc­to que de­be tras­la­dar el cru­do de

El Ban­co Asiá­ti­co de Desa­rro­llo pre­vé una ta­sa de cre­ci­mien­to del 6% es­te año y del 6,3% el pró­xi­mo

Áfri­ca y Orien­te Me­dio has­ta el gi­gan­te asiá­ti­co. CNPC pre­vé que am­bos pro­yec­tos en­tren en fun­cio­na­mien­to en el 2013. La pre­sen­cia oc­ci­den­tal se li­mi­ta la com­pa­ñía pe­tro­lí­fe­ra fran­ce­sa To­tal y a la es­ta­dou­ni­den­se Che­vron. No obs­tan­te, to­do apun­ta a un pró­xi­mo des­em­bar­co de so­cie­da­des ex­tran­je­ras. Por el mo­men­to, la reali­dad es que en­con­trar una ha­bi­ta­ción li­bre en Ran­gún se ha con­ver­ti­do ca­si en una mi­sión im­po­si­ble.

BRENT LE­WIN / BLOOM­BERG

Ca­da día lle­gan a Ran­gún, la ciu­dad más po­bla­da de Bir­ma­nia, hom­bres de ne­go­cios en bus­ca de opor­tu­ni­da­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.