¿EM­PREN­DE­DOR O EM­PRE­SA­RIO?

La Vanguardia - Dinero - - BARCELONA METRÓPOLIS - Oriol Gui­xà Ar­de­riu Con­se­je­ro de­le­ga­do de La Far­ga Group

Es­toy con­ten­to por­que aho­ra que ten­go que es­cri­bir so­bre la in­dus­tria lo pue­do ha­cer ba­jo el pa­ra­guas de una so­cie­dad que no du­da de su im­por­tan­cia y re­per­cu­sión en el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to de un país. Si es­te es­cri­to es­tu­vie­ra fe­cha­do en el 2007, por ejem­plo, ha­bría te­ni­do que de­fen­der­la, apor­tan­do co­mo ar­gu­men­tos cla­ve que la in­dus­tria es ca­si el úni­co sec­tor que im­pul­sa el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, li­de­ra la de­man­da de in­ves­ti­ga­ción, per­mi­te la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, apues­ta por el ta­len­to y ge­ne­ra em­pleo cua­li­fi­ca­do.

Pe­ro to­dos sa­be­mos que la in­dus­tria no se cul­ti­va so­la sino que re­quie­re de agen­tes so­cia­les que ve­len por su bue­na sa­lud. Es­tá cla­ro que no va­le apro­ve­char­se de sus fru­tos si de­trás no se cul­ti­van nue­vas se­mi­llas. Es así pues co­mo to­dos, no úni­ca­men­te la so­cie­dad ci­vil sino tam­bién las ad­mi­nis­tra­cio­nes, te­ne­mos que tra­ba­jar de lo lin­do pa­ra que es­ta área eco­nó­mi­ca pue­da di­bu­jar­se un fu­tu­ro só­li­do y de cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial.

En pri­mer lu­gar, la so­cie­dad ci­vil tie­ne que ha­cer un cam­bio de men­ta­li­dad, que afor­tu­na­da­men­te ya em­pie­za a ha­cer. Te­ne­mos que le­van­tar­nos no pen­san­do qué ha­rá hoy el mun­do em­pre­sa­rial por no­so­tros sino qué ha­re­mos no­so­tros por él. No es cues­tión de re­ci­bir sino de dar pa­ra des­pués re­ci­bir. Es pen­sar que la úni­ca vía pa­ra sa­lir es a tra­vés de unos va­lo­res y de una ac­ti­tud de es­fuer­zo y de proac­ti­vi­dad. Te­ne­mos que apor­tar una mi­ra­da as­pi­ra­cio­nal y mo­der­na y al mis­mo tiem­po sa­car ade­lan­te pro­yec­tos pun­te­ros y só­li­dos, que ten­gan una vi­sión a lar­go pla­zo. Y des­pués no ten­go nin­gu­na du­da que el re­torno de la in­dus­tria lle­ga­rá con in­no­va­ción, tec­no­lo­gía, cre­ci­mien­to, em­pren­de­du­ría, ta­len­to, fu­tu­ro y, so­bre to­do, li­de­raz­go.

Y, en se­gun­do lu­gar, un cam­bio en las ad­mi­nis­tra­cio­nes que nos ri­gen. Aho­ra no es mo­men­to de po­ner obs­tácu­los al sec­tor in­dus­trial sino de fa­ci­li­tar su desa­rro­llo. Ha­blo de me­jo­rar las le­gis­la­cio­nes, de la apli­ca­ción de re­cur­sos y de la apor­ta­ción de vías de desa­rro­llo co­mo son las le­gis­la­cio­nes me­dioam­bien­ta­les, el tra­ta­mien­to de los sue­los in­dus­tria­les, de to­mar de­ci­sio­nes en in­fraes­truc­tu­ras pa­ra fa­vo­re­cer el pro­yec­to in­dus­trial de ma­ne­ra que se prio­ri­ce el trá­fi­co de mer­can­cías ha­cia el de per­so­nas. Es de­cir, me­nos tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad y más eje me­di­te­rrá­neo, me­nos ae­ro­puer­tos y más puer­tos. Y no nos te­ne­mos que ol­vi­dar de pro­mo­ver las po­lí­ti­cas ener­gé­ti­cas, de in­ter­na­cio­na­li­za­ción y al mis­mo tiem­po fi­nan­cie­ras.

En Ca­ta­lun­ya, más del 50% de los pues­tos de tra­ba­jos (di­rec­tos e in­di­rec­tos) los ge­ne­ra la in­dus­tria. Y si que­re­mos un país en las gran­des es­fe­ras in­ter­na­cio­na­les, te­ne­mos que tra­ba­jar as­pec­tos co­mo la edu­ca­ción y la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to. En edu­ca­ción, hay que en­fo­car los co­no­ci­mien­tos que apor­ta­rán va­lor en el ám­bi­to em­pre­sa­rial. No tra­ba­jar de for­ma in­de­pen­dien­te sino for­jar si­ner­gias y al mis­mo tiem­po im­par­tir una edu­ca­ción de ca­li­dad en­fo­ca­da a po­ten­ciar el es­pí­ri­tu em­pre­sa­rial. Ha­ce fal­ta el re­torno de los ofi­cios pro­fe­sio­na­les. Pa­re­ce que los ha­ya­mos des­pres­ti­gia­do y que no nos apor­ten va­lor, cuan­do en reali­dad son pro­fe­sio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra crear una red en un país in­dus­trial co­mo el nues­tro.

Aho­ra se ha­bla mu­cho de em­pren­de­do­res, pe­ro es­tos no de­jan de ser em­pre­sa­rios ¡y no nos he­mos de es­con­der!

La trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to, la ne­ce­si­dad de es­tre­char re­la­cio­nes en­tre el mun­do uni­ver­si­ta­rio y cien­tí­fi­co y el mun­do em­pre­sa­rial, tam­bién es cla­ve. Es­tos dos mun­dos, no so­la­men­te se nu­tren en­tre ellos, sino que am­bos con­si­guen po­ner en va­lor nue­vos co­no­ci­mien­tos que por los dos la­dos son vi­ta­les pa­ra avan­zar.

En fin, ha­bla­mos de in­dus­tria co­mo al­go que se nos es­ca­pa de las ma­nos o que no po­de­mos con­tro­lar. Va­mos erra­dos. So­mos no­so­tros los que cam­bia­re­mos el rum­bo de la cri­sis, los que di­ri­gi­re­mos es­te país. Vo­lun­tad y es­fuer­zo, de­di­ca­ción e im­pli­ca­ción, va­lo­res, li­de­raz­go y so­bre to­do in­no­va­ción.

¡Ah! Me ol­vi­da­ba. De­je­mos de ha­blar de em­pren­de­do­res y vol­va­mos a ha­blar de em­pre­sa­rios. Aho­ra se ha­bla de per­so­nas que em­pren­den nue­vos pro­yec­tos y que po­ten­cian nue­vos re­tos y éxi­tos, pe­ro to­dos ellos no de­jan de ser em­pre­sa­rios, ¡y no nos te­ne­mos que es­con­der! Un em­pre­sa­rio es aquel que arries­ga, que crea pues­tos de tra­ba­jo, que apues­ta por el desa­rro­llo, que no es­pe­cu­la, que crea va­lor en la so­cie­dad, que li­de­ra pro­yec­tos y lle­va las ideas allí don­de ha­cen fal­ta. Son per­so­nas que no ha­cen in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra ni se apro­ve­chan de la so­cie­dad, sino to­do lo con­tra­rio, apor­tan ri­que­za y va­lor aña­di­do. Vuel­vo a re­pe­tir, si me pre­gun­tan si soy em­pren­de­dor, res­pon­do, soy em­pre­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.