Gran Lego tec­no­ló­gi­co

El ar­qui­tec­to Javier de Hi­ta li­ga en es­ta ca­sa de la ma­dri­le­ña ur­ba­ni­za­ción de La Mo­ra­le­ja una es­pec­ta­cu­lar vo­lu­me­tría con­tem­po­rá­nea con una do­mó­ti­ca dig­na de una pe­lí­cu­la de cien­cia fic­ción

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Jor­di Pa­la­rea

Cuan­do, tras un pri­mer vis­ta­zo, se le co­men­ta al ar­qui­tec­to Javier de Hi­ta que la ca­sa pa­re­ce ha­ber si­do cons­trui­da con enor­mes pie­zas de Lego, no pue­de re­pri­mir la son­ri­sa, y ex­pli­ca: “De pe­que­ño ju­ga­ba mu­cho al Lego y ese jue­go fue el ‘ cul­pa­ble’ de que es­tu­dia­se Ar­qui­tec­tu­ra. A ve­ces, pues, el Lego se cue­la en mis obras”.

Pe­ro a la ca­sa no se la co­no­ce co­mo Lego, sino co­mo iHome. La ra­zón es que es­ta in­men­sa, be­lla y es­pec­ta­cu­lar man­sión, si­tua­da en la zo­na sur de la ur­ba- ni­za­ción ma­dri­le­ña de La Mo­ra­le­ja, es­tá dotada con la más mo­der­na tec­no­lo­gía en do­mó­ti­ca y la pue­de re­gu­lar a pla­cer el pro­pie­ta­rio des­de un iPad o iPho­ne, ya sea en el ex­te­rior o deam­bu­lan­do por la ca­sa.

A sa­ber, en­cen­di­do y apa­ga­do de lu­ces, cie­rre y aper­tu­ra de ven­ta­na­les des­li­zan­tes, subida y ba­ja­da de cor­ti­nas, dis­tin­ta tem­pe­ra­tu­ra y mú­si­ca se­gún las es­tan­cias y un lar­go et­cé­te­ra de so­fis­ti­ca­das apli­ca­cio­nes. Y, cuan­do el pro­pie­ta­rio no es­tá fí­si­ca­men­te pre­sen­te, es­tos con­tro­les pue­den ha­cer­se a dis­tan­cia des­de la ta­ble­ta o el te­lé­fono. Y en su to­tal au­sen­cia, se po­nen en mar­cha los au­to­ma­tis­mos al al­bur de la cli- ma­to­lo­gía que rei­na en la zo­na en aquel mo­men­to.

Otro as­pec­to que des­ta­car es la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Los pa­ne­les de las fa­cha­das y cu­bier­tas de la ca­sa son de alu­mi­nio tra­ta­do con re­si­na y per­mi­ten la ven­ti­la­ción en su in­te­rior pa­ra ais­lar me­jor la vi­vien­da. La prin­ci­pal fuen­te de energía es geo­tér­mi­ca me­dian­te cin­co po­zos ex­ca­va­dos a 200 me­tros de pro­fun­di­dad, que pro­por­cio­nan una tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te de 15 gra­dos que sir­ven tan­to pa­ra ca­len­tar co­mo re­fri­ge­rar la ca­sa. El pro­ce­so lo re­gu­la una bom­ba de ca­lor ali­men­ta­da por elec­tri­ci­dad. En­tre es­to y la uti­li­za­ción de leds en la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial se con­si­gue un aho­rro ener­gé­ti­co del 40% res­pec­to a un sis­te­ma tra­di­cio­nal.

La ca­sa, de 870 m2, se asien­ta en una par­ce­la de 2.627 m2 ajar­di­na­da por De Hi­ta. Des­ta­ca del jar­dín la es­plén­di­da pis­ci­na, con va­so re­cu­bier­to de ce­rá­mi­ca os­cu­ra que ele­va de for­ma na­tu­ral la tem­pe­ra­tu­ra del agua en­tre 3 y 4 gra­dos. Esa agua se uti­li­za tam­bién pa­ra en­friar o ca­len­tar el in­te­rior de la ca­sa ba­jo el pre­cep­to de las le­yes de la ter­mo­di­ná­mi­ca.

En cuan­to al in­te­rior, el es­pa­cio es el gran pro­ta­go­nis­ta, su­til­men­te aco­ta­do por el mo­bi­lia­rio, co­lum­nas, puer­tas y me­dios ta­bi­ques. La de­co­ra­ción co­rrió a car­go de la in­terio­ris­ta Ro­ma Ama­dor-Fran­co, quien com­bi­nó mo­bi- lia­rio ita­liano de gran­des mar­cas con pie­zas he­chas a me­di­da.

La plan­ta ba­ja es la zo­na de día y gi­ra en torno al vas­to sa­lón, flan­quea­do por el co­me­dor y una zo­na de es­tar más ín­ti­ma. La pri­me­ra plan­ta es­tá prác­ti­ca­men­te ocu­pa­da por el re­cin­to de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, que en reali­dad es una gran sa­la de es­tar y es­tu­dio con una ca­ma. Dis­po­ne del apo­yo de un cuar­to de ba­ño y ves­ti­dor de en­sue­ño y la ha­bi­ta­ción del hi­jo más pe­que­ño. En la se­gun­da plan­ta, las ha­bi­ta­cio­nes de los hi­jos. Y en el só­tano, ade­más de otras de­pen­den­cias, una es­plén­di­da sa­la de ci­ne, mú­si­ca y TV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.